¿Qué tiene Larreta en la cabeza? Macri, los peronistas y la economía

·6  min de lectura
Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno porteño, activó su plan para pelear en 2023 por la Presidencia
Rodrigo Néspolo

Todas las encuestas indican que el kirchnerismo gana en la provincia de Buenos Aires. Solo difieren en la magnitud del revés opositor. Los peores escenarios para Juntos por el Cambio repiten los números de la derrota de María Eugenia Vidal en 2019, con una ventaja para el peronismo en torno a los 15 puntos. Los mejores pronósticos para la oposición acortan la diferencia a menos de 10 puntos. ¿Cuál es entonces la motivación para competir en una partida con presagios negativos? La decisión de quitar a Diego Santilli del confort político de la Ciudad de Buenos Aires y llevarlo a la arena de una probable derrota solo se explica por el carácter de eliminatorias que tomaron las elecciones legislativas. Aluden más el futuro que al presente.

Horacio Rodríguez Larreta trazó una línea de postas hasta 2023, que en su convencimiento le exige involucrarse con candidatos propios en 2021 para consolidar su ambición de suceder en dos años a Alberto Fernández.

Horacio Rodríguez Larreta
Horacio Rodríguez Larreta


Horacio Rodríguez Larreta

En la primera posta debía lograr un paso al costado de Mauricio Macri en la definición de las candidaturas; lo logró, pero con el precio impredecible de sembrar enconos internos. “Es la rebelión de los CEO contra el dueño”, deslizó Macri con mordacidad antes de viajar a Europa. No sólo se refería al jefe de Gobierno, sino también a María Eugenia Vidal.

Al final del plan, después de un camino tapizado de obstáculos, Rodríguez Larreta sueña con alcanzar la presidencia. Si llega, lo recibirá una nación resquebrajada, con 20 millones de pobres, con un nivel de inflación que se ubica entre los más altos del mundo, enormes pagos de deuda por delante, una generación de estudiantes con las cicatrices inocultables de escuelas sin clases y un cuarto de los jóvenes sin trabajo ni estudio. En la forma como Rodríguez Larreta se vislumbra gobernar un país atravesado por la conflictividad se subrayan las diferencias con Macri.

Alberto Fernández junto a Axel Kicillof y Horacio Larreta ingresan a la reunión
Presidencia


Alberto Fernández junto a Axel Kicillof y Horacio Larreta, cuando gestionaban la pandemia en tándem (Presidencia/)

“De Axel Kicillof a la izquierda, nunca nos vamos a poner de acuerdo; pero con el resto es necesario acordar con todos, con los aliados de Juntos por el Cambio, pero también con Juan Schiaretti, con Sergio Uñac, con Gustavo Sáenz, con Florencio Randazzo, con Roberto Lavagna, con los que apoyaron a Sergio Massa hasta que se pasó al kirchnerismo”, se convence Rodríguez Larreta en la intimidad, cuando debate con su grupo político la forma de darle gobernabilidad a la complejidad argentina. Para Macri, compartir el poder con el peronismo era debilitarse, en su concepción, el éxito residía en la cohesión y el control del grupo gobernante; de ahí que definía a Juntos por el Cambio como una “coalición parlamentaria”, los acuerdos con extraños sólo podían darse en el ámbito del Congreso.

Rodríguez Larreta excluye a Sergio Massa en un eventual gobierno de coalición. Sabe que la apuesta del presidente de la Cámara de Diputados es ganarse la confianza de Cristina Kirchner y su hijo Máximo para que lo elijan como el reemplazo de Alberto Fernández en 2023. “Cambié prestigio por poder”, definió alguna vez Massa, cuando explicó su regreso al kirchnerismo. El problema es que Cristina Kirchner eligió a Alberto Fernández en 2019 con la certeza de que su emocionalidad le impedía encabezar una ruptura. Massa, en cambio, ya enfrentó y le ganó a Cristina Kirchner una vez, en 2013. ¿Cómo convencerla de que no lo haría de nuevo si estuviera investido como Presidente? Más complejo que el plan de postas de Rodríguez Larreta.

Definiciones económicas

La forma de enfrentar la economía argentina también separa al jefe de Gobierno porteño de Mauricio Macri. Todavía resuena la furia larretista contra Nicolás Dujovne y Federico Sturzenegger, el ministro de Economía y el presidente del Banco Central de Macri, en los prolegómenos de la debacle electoral de Juntos por el Cambio, en 2019. “¡Se quemó 10 palos de reserva!”, se lo escuchaba gritar por entonces a Diego Santilli, en la privacidad de la sede del gobierno porteño. No hacía falta agregar el apellido Sturzenegger. Para Rodríguez Larreta, la combinación de la política fiscal restrictiva que aplicó Dujovne, con las metas monetarias del Banco Central terminaron por llevar la economía a la asfixia. Y finalmente, los intentos deflacionarios se evaporaron con la escalada del dólar. Con la devaluación, todo el ajuste fue en vano. Y la combinación de una demanda aplastada por la economía, con el regreso de la inflación, terminó por generar el caldo de cultivo para el regreso del kirchnerismo.

“La inflación en la Argentina no es solo un problema monetario, es necesario revertir las expectativas y darle credibilidad a un plan económico”, propone ahora Rodríguez Larreta. Su afirmación se acerca más a la heterodoxia del efímero paso de Hernán Lacunza por el Ministerio de Economía, cuando el fuego ya se había desatado, que al monetarismo del ensayo macrista.

Cumbre Pro
Prensa Pro


Macri y Larreta, en una cumbre de Pro (Prensa Pro/)

Rodríguez Larreta no enarbola las denuncias de corrupción como instrumento político, otra diferencia con socios políticos de la coalición. Se siente más a gusto en un sistema político de convivencia, con vasos comunicantes con el peronismo, que como parte de una cruzada doctrinaria. Otros lo consideran temor.

Los relegados por su estrategia, como Patricia Bullrich, saben, finalmente, que su proyecto político es imposible si los excluye. Un cisma implica el fin de las ambiciones de poder de Juntos por el Cambio.

Y, a la vez, los aspirantes a candidaturas deben arar en un suelo cada vez más reseco por la desconfianza. Alcanza con un ejemplo: al Gobierno llegó el resultado de una amplia encuesta entre jóvenes menores de 35 años realizado en el conurbano por la consultora Move. El 85% de los encuestados afirma que se iría del país si tuviera la oportunidad y el rechazo a las principales figuras del peronismo y la oposición es generalizado. No reniegan del sistema democrático, sino de sus dirigentes políticos.

Los resultados de las encuestas añaden a Juntos por el Cambio un problema adicional y es la porción que le quitan los libertarios como Javier Milei. Para Move, que hace 15 años mide intención de voto en la Argentina, el Frente de Todos es impone por ahora en la provincia de Buenos Aires con más del 40%, de la intención de voto mientras que Juntos por el Cambio alcanza 28%. Todavía faltan delinearse las candidaturas y evaluar el impacto de las campañas. Entre tanto, la imagen de Alberto Fernández dejó de derrumbarse y se estabilizó en 43 puntos de valoración positiva. Como todo el kirchnerismo, su performance mejora en el Conurbano y es peor en el interior del país. El territorio bonaerense es, una vez más, el escenario central del experimento electoral.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.