La OPS insta a los hondureños a quedarse en casa para frenar la propagación del COVID-19

Tegucigalpa, 19 mar (EFE).- La Organización Panamericana de la Salud (OPS) instó este jueves a los hondureños a quedarse en casa de siete a catorce días como forma para detener la propagación del coronavirus, que ya afecta a doce personas en Honduras.

“Hay que quedarnos en casa estos siete a catorce días para poder evitar que el virus se propague por todo el país”, dijo la representante de la OPS en Honduras, Piedad Huerta, en cadena nacional.

Destacó que el coronavirus de Wuhan se ha "dispersado por todo el mundo de una manera explosiva y expansiva" y más de 120 países reportan la enfermedad, donde se registran más de 190.000 casos positivos y más de 7.500 muertes.

Huerta, de nacionalidad mexicana, indicó que el COVID-19 tomó "por sorpresa" a todos los países, por lo que los Gobiernos deben "tomar todas las medidas para evitar que la pandemia se expanda como sucedió en Italia, Corea del Sur o España", donde la población no acató las recomendaciones.

ES CUESTIÓN DE VIDA O MUERTE

"Por eso es importante que tomemos muy en serio las medidas que se están tomando en este momento, es cuestión de vida o muerte, especialmente para nuestras poblaciones más vulnerables”, enfatizó.

La especialista resaltó la importancia de que la población conozca el coronavirus y entienda que se transmite de "persona a persona, es altamente contagioso y, por lo tanto, tenemos que guardar la distancia como medida efectiva para disminuir el riesgo de contraer el virus".

Aseguró que las "medidas estrictas" establecidas por el Gobierno, como el toque de queda, se han aplicado en muchos países de América ante la necesidad de actuar para "detener la propagación" del coronavirus.

Huerta afirmó que "detener la propagación" del virus es fundamental y destacó el rol de la OPS de colaborar con las autoridades para abordar "un problema para el cual el mundo no estaba preparado".

Honduras, en emergencia sanitaria y bajo alerta roja, acumula doce casos positivos de coronavirus y mantiene en cuarentena a una veintena de hondureños, procedentes de cinco países, que ingresaron ayer al país por la aduana Las Manos, fronteriza con Nicaragua.

SIN TRATAMIENTO

El director de atención integral en Salud del Hospital Escuela de Tegucigalpa, Osmin Tovar, destacó que "todavía no existe un tratamiento específico" para detener la propagación del coronavirus.

Señaló que la mayoría de los pacientes afectados por el virus presentarán síntomas "más leves", mientras que otro grupo no manifestará ningún síntoma.

Tovar recomendó a las personas con síntomas leves "hidratarse, tener buena dieta, reposo y sobre todo aislamiento en casa", y aseguró que medidas de higiene, como el lavado de manos, son las "más efectivas" para prevenir la enfermedad.

"Nunca vamos a poder detener la transmisión, lo que podemos hacer es reducir la velocidad de la diseminación del virus”, enfatizó el especialista.

Dijo además que los doce casos que registra el país centroamericano obedece a que la población "no tomado las medidas" para poder "hacer la contención de la velocidad de diseminación".

El 81 por ciento de los pacientes tendrá una "enfermedad leve" y el 15 por ciento "grave", por lo que requerirán ser hospitalizados, pero solo el 5 por ciento necesitará asistencia con ventilador en cuidados intensivos, añadió el especialista.

Las personas mayores y con enfermedades previas como diabetes, hipertensión o inmunológicas corren mayor riesgo de que, en caso de infectarse de coronavirus, su cuadro pueda agravarse, alertaron lo especialistas.

(c) Agencia EFE