Las apuestas sitúan a Greta Thunberg en cabeza en la carrera por el Nobel de la Paz

A falta de solo unos días para que se haga público quién es el nuevo Nobel de la Paz, el nombre de Greta Thunberg hace tiempo que suena como uno de los favoritos en las casas de apuestas. Así lo han anunciado desde la británica Ladbrokes, una de las más importante en su país. Asegura su portavoz en un comunicado recogido por El Confidencial, entre otros, que la joven sueca es la mejor colocada en sus quinielas.

En las casas de apuestas señalan a Greta Thunberg como favorita al Nobel de la Paz que se anunciará este viernes. (Foto: AP Foto/Jason DeCrow)

A su favor juega el ruido generado en las últimas semanas. En la Cumbre Mundial por el Clima celebrada en Nueva York logró arrebatar titulares y protagonismo a los principales líderes mundiales que acudieron a él gracias a un encendido discurso en el que les culpó de haber dejado sus estudios para iniciar una cruzada contra el cambio climático.

Eso, unido a la reciente entrega del Right Livelihood, premio conocido como el ‘Nobel Alternativo’, y otras circunstancias como la portada de la revista Time, suman en su casilla de pros. Así lo ven desde Ladbrokes. Jessica O’Reilly, portavoz de esta casa de apuestas, aseguraba hace poco que “es difícil negar el impacto que las acciones de Thunberg han tenido en todo el mundo, y eso se refleja en sus probabilidades como la favorita”.

Sin embargo, como señalan medios como El Confidencial La Vanguardia, en su contra tienen el hecho de que no todo el mundo comparte ni su discurso encendido ni lo polémica que a veces resulta su imagen y su campaña. Enfrente, además, cuenta con poderosos detractores como Donald Trump y Vladimir Putin, con los que ha tenido sus más y sus menos dialécticos y visuales.

Por otro lado, la última vez que el Nobel de la Paz fue a parar a alguien por su labor a favor del medio ambiente fue en 2007, cuando se lo entregaron a Al Gore por sus campañas enmarcadas en la concienciación del cambio climático del que reniegan algunos de sus compatriotas políticos.

El año pasado el galardón fue el congoleño Denis Mukwege y la iraquí Nadia Murad, a los que eligieron por “sus esfuerzos para terminar con el uso de la violencia sexual como arma de guerra y en conflictos armados”. La edición anterior, la de 2017, recayó en Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares.

El premio está dotado, además de con el prestigio que supone y el impacto mediático para lo que se defiende, de un cheque de 930.000 dólares. De ser la elegida, Thunberg se convertiría en la ganadora más joven a sus 16 años superando a la la activista Malala Yousafzai. Cuando lo ganó tenía 17 años.

El nombre del nuevo Nobel de la Paz se dará a conocer este viernes.