Se reaviva la tensión en Pro por el intento de Horacio Rodríguez Larreta de cerrar el acuerdo con Patricia Bullrich para evitar la interna

·5  min de lectura
Patricia Bullrich y Rodríguez Larreta
Patricia Bullrich y Rodríguez Larreta

El intento del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, de cerrar un acuerdo con la titular de Pro, Patricia Bullrich, para evitar una interna en la Capital hizo resurgir las tensiones en el partido fundado por Mauricio Macri por la estrategia electoral para las próximas legislativas.

Cuando faltan tres semanas para el cierre de listas, Larreta logró acercar posiciones con Bullrich, su principal retadora en el bastión de Pro, para que María Eugenia Vidal encabece la boleta de Juntos por el Cambio en el distrito. Así, la exministra de Seguridad declinaría su postulación a diputada nacional para encargarse del cierre de las nóminas electorales de la fuerza en todo el país y retendría el control de Pro, una vidriera que le permitirá fortificar su proyecto presidencial para 2023.

Si bien ayer a la tarde una fuente cercana al alcalde porteño dijo que el acuerdo con Bullrich estaba “cerrado”, con el correr de las horas desde la cúpula del gobierno porteño bajaron un mensaje más cauteloso. “Estamos negociando, pero no está definido” , señalaron en Uspallata.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La filtración -que generó un cruce de acusaciones entre “duros” y “moderados”- reavivó las fricciones en el corazón de Pro. “No hay nada. No se coman operaciones”, resaltaron cerca de la presidenta de Pro, minutos después de que trascendiera que habían llegado a un acuerdo. En el pelotón de Bullrich se mostraron sorprendidos por los trascendidos y negaron que el pacto con Larreta estuviera finiquitado. Varios allegados a la exfuncionaria mascullaban bronca y hablaban de una maniobra pergeñada en Uspallata. Sin embargo, dos fuentes del entorno de Bullrich coincidieron en que las conversaciones estaban muy avanzadas . Por su parte, Vidal tampoco confirmó aún su postulación en el terruño porteño. “La negociación la estaba llevando Horacio y él todavía no la dio como cerrada”, comentó un ladero de la exgobernadora. En el vidalismo sospechan que alguien se precipitó en contar que las tratativas estaban encaminadas. Fernando Straface y Gerardo Milman, los emisarios de Bullrich y Larreta para negociar, se mantuvieron herméticos.

Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal
archivo


Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal (archivo/)

“No renuncio a acompañar a cada argentino para que cumpla sus sueños”, escribió la titular de Pro en Twitter, horas después de que trascendiera un presunto entendimiento con Larreta por la estrategia electoral en la Capital. En la tropa de Bullrich interpretaron ese mensaje como una señal de que se enfocará en fortalecer su proyecto presidencial y de que eludirá subirse al ring en las legislativas. “Va por arriba a 2023 y se queda con el partido nacional”, apuntaron colaboradores de la exfuncionaria. En el macrismo perciben que Bullrich prefirió retener el control del partido , un cargo que le rindió para exhibirse en todo el país. Anoche, un alfil del larretismo se mostraba confiado de que anunciarán una lista de unidad en durante las próximas horas. “Está muy encaminado. Patricia ya avisó que se baja. Se dio cuenta que era una locura ir a la PASO”, analizó. Cerca del alcalde perciben que Bullrich entendió que no tenía ni “estructura” ni fondos ni fiscales para enfrentar a la maquinaria de la Ciudad. “Patricia es política. Con su enojo intenta conseguir algo más en la negociación. Sabe que Horacio va a destacar su gesto”, interpretó una fuente de Uspallata.

Larreta y Bullrich se reunieron a solas anteayer en Pizza Cero, sede de encuentros políticos del alcalde. “Fue una charla personal. Hablaron del futuro”, graficó uno de los nexos entre el alcalde y la exfuncionaria. Según esa misma fuente, Bullrich comprendió que podría debilitar al único gobernante de Pro en el país si forzara una interna en la Capital. A su vez, sus laderos insistieron en que no estaba convencida de volver a ocupar una banca en el Congreso. En cambio, la “entusiasma” mantener su “rol nacional” como titular del partido fundado por Macri. También Bullrich planea estar activa en la campaña en la provincia, donde Larreta impone como candidato a su vicejefe, Diego Santilli.

Desde la última cumbre entre Macri y Larreta, la titular de Pro se mostró dispuesta a negociar por el armado en la Ciudad , pero exigía que el alcalde cediera algo. Su prioridad era que el Pro quedara “equilibrado”. Es decir, que todos los sectores estuvieran representados en las nóminas. “Larreta no se puede quedar con todo”, advertía en privado. Además, rechazó la posibilidad de dejar su cargo en Pro, como le sugirió el alcalde para aceptar su candidatura.

Malestar con Macri

Alfiles de la exministra coincidieron en que uno de los factores que empujaron a Bullrich a negociar con Larreta fue el “plantón” de Macri, quien le pidió al alcalde consensuar la estrategia en la Capital con la exministra. El golpe final para sus aspiraciones, dicen, fue la carta que difundió Macri desde Madrid. “Mucho se ha hablado sobre mi papel este año en el proceso de armar nuestra propuesta electoral. Quiero ser bien claro: soy una persona de consulta desde mi experiencia, pero no peleo lugares ni me meto en discusiones internas”, expresó Macri. Esa frase fue un guiño para Larreta y una daga para la exministra, interpretaron los “patricios”.

María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta
Prensa CC


María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta (Prensa CC/)

La titular de Pro no oculta en la intimidad su malestar con el expresidente. Se sintió “dolida” cuando escuchó a Macri pedir que sus aliados “contengan los egos” para evitar las internas. “No quiero ser diputada por ego. Estamos discutiendo cómo se representa a la sociedad”, les dijo a los suyos.

La presidenta de Pro pensaba que Larreta había “desordenado” el armado opositor con las mudanzas de Vidal y Santilli. Es más, aún cuestiona la decisión de la exgobernadora de regresar a la Capital . También acusa al jefe de gobierno de haber adelantado la discusión por las candidaturas de 2023.

Si bien nunca la movilizó volver al Congreso, Bullrich ansiaba ocupar el primer lugar de la lista de la coalición opositora en la Capital porque especulaba con que un triunfo en el bastión de Pro la catapultaría a la mesa de los aspirantes presidenciales del espacio para 2023 o la perfilaría como posible sucesora de Larreta en la Ciudad.

Quienes hablaron con la titular de Pro durante las últimas horas notaron un cambio en ella: “Patricia entendió que su rol no pasa por estar en una interna de Pro y debitarlo a Horacio”, resaltó una fuente del círculo de confianza de Bullrich. Otro confidente revela que Santiago Kovadloff la convenció de priorizar la unidad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.