Unos lagartos invasores del tamaño de un perro amenazan Estados Unidos

J Toledo y José de Toledo
·3  min de lectura
BRIGHTON, ENGLAND - MAY 29: Reptile Rescue Coordinator Tom Bunsell handles an Argentine black and white tegu at the Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA) reptile rescue centre on May 29, 2015 in Brighton, England. The RSPCA collected 1,853 reptiles last year, an increase of seven percent from 2013. The RSPCA is the worlds' largest and oldest animal welfare charity, it was established in 1824 and celebrated its 190th anniversary last year. A suffering animal is brought into RSPCA care every four minutes and the RSPCA took more than a million calls to its cruelty line last year. The RSPCA has 16 centres and 166 independently run branches.  (Photo by Carl Court/Getty Images)
(Photo by Carl Court/Getty Images)

Una nueva especie invasora amenaza los Estados Unidos. Y no es una amenaza pequeña: los tegus blanquinegros (Salvator merianae) son lagartos del tamaño de un perro pequeño, de en torno a un metro de longitud, muy voraces y con una biología muy particular. Si se asientan en los ecosistemas, pueden llegar a ser un problema enorme.

Estos lagartos son originarios de Sudamérica, en concreto de Argentina, Paraguay y Brasil principalmente. Pero ya hay poblaciones viables en el estado de Florida, y parece que en Georgia y Carolina del Sur también, e incluso en California, que está en la costa opuesta.

La verdad es que son animales bonitos. Y que funcionan muy bien como mascotas: son dóciles, y bastante sociables e inteligentes para tratarse de reptiles. Además, alimentarlos es fácil ya que comen casi cualquier cosa. Por eso han cogido tanta fama como mascotas exóticas.

Pero también esos son los factores que los convierten en un problema como especie invasora. Al tener tanta fama, ha habido muchos programas de cría y mucha venta de estos animales. Algunos ejemplares se han escapado, y otros han sido liberados. Aquí empieza el problema.

Que sigue cuando se asientan en los ecosistemas. Antes decíamos que son animales fáciles de alimentar, y es porque son omnívoros, capaces de alimentarse tanto de animales como de materia vegetal. Casi cualquier cosa que tenga contenido nutritivo y que les quepa en la boca se lo van a comer. Esto incluye frutas, pequeños mamíferos y aves, y también – y sobre todo – huevos de animales. Muchos de ellos, como es el caso de tortugas o aves, en peligro de extinción.

También son inteligentes. Tanto como para ser capaces de colarse en gallineros y alimentarse de los huevos, afectando a los granjeros, o asaltando cultivos y consumiendo frutos que estén a ras de suelo, como pueden ser las fresas y cultivos similares.

Y una cosa más: son resistentes al frío. Bueno, tal vez resistentes no sea el término más correcto, pero desde luego sí lo son más que otros reptiles. Son capaces de elevar algo su temperatura corporal, lo que les proporciona una ventaja frente a otros reptiles. Y además son capaces de hibernar y recuperarse muy rápido cuando las temperaturas se van elevando.

Vale, entonces son un peligro potencial. Pero… ¿son realmente un peligro? Porque hay que recordar que no todas las especies que están fuera de su área natural son especies invasoras. Para que una especie introducida se pueda considerar invasora primero tiene que poder mantener poblaciones estables por sí misma.

En el caso de Florida, los tegus ya se han asentado y sus poblaciones son estables. Se reproducen sin problema y sobreviven con facilidad. En los estados cercanos – Georgia y Carolina del Sur – parece que la situación es similar, y en California se piensa que también, aunque los datos son menos precisos.

Esto, hoy en día. Porque hábitat propicio para ellos tienen bastante – esencialmente, todo el sureste de los Estados Unidos, y ciertas zonas de la costa oeste. Sin contar con que el cambio climático puede hacer que el clima apropiado para ellos vaya llegando cada vez más al norte.

Por suerte, no está todo perdido. Las administraciones responsables del control de este tipo de fauna en los distintos estados ya se han movilizado para tratar de controlar el problema, y en el caso de Georgia parecen estar teniendo éxito. Esperemos que en el resto de estados también, y que esta invasión se quede en una simple curiosidad.

Me enteré leyendo aquí

Vídeo | Realiza la reanimación cardiopulmonar a un lagarto que se había ahogado y le salva la vida

Más historias que te pueden interesar: