Israel inaugura su embajada en Baréin un año después de establecer lazos

·4  min de lectura

Manama, 30 sep (EFE).- Israel inauguró hoy su embajada en Baréin, un paso que culmina el proceso de establecimiento de relaciones alcanzado hace un año y que fue celebrado en presencia del ministro de Exteriores israelí, Yair Lapid, en la primera visita de un miembro del Gobierno del Estado judío al país árabe.

"Hoy hemos cortado la cinta. Abrimos oficialmente la embajada de Israel en Baréin en presencia del Ministro de Exteriores, Abdulatif bin Rashid al Zayani", anunció Lapid en un tuit, acompañado de una foto en la recién abierta sede diplomática.

El jefe de la diplomacia israelí añadió que esta inauguración "simboliza la cooperación política" entre ambos países y señaló que se acordó abrir la embajada de Baréin en Tel Aviv "a finales de año".

De esta forma, culmina el establecimiento de relaciones entre ambos países, un año después de que Baréin normalizara sus lazos con Israel junto con Emiratos Árabes Unidos (EAU) en los llamados "Acuerdos de Abraham", auspiciados por el entonces presidente estadounidense, Donald Trump (2017-2021).

La inauguración de la embajada, además, se produjo durante la primera visita al país árabe de un miembro del Gobierno del Estado judío, algo que fue catalogado por las autoridades de ambos países como "momento histórico".

CONVERSACIONES AMISTOSAS Y PROTESTAS LIMITADAS

A su llegada a Manama, Lapid se reunió con el rey de Baréin, Hamad bin Isa al Jalifa, con quien abordó los avances en las relaciones entre ambos países tras la firma de los Acuerdos de Abraham, algo que el monarca calificó de "logro histórico" para conseguir "una paz justa, duradera y amplia en Oriente Medio", según la agencia de noticias oficial bareiní, BNA.

Durante una rueda de prensa posterior, el propio Lapid agradeció el trato recibido por las autoridades bareiníes, a las que calificó de "amigas" y con las que tuvo "conversaciones cálidas", así como "un buen banquete", dijo entre risas.

Junto a su homólogo árabe en un acto celebrado en la capital bareiní, rubricó además diversos memorandos de entendimiento en materia de conservación de la naturaleza, deportes, recursos hídricos, tecnología o logística.

Asimismo, anunciaron el inicio de la primera línea de vuelos comerciales directos que conectan Manama con Tel Aviv, donde se produjo hoy mismo el primer aterrizaje desde la capital bareiní.

Sin embargo, mientras los canales oficiales de ambos países se limitaron a difundir las buenas nuevas, decenas de manifestantes bareiníes en la capital protestaron en contra de la normalización y de la visita del ministro israelí.

Según imágenes difundidas por activistas en redes sociales y medios locales independientes, decenas de personas participaron en una marcha en la que corearon consignas a favor de la causa palestina y en las que incluso quemaron banderas de Israel.

UN PASO PARA LA PAZ EN ORIENTE MEDIO

En rueda de prensa, ambos ministros de Exteriores abogaron hoy por la paz regional en Oriente Medio, algo que Al Zayani dijo que necesita "determinación", al tiempo que recordó que su país es un acérrimo defensor de la solución de los dos Estados para resolver el conflicto israelí-palestino.

Esta solución apoyada por la gran mayoría de los países y la ONU prevé la creación de un Estado palestino independiente junto a Israel, en las fronteras de 1967 y con Jerusalén Este como su capital.

De hecho, Lapid reconoció ser un "ferviente defensor de la solución de los dos Estados", algo que trasladó en sus reuniones con las autoridades bareiníes.

"Creo que es la solución adecuada para israelíes y palestinos. No todos en el Gobierno (israelí) piensan lo mismo, pero ahora mismo desgraciadamente no es factible", dijo Lapid en una mesa redonda posterior a la rueda de prensa.

El ministro israelí recalcó que la paz se tiene que consolidar con los países árabes y se tiene que convertir en "una amistad activa" para apartar las diferencias y a favor de "la armonía en la cultura, en la religión y entre pueblos".

En este sentido, señaló los puntos en común con sus vecinos árabes, como la lucha contra el extremismo más allá de las diferencias políticas y religiosas.

"Nuestras oportunidades son compartidas, nuestras amenazas son compartidas... Y no están muy lejos de aquí", aseveró Lapid, en alusión a Irán, el archienemigo que comparten los países árabes con el Estado judío y que, según analistas, es uno de los principales motivos por los que los países de Oriente Medio e Israel empezaron a establecer lazos.

Antes de partir hacia su país, Lapid visitó la sede de la Quinta Flota Naval de EE.UU., que tiene la base en Baréin, uno de los principales aliados árabes de Washington, que desde el golfo Pérsico supervisa las operaciones marítimas en una zona en la que también se encuentra Irán.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.