Guindos (BCE) llama a completar el fondo de garantía de depósitos europeo

Agencia EFE
·3  min de lectura

Bruselas, 18 mar (EFE).- El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, instó este jueves a poner en marcha el sistema europeo de garantía de depósitos, una iniciativa estancada desde hace años, para romper el vínculo entre los bancos y la deuda soberana de sus países.

En una conferencia organizada por la Comisión Europea, de Guindos señaló que para el BCE tener esta herramienta es "una prioridad clave", pero que hasta ahora "ha faltado suficiente voluntad política" para ello.

El exministro de Economía español consideró que el "modelo híbrido" debatido actualmente por los gobiernos, que en una primera fase ofrecería liquidez a los fondos de garantía de depósitos nacionales cuando estos se agoten, podría ser un "compromiso" sobre la manera de proceder.

Ello siempre y cuando el objetivo final siga siendo un sistema de garantías con total reparto de riesgos, que cubra tanto las necesidades de liquidez como las pérdidas en el Estado afectado, dijo.

Tras la crisis financiera, la eurozona creó una unión bancaria por la que puso en común la supervisión y la resolución de las entidades financieras, en particular las grandes, pero la protección de los depósitos -considerada el tercer pilar de la unión- sigue dependiendo de cada país.

El sistema europeo de garantía de depósitos (EDIS, en inglés), propuesto en 2015, haría que la eurozona se encargue de esta protección cuando los problemas de un banco en cualquiera de sus países agoten su fondo de garantía de depósitos nacional, algo que genera dudas en algunos Estados que temen acabar pagando por los desmanes de otros.

La ausencia de este sistema es "problemática" y "mientras la protección de los depósitos siga a nivel nacional, el vínculo entre un banco y la (deuda) soberana doméstica persiste", advirtió de Guindos.

Por otra parte, llamó a abordar las diferencias en los sistemas nacionales de insolvencia bancaria y propuso como solución la creación de una "herramienta europea común de liquidación", siguiendo el ejemplo de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC) de Estados Unidos.

El sistema de gestión de crisis de la eurozona, dijo Guindos, está preparado para quiebras de grandes bancos, mientras que los problemas de los pequeños y medianos se dejaron en manos de los procedimientos de liquidación nacional.

Sin embargo, estos difieren mucho de un país a otro, lo que crea desigualdad de condiciones entre países y puede impedir que los bancos en quiebra salgan del mercado sin contratiempos, explicó.

Por último, de Guindos propuso centralizar a nivel de la eurozona y hacer más efectiva la acción macroprudencial, destinada a asegurar que los bancos tienen suficientes colchones de capital.

Por su parte, la comisaria europea de Servicios Financieros, Mairead McGuiness, aseguró que la crisis del coronavirus ha sido "una llamada de atención" para completar la unión bancaria y afirmó que aunque "todo el mundo" quiere concluirla, "no todos quieren dar los pasos difíciles que se necesitan para llegar allí".

Recalcó que finalizarla sigue siendo "una prioridad" para la Comisión y está "determinada" a conseguirlo, pero reconoció que el compromiso de los Estados y la Eurocámara es "vital" para ello.

McGuiness señaló que durante la pandemia los bancos han sido "resilientes", pero advirtió de que los préstamos fallidos, aquellos con más de 90 días de demora o considerados irrecuperables, aumentarán en el futuro, así como los impagos.

(c) Agencia EFE