Es de Lanús, se fue a EE. UU. y hoy tiene una empresa de más de US$1000 millones

·3  min de lectura
Rauch es argentino, pero reside en los Estados Unidos desde hace unos 10 años
Rauch es argentino, pero reside en los Estados Unidos desde hace unos 10 años

El argentino Guillermo Rauch tiene 30 años, pero por todas las cosas que cuenta de su vida bien podría tener el doble. Anteayer su compañía Vercel, una plataforma de código abierto para el desarrollo de aplicaciones frontend (diseño de la interfaz de usuario de los sitios web), levantó US$102 millones en una ronda de inversión en San Francisco, Estados Unidos, y pasó a valer US$1100 millones, con lo que se convirtió en “unicornio”, como se conoce en el mundo emprendedor a las empresas que superan la valuación de US$1000 millones.

Pero lejos de esta foto, los inicios de la carrera de Rauch se remontan a cuando jugaba con las computadoras de su papá en Lanús, provincia de Buenos Aires, hasta que se convirtió en un referente del código abierto en su adolescencia.

Cuáles son los nuevos valores para los sueldos mínimos del personal doméstico

En diálogo con LA NACION, Rauch contó que aprendió a programar usando manuales en inglés que encontraba en Internet y ya a los 12 años trabajaba para el exterior. “Iba al Carlos Pellegrini y no le daba bola al colegio porque trabajaba para un cliente en Holanda que me pagaba unos US$1000 a la semana. Imagínate cómo estaban mis papás. Hablamos del comienzo de los 2000″, relató.

Con el tiempo se convirtió en un experto en el mundo del frontend, al punto de que a los 17 años lo quiso contratar Facebook, pero decidió irse a trabajar a una compañía en Suiza con el permiso de sus padres. Dos años después la firma quiso lanzarse en los Estados Unidos y llegó a la meca de Silicon Valley en San Francisco.

“Ahí me di cuenta de que era muy fácil iniciar una compañía y que podía hacer algo propio. Me junté con dos socios y levantamos una ronda de inversión. La empresa creció y se la vendimos WordPress”, aseguró sobre su primer emprendimiento.

De acuerdo con él, lo que le faltaba a esa firma era un producto viral y ese fue el germen de Vercel y el framework Next.js de código abierto que hoy usan compañías como IBM, McDonald’s y Uber.

“Logré esa viralidad que con mi startup anterior no había logrado. Lo que pasó es que un programador agarraba Next.js y se lo recomendaba a un amigo y así fue llegando a distintas compañías. Tiene mucho éxito también en el e-commerce porque acelera el tiempo de carga de los sitios”, explicó y dijo que hoy tiene 80 empleados distribuidos por todo el mundo.

Consultado acerca de si su empresa puede ser considerada un unicornio argentino, Rauch dijo que hoy las compañías “son de todos y de nadie”, aunque mencionó un episodio fundacional que tuvo lugar en Buenos Aires cuando organizó una conferencia del lenguaje de programación JavaScript en el ex Buenos Aires Design.

“Hay un talento espectacular en la Argentina. Yo hice mis compañías en San Francisco, pero hoy se puede hacer una startup en cualquier parte. En la Argentina tenés fondos de inversión y lo que me pasó a mí se puede dar en cualquier coworking. Si aprendés a desarrollar en frontend y javascript se te abre el mundo y podés levantar dinero para hacer una plataforma. Eso sí: yo no me quedé programando tipo académico, sino que busqué desarrollar productos que resolvieran problemas”, afirmó.

Rauch hoy vive en San Francisco, donde tiene residencia permanente con su esposa estadounidense y sus tres hijos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.