La votación del Brexit: Esto es lo que sucederá si Theresa May pierde

Más de dos años después de que Reino Unido votara para salir de la Unión Europea (UE), el Brexit está prácticamente a las puertas. Sin embargo, aunque se prevé que el país abandone la UE el 29 de marzo de 2019, Reino Unido sigue tan dividido sobre el tema como al inicio.

La primera ministra, Theresa May, acordó los términos del “divorcio” con los líderes de los restantes estados miembros de la UE, pero los legisladores del parlamento británico aún tienen que aprobar el llamado Acuerdo de Retirada.

En tiempos normales, un gobierno conservador con una mayoría simple podría pasar el acuerdo por la Cámara de los Comunes sin mucho alboroto.

Pero se trata de tiempos extraordinarios. May no cuenta con el apoyo de los miembros del parlamento de su propio partido, mucho menos con el apoyo del Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte, que ha apuntalado al gobierno minoritario de May desde su desastrosa elección general el año pasado.

¿Theresa May podría renunciar? ¿Podría Jeremy Corbyn convertirse en Primer Ministro?

En la situación actual, con la estrategia inusual de May de llevar su plan del Brexit por todo el país como si estuviera encaminándose a unas elecciones, ningún comentarista en el Reino Unido espera que la primera ministra obtenga el apoyo suficiente en la votación de los diputados del 11 de diciembre. La única duda que queda es saber cuán fuerte será la derrota.

¿Y luego qué sucederá? En ese punto las cosas se vuelven más impredecibles ya que las opciones oscilan desde la posibilidad de celebrar otras elecciones generales hasta la anulación del Brexit.

He aquí una guía de lo que será una semana histórica en la política británica, sea cual sea el resultado.

¿Qué está pasando ahora?

El pasado martes, los parlamentarios empezaron cinco días de debates previos a lo que se describe como el “voto significativo” sobre el acuerdo del Brexit de May.

Debaten sobre el Acuerdo de Retirada, el cual describe los términos en los cuales Reino Unido abandonará la UE, así como su relación futura. Se espera que la votación tenga lugar el 11 de diciembre, pero la fecha podría cambiar. Dos diputados laboristas han presentado una enmienda para ampliar el tiempo de debate.

¿May podría obtener los votos necesarios?

Probablemente no.

Unos 20 parlamentarios conservadores han revelado públicamente que votarán en contra del acuerdo de May, 45 han dicho que no votarán a favor y más de 20 han afirmado no estar contentos con dicho acuerdo. Su inquietud se debe a que el acuerdo deja al Reino Unido muy vinculado a la UE, según su criterio, a la vez que afirman que May pretende presentar un Brexit solo de nombre.

Dado que May no cuenta con una mayoría parlamentaria, dependerá del apoyo de los partidos de la oposición. El aliado del gobierno minoritario de May, el DUP, que generalmente vota con el gobierno para ayudarlo a aprobar las legislaciones, también ha expresado sus preocupaciones acerca de que el acuerdo pone en riesgo la separación de la isla de Irlanda del continente como un territorio comercial.

El Partido Laborista, la oposición oficial, también se negó a aprobar el acuerdo del Brexit de May, alegando que le preocupa el impacto que tendrá en los empleos y en Irlanda del Norte.

Por tanto, podemos concluir que es bastante improbable que se apruebe el acuerdo con la mayoría simple de 320 de los 639 diputados elegibles que deben votar.

¿Cuáles son las enmiendas?

El voto, o los votos, no se pueden limitar a los términos del acuerdo de May. Los laboristas han presentado una enmienda que describe cómo los parlamentarios “buscarán todas las opciones” que impidan que el Reino Unido abandone la UE bajo los términos del acuerdo de May o se retire sin acuerdo.

Los diputados del partido Conservador y Laborista también han presentado una propuesta similar, y todo indica que se ha formado un frente común contra la posibilidad de que el Reino Unido abandone la UE sin ningún acuerdo, o lo que se conoce coloquialmente como “salida desordenada”.

