Lanzan un ciclo de entrevistas en Washington a funcionarios del Gobierno

Rafael Mathus Ruiz

El canciller argentino, Felipe Solá, primer funcionario entrevistado.

WASHINGTON.- El Centro Woodrow Wilson, un think tank de larga trayectoria en Washington, inauguró una serie de entrevistas con funcionarios del gobierno de Alberto Fernández para explorar el futuro de la Argentina, en un momento en el que quienes miran al país desde Estados Unidos aún intentan terminar de construir una imagen completa del nuevo gobierno en un entorno de máxima incertidumbre global.

La serie, "Argentina: Los próximos pasos", está organizada en conjunto con la embajada argentina a cargo del embajador Jorge Argüello, y será moderada por Benjamin Gedan, director del programa Argentina Project del think tank de Washington. El canciller, Felipe Solá, fue el primer funcionario que participó del ciclo, y ofreció definiciones sobre el futuro del Mercosur y reconoció "problemas personales" en la relación con Brasil.

Solá reconoció que entre los socios del bloque -la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- existe "tensión", y hay diferencias alrededor de la estrategia de integración al resto del mundo. Solá reiteró el compromiso de las naciones con el bloque, pero rechazó la posibilidad de "acelerar" acuerdos comerciales con otros países, como aspiran Brasil y Uruguay.

"Queremos ser en el futuro lo que alguna vez fuimos, una unión aduanera. La base no es solamente los flujos de comercio mutuo, sino la voluntad de integración, que es algo más profundo y complejo. Es integración en todas las vías, y pasa por un acuerdo básico que es la voluntad de los países de estar cerca, y salir al mundo juntos, nunca separados, en un mundo que nosotros pensamos que, postpandemia, va a ser más regional", dijo Solá. "Todo el mundo va a querer proteger sus empleos", afirmó.

El canciller también reconoció "dificultades" en la relación el gobierno de Jair Bolsonaro.

"La Argentina va tratar de tener las mejores relaciones posibles con Brasil, y en Brasil hay funcionarios que quieren tener las mejores relaciones posibles con la Argentina. Eso es así. Después que hay dificultades, si, las hay", dijo Solá. "Usted se pregunta si son problemas personales, son problemas de diferencia de mirada sobre el mundo. Las dos cosas. Pero más personales, porque la miradas sobre el mundo entre dos amigos se puede discutir", afirmó.

El ciclo tiene previstas entrevistas con otros funcionarios y llega justo cuando la Argentina intenta encarrilar la relación con los inversores con la negociación por la deuda, y en la antesala de la discusión por un nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para el cual será clave el respaldo de la Casa Blanca. Los próximos entrevistados serán el ministro de Economía, Martín Guzmán; el ministro de Producción, Matías Kulfas, y el ministro de Salud, Ginés González García.

"La Argentina se encuentra en una encrucijada, ya que su nuevo gobierno lucha con una crisis de deuda y enormes desafíos de salud pública", indicó a LA NACION Gedan. "Existe un gran interés fuera de la Argentina en comprender el enfoque cambiante del país respecto de las relaciones exteriores y el comercio, y escuchar sus planes para generar un crecimiento económico sostenible".

Argüello dijo que el ciclo permitirá "traer a Washington la voz de las principales figuras del gobierno argentino sobre los temas mas actuales de la agenda nacional y bilateral"

"Estamos trabajando intensamente para generar las condiciones propicias para el relanzamiento, en materia de comercio e inversiones, de la relación bilateral post-Covid 19", indicó el embajador argentino. "Esta iniciativa alimenta la construcción de confianza recíproca", afirmó.