Las 22 'bestias' eléctricas que ha adquirido la Policía Nacional

Jose Mendiola
·4  min de lectura
Moto eléctrica de la policía nacional. Fuente de la imagen: Zero Motorcycles.
Moto eléctrica de la policía nacional. Fuente de la imagen: Zero Motorcycles.

Un salto hacia adelante y apostando por un futuro inevitable para todos: los vehículos de combustión están condenados a desaparecer de nuestras calles y la Policía Nacional española ha dado un importante paso adelante en esta dirección.

El mencionado cuerpo ha anunciado, a través de su cuenta oficial de Twitter, la adquisición de veintidós motocicletas eléctricas y no nos cabe duda de que estamos ante solo el aperitivo de lo que vendrá en el futuro. Se trata de un contrato de casi medio millón de euros en un vehículo no contaminante y que ofrece algo que no todo el mundo tiene en cuenta: una importante reducción de costes en mantenimiento.

¿Una moto eléctrica? ¿para la policía? Es fácil caer en la suspicacia y la crítica fácil, algo comprensible si consideramos que el desembolso económico es importante y podría haberse invertido en mantener o mejorar la flota actual de vehículos. Pero la adquisición de un vehículo de estas características tiene mucho más alcance que un simple guiño al medio ambiente y la modernidad. Lo primero que destacar es que los motores eléctricos se caracterizan por las siguientes ventajas frente a un motor de combustión:

  • Tienen unos costes de mantenimiento minúsculos, sobre todo comparados con los que un motor de gasolina o gasóleo; de hecho, estos vehículos apenas tienen gastos porque, básicamente, no hay desgaste. Las pastillas de freno son de los pocos elementos que hay que sustituir y en este caso su coste se reduce en extremo debido a la frenada regenerativa (el motor recupera parte de la electricidad gastada en las frenadas).

  • Son silenciosos... en extremo. Un motor eléctrico hace tan poco ruido que los fabricantes están obligados, por ley, a incorporar un sonido ficticio para evitar atropellos. Si consideramos que estas motos estarán patrullando por nuestras calles buena parte del día y la noche ¿No es de agradecer que no hagan ruido?

  • No contaminan. Este podría ser el primer argumento de la lista pero al ser tan evidente y manido, lo desplazamos un poco en el ranking (aunque no por ello deja de ser definitivo). Sí, una moto eléctrica no echa humo ni ningún otro gas o residuo que perjudique nuestro medio ambiente: es totalmente limpio. Y quienes argumenten que la generación de la electricidad necesaria para fabricarlos o para alimentar sus batería sí es contaminante, conviene recordar que el mix eléctrico en España es netamente no contaminante y principalmente renovable (el carbón y ciclo combinado, como fuentes eléctricas, apenas supone un 26% del monto total anual). En definitiva, la electricidad de los cargadores en España es netamente de origen limpio también.

  • Son mucho más rápidos. Un motor eléctrico ofrece unas prestaciones muy superiores al de combustión en lo que realmente importa en un vehículo de estas características: par, aceleración y recuperación, y te aseguramos que es mejor que no intentes huir de una patrulla de la policía si va en una moto eléctrica.

Una bestia que se carga en nada

En lo que respecta a la motocicleta, el cuerpo policial español ha optado por el fabricante estadounidense Zero Motorcycles y en concreto, por la versión más potente de su catálogo, la DS-R. Se trata de un modelo semi naked de uso mixto que ofrece una autonomía de 260 kilómetros por carga y que permite una carga completa de su batería, según indica el fabricante, en menos de una hora.

Alcanza una velocidad punta de casi 200 km/h, pero donde realmente destaca es en un par casi de carreras que hará que al girar el agente el acelerador la moto se propulse y muestre la verdadera bestia. Una bestia muy silenciosa, eso sí.

Este modelo, como hemos apuntado, puede emplearse fuera de la carretera lo que lo hace idóneo para la vigilancia de pistas, parques, aceras e incluso pistas.

Así que ya sabes, si te encuentras con una patrulla uniformada en una moto futurista y totalmente silenciosa, estarás ante uno de los 22 vehículos adquiridos por la Policía Nacional y que contribuirá a la reducción de gases de efecto invernadero conforme a los acuerdos del Marco Europeo 2030.

También te puede interesar:

VIDEO | Este es un Jet Ski volador