Las "lágrimas azules" que amenazan la vida marina en islas de Taiwán

Disfrutar de la belleza cautivadora de las aguas que rodean a las islas del archipiélago Matsu de Taiwán durante la noche es un hermoso espectáculo. Sin duda, representa un momento mágico para los visitantes. Pero, para la naturaleza, lamentablemente no es así.

Las algas Noctiluca Scintillans son las que producen la bioluminiscencia en el Mar de China, pero son tóxicas para los animales marinos. Foto: Getty Creative

Este hermoso fenómeno, que aparece durante el verano y es conocido como “lágrimas azules”, se produce gracias a la presencia de un alga llamada chispa de mar (Noctiluca scintillans), una especie de dinoflagelado -microorganismos que forman parte del plancton- que genera la bioluminiscencia.

Sin embargo, esta alga es una amenaza para la vida marina, ya que es tóxica, aseguró Chanmin Hu, un oceanógrafo de la Universidad del Sur de la Florida, durante una entrevista con Livescience.

El investigador, quien se ha encargado de estudiar detalladamente a la planta marina, señala que en los últimos 19 años esta alga que sólo se veía cerca de la costa, ahora se ha expandido a aguas más profundas del mar de Taiwán.

Tal vez a simple vista para los humanos no importa tanto, pero los investigadores señalan que esta pequeña planta puede envenenar a muchas especies marinas, desde los peces hasta las tortugas.

De acuerdo con la publicación, cuando este organismo se alimenta, libera amoniaco y otras sustancias químicas que envenenan el agua que lo rodea; además, tiene la capacidad de absorber el oxígeno del agua en su totalidad.

"El oxígeno en el agua es tan bajo que muchos animales pueden morir", señala Hu durante la entrevista.

Contaminación, la causa de su reproducción

No todo es natural en el desarrollo de las “lágrimas azules”, ya que los investigadores aseguran que el motivo del crecimiento y la expansión de estos microorganismos es la contaminación que se registra en el río Yangtze, el cual desemboca en el Mar Oriental de China.

Un fenómeno de algún modo similar -la marea roja producida por algas- afectó las playas de Florida durante 2018, provocando la muerte de decenas de miles de animales y el cierre de balnearios. Los investigadores consideran que existe un vínculo entre la expansión de las algas y la contaminación ambiental.

En el caso de las islas taiwanesas, los fertilizantes que vierten los agricultores en las aguas del río Yangtze proporcionan grandes cantidades de nutrientes que las algas necesitan para crecer.

Incluso, notaron que durante la construcción de la presa de las Tres Gargantas, entre 2000 y 2003, se redujo el crecimiento de la especie Noctiluca scintillans.

¿Por qué? Básicamente se redujo el flujo de las aguas del río Yangtze, pero cuando se terminó la obra, la cantidad de agua aumentó significativamente, así como el crecimiento del alga.

Si continúa la contaminación del río, por un lado las algas seguirán creciendo cada vez más, poniendo en riesgo la vida de los animales que se encuentren cerca de esta planta, a la vez que se intensificará el efecto de bioluminiscencia.

De modo que en ese caso, la belleza... mata.