Las bebidas energéticas pusieron al borde de la muerte a un padre primerizo mientras esperaba el nacimiento de su hijo

Image result for Energy drinks leave new father with hole in his skull, fighting for his life during son's birth

Una madre le ha contado al mundo su terrible experiencia con las bebidas energéticas, las cuales llevaron a su marido al borde de la muerte y pusieron en riesgo a su familia.

https://www.aol.com/article/lifestyle/2017/10/14/energy-drinks-leave-new-father-with-hole-in-his-skull-fighting-for-his-life-during-sons-birth/23241675/#slide=7120721#fullscreen

En una publicación compartida en la página de Facebook de Endres Photography, una mujer llamada Brianna describió la desgarradora batalla que ella y su esposo Austin tuvieron que enfrentar mientras se preparaban para el nacimiento de su primer hijo.

“Se supone que el embarazo es una de las experiencias más increíblesAOL.com editors que puede vivir una mujer”, escribió Brianna. “Estás creando una nueva vida y sientes un amor incondicional por alguien que ni siquiera conoces. Austin y yo estábamos muy ilusionados por conocer a nuestro pequeño, traerlo a casa y formar una familia”.

Sin embargo, en medio de tanta felicidad, la suegra de Brianna le dio una noticia que “puso patas arriba su mundo en cuestión de horas”.

“Todavía recuerdo que mi suegra me despertó esa mañana y me dijo: ‘Austin sufrió un accidente’. Lo único que sabía era que mi marido estaba en el hospital, pero ni siquiera sabía qué le había pasado”, escribió Brianna.

“Después de conducir dos horas hasta el hospital, me enteré de que mi esposo, el padre de mi hijo, la persona de la que estoy profundamente enamorada, había tenido una hemorragia cerebral. ¿Por qué? Tras realizar un examen toxicológico y descartar el consumo de drogas, los médicos concluyeron que el horrible acontecimiento se debió a un consumo excesivo de bebidas energéticas, un hábito que desarrolló cuando tuvo que empezar a trabajar y viajar durante más horas”.

Antes de que la familia pudiera procesar lo que estaba sucediendo, su esposo ya se encontraba dentro del quirófano, donde lo estaban operando para salvarle la vida.

“Decidieron someterlo a una cirugía, pudimos verlo después de una angustiosa espera que tardó 5 horas. Sin embargo, mientras todos se fijaban en su rostro casi irreconocible ya que estaba conectado a todo tipo de máquinas y tubos, yo solo podía prestar atención a la reacción de sus padres. Vi cómo el brillo abandonaba la mirada de su madre al ver a su hijo inmóvil acostado en la cama del hospital. Vi cómo su padre lloraba mientras se aferraba a su esposa. No sabían si la vida que habían creado se salvaría. Ver cómo esta familia, mi nueva familia, a la que he aprendido a querer y en la que me he integrado estaba tan destrozada y triste, fue la peor sensación que he experimentado en mi vida”.

Brianna contó que al día siguiente sometieron a su marido a una segunda cirugía cerebral.

“Después de las operaciones llegaron los ataques, las convulsiones, la inflamación y otras complicaciones para las que no estábamos preparados”, escribió. “Hubo un momento, en el que estaba sentada junto a su cama en el hospital, rezando para que mejorara, momento en el que supe que nunca me rendiría. No me importaba cuánto se complicara nuestra vida. Después de dos semanas viviendo en un hospital, preguntándonos si sobreviviría o no, volvimos a casa, había llegado el momento de traer al mundo a nuestro bebé”.

“No voy a mentir, fue muy difícil, había planeado que Austin formara parte de ese gran momento”, continuó Brianna en su emotiva publicación. “Quería que estuviese a mi lado, que me sostuviera la mano, que estuviera allí para cortar el cordón umbilical y darle la bienvenida al mundo a nuestro hijo. Pero las cosas no salieron así. Sin embargo, mientras daba a luz a nuestro hijo ocurrió un milagro increíble: Austin despertó”.

La madre primeriza recordó que la siguiente semana después de que su marido despertara, ni siquiera pudo verlo.

“Pensaba en él todos los días. Lloré de emoción al ver cuánto mi hijo se parecía a su padre”, escribió. “Cuando el bebé cumplió una semana, lo dejé con mis suegros porque necesitaba ver a Austin”.

“Quería decirle que nuestro bebé había nacido y que lo necesitábamos. Las semanas pasaron. Recorrimos con él todo el estado mientras lo sometían a más cirugías y procedimientos médicos. Nuestro hijo tuvo que esperar más de 2 meses para finalmente conocer a su padre. No estaba segura de que ese día llegaría, pero entonces mi corazón recobró un poco de felicidad”.

Sin embargo, aunque Austin pudo regresar a casa con su querida familia, Brianna dijo que la lucha no terminó allí.

“No llevamos una vida normal. Pasamos mucho tiempo entre médicos y hospitales, tanto que he perdido la cuenta. Pero aun así, seguimos luchando”, escribió. “Me despierto a diario para cuidar a nuestro hermoso bebé y a mi esposo. Preparo la comida, le hago la fisioterapia, la logoterapia y la terapia ocupacional, le ayudo a asearse y caminar. Le ayudo en cada aspecto de su vida, y además cuido de nuestro bebé de ocho meses. Es difícil y estoy agotada, pero lo hacemos lo mejor posible. No es el mismo hombre del que me enamoré, pero estoy a su lado cada día, luchamos para ayudarle a recuperarse, para lograr que su vida mejore. Un día lo lograremos. Hasta entonces, nunca me rendiré porque el amor es altruista y lo amo más que a la vida misma”.

AOL.com