De hecho, en el primer día de debates, los parlamentarios votaron a favor de una moción que apuesta porque si la próxima semana se rechaza el Brexit de May, los parlamentarios puedan instruir eficazmente a los ministros sobre lo que hacer a continuación y enmendar su opción del “plan B”.

¿Qué sucederá si gana la votación?

En el improbable caso de que decenas de parlamentarios de todo el espectro político apoyen a la primera ministra asediada, el gobierno podría presentar el Proyecto de Ley de la Unión Europea (Acuerdo de Retirada) en la Cámara de los Comunes antes de Navidad o después del receso, las vacaciones del parlamento, en enero.

Si bien no existen garantías de que la legislación sea aprobada, sugeriría una procesión organizada hacia la puerta de salida de la UE.

¿Qué sucederá si pierde la votación?

Lo más lógico sería que el mandato de Theresa May llegara a su fin, ¿verdad? Si bien se trata de una posible solución, no es la única. Estos son los escenarios más probables:

– Podría intentarlo de nuevo

Esto dependería de la magnitud de su derrota.

La Unión Europea ha insistido en que se trata de un acuerdo de “tómalo o déjalo” que no está sujeto a renegociación. Sin embargo, si May se enfrentase a la amenaza de un Brexit calamitoso sin acuerdo y tras sufrir una derrota en los Comunes, podría poner a prueba su resolución y ver si puede conseguir al menos algunos cambios superficiales para apaciguar a un número suficiente de parlamentarios como para ganar una segunda votación.

– Theresa May dimite

La propia May ha insistido en que permanecerá como primera ministra sin importar el resultado de la votación. Sin embargo, una derrota por unos 200 votos representaría una rebelión por parte de sus propios parlamentarios y, en ese caso, renunciar sería la forma más elegante de salir de esa situación.

– Una rebelión del Partido Conservador expulsa a May

Los parlamentarios del Partido Conservador que se oponen con más fuerza al acuerdo de May no han podido destituirla, a pesar de intentar reunir suficiente apoyo para desencadenar una batalla de líderes hace dos semanas. Sin embargo, cuando termine la votación, le llegaría la hora a otros tories descontentos de hacer su jugada.

– Un segundo referéndum

Sí, llevar el acuerdo a los ciudadanos es una opción. May lo ha descartado, aunque el Partido Laborista ha apoyado la idea, pero solo si no se llega a unas elecciones generales. Es probable que sea necesario extender el plazo por dos años para llegar a un acuerdo sobre el Brexit, pero incluso un miembro del Partido Conservador de alto nivel ha sugerido que podría llevarse a cabo otro referéndum para finales del mes de mayo.

– May convoca otras elecciones generales

En un intento desesperado, la primera ministra podría esperar que los votantes, a través de las urnas, respalden su plan. Sus compañeros conservadores están ansiosos por evitar esta alternativa después de que las elecciones de 2017 terminaran con un parlamento sin mayoría y un Partido Laborista renacido bajo la dirección de Jeremy Corbyn.

– Los Laboristas intentan forzar las elecciones

Como oposición, el Partido Laborista tendría que ganar una moción de “no confianza” contra la primera ministra en el parlamento. Entonces May dependería de los conservadores para formar un gobierno capaz de ganar a una segunda moción de censura, y si no se convocarían elecciones generales. Significaría que el DUP y un grupo de tories rebeldes tendrían que ponerse al lado de Corbyn, lo que parece poco probable.

– No hay acuerdo sobre el Brexit

Las terribles advertencias que ha manifestado el Banco de Inglaterra sugieren que el impacto de abandonar la UE sin un acuerdo el 29 de marzo podría ser desastroso. Algunos tories euroescépticos, que se hacen llamar los “Brexiteers”, afirman que ese escenario es mayoritariamente una exageración. Pero si todo lo demás falla, es probable que se produzca una “salida descontrolada”.

– No hay Brexit

Se trata de la perspectiva más improbable, pero ha cobrado un nuevo impulso después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea indicara el martes que Reino Unido simplemente podría cambiar de opinión y abandonar el proceso del Brexit, sin necesidad de la aprobación de los otros 27 estados de la UE. Es inteligente no descartar ninguna opción.

Graeme Demianyk

HuffPost UK