Las dos varas de medir el amor de Pelayo Díaz

·4  min de lectura
Pelayo Díaz ha sido famoso 'gracias' a David Delfín y ahora Andy lo es gracias a él (@gettyimages)
Pelayo Díaz ha sido famoso 'gracias' a David Delfín y ahora Andy lo es gracias a él (@gettyimages)

Pelayo Díaz es, a día de hoy, un estilista, influencer y diseñador por todos conocido en España. Su talento viene de su apasionado amor por la moda y de su formación en Londres pero, innegablemente, su faceta como famoso llegó de la mano del diseñador David Delfín.

El estilista ha vivido ambas caras del amor y es que, siendo un joven de 20 años completamente anónimo (aunque ya se hablaba de él entre la juventud más puntera del internet de la época) se enamoró de un renombrado diseñador que fue, durante tres años, el gran amor de su vida.

Por otra parte y con el pasar de los años, el destino quiso que estuviera en la otra cara de la moneda, siendo él un personaje de sobras famoso que compartiría su popularidad con un desconocido novio, Andy McDougall, que ha terminado siendo su marido y, ahora, su ex.

Con 20 años recién cumplidos, en 2007, Pelayo lanzó un blog que leía poquita gente, un espacio para reflexionar sobre moda llamado “Kate LovesMe”. Poco a poco su blog fue ganando renombre el postureo del blogger ya apuntaba maneras. Díaz estaba dispuesto a marcar la diferencia y a destacar, aunque todavía no sabía cómo.

Por aquel entonces vivía entre Londres y Madrid porque estudiaba en la Central Saint Martin donde en 2011 se graduó finalmente en Moda y Marketing. Su vocación y dedicación a la moda le llevaron a colaborar con Prada y Louis Vuitton pero su carrera despegó definitivamente cuando David Delfín le contrató como consultor y se enamoraron.

Tres años juntos bastaron para que la prensa y el mundo de la moda conocieran a “Prince Pelayo” que empezó a desfilar en las pasarelas más importantes del mundo como París, Milán y Nueva York además de diseñar prendas y complementos para las colecciones de su novio, David.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

De la mano de Delfín, Pelayo encontró a su pandilla de amigos también famosos como Alaska, Mario Vaquerizo o Alejandro Amenábar y, debido a su amor y a sus colegas, decidió afincarse definitivamente en Madrid ya convertido en una celebridad, cosa que no llevaba demasiado bien en cuánto a prensa del corazón se refiere.

David y Pelayo terminaron en 2014 y, según contó Díaz en ‘Deluxe’, fue el diseñador quien le dejó y tampoco dio muchas explicaciones, simplemente que la chispa se había apagado. Eso sí, la pareja siguió manteniendo una estrecha amistad que solo la muerte de Delfín, en junio de 2017 y tras un año batallando contra un cáncer cerebral, pudo terminar.

En 2014, tras la ruptura sentimental, Pelayo Díaz ficha por Telecinco como jurado de ‘Cámbiame’ y su fama está por las nubes. Además, el influencer es todo un “it boy” que marca tendencia y las marcas de lujo se lo rifan en redes sociales.

Precisamente en Instagram es donde conoce a Andy McDougall. El argentino, anónimo en aquel momento, le seguía hacía seis años e iba apoyando sus publicaciones, pero sin recibir feedback de Pelayo.

Un buen día, para su sorpresa, en uno de los comentarios de McDougall apareció un “muchas gracias” de Díaz y así empezaron a charlar y vivieron un flechazo que llevó a Pelayo a coger un vuelo de 13 horas para pasar solo 24 horas junto a su ya novio oficial que presentó en 2017, el mismo año en que Delfín falleció a los 46 años.

Lo de Andy y Pelayo ha sido un amor intenso, a quemarropa y sin barreras que ahora da lugar a una bonita y tierna amistad llena de hermosos recuerdos, a juzgar por las cartas de amor y adiós que se han dedicado en la red social que les unió hace 4 años.

Andy se enamoró de Pelayo y se adaptó a su vida, dejando su Argentina natal y llevando sus negocios desde España, donde se ha encontrado muy bien integrado en el grupo de amigos de Díaz que, a día de hoy tras la ruptura, le siguen apoyando con comentarios muy dulces.

McDougall ha conocido la fama gracias a ser “novio de..” como le pasó a Pelayo en su día. Antes de convertirse en influencer de redes sociales, era un empresario y estilista argentino que cuenta con una marca llamada “Malibu Outfitters” junto a su hermana Flor, con una tienda en Italia y otra en Argentina. Ella diseña las prendas y él se ocupa del marketing.

Seguramente su matrimonio con Díaz le ha enriquecido no solo a nivel personal sino también a nivel profesional y es que, en terreno de moda y marketing, el antiguo “prince” es todo un experto. Es curioso como la vida le da la vuelta a la tortilla en cuestiones de amor y, sin duda, Pelayo ha podido vivir una relación sentimental desde las dos orillas, la fama y el anonimato.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.