La amenaza que hizo en Guantánamo un talibán que estuvo años preso y ahora ayudó a tomar Kabul

·4  min de lectura

"Te vamos a agarrar afuera" habría sido la amenaza que, en 2005, un afgano recluido en la base militar estadounidense de Guantánamo le hizo a uno de los guardias de la ominosa prisión, donde el gobierno de Estados Unidos ha recluido a individuos relacionados con actividades terroristas.

El detenido, de nombre Gholam Ruhani, fue capturado en Afganistán en diciembre de 2001, al comienzo de la invasión que Estados Unidos emprendió en ese país, y recluido en Guantánamo entre enero de 2002 y diciembre 2007 por tener vínculos con los talibanes.

Gholam Ruhani (derecha, sentado, con la mano alzada)  junto con líderes y milicianos talibanes hablaron el pasado 16 de agosto de 2021 con la televisora Al Jazeera en el palacio presidencial de Kabul, tras su vertiginosa toma del poder en ese país. Ruhani estuvo años atrás preso en la base militar estadounidense de Guantánamo. (AFP / Al Jazeera)
Gholam Ruhani (derecha, sentado, con la mano alzada) junto con líderes y milicianos talibanes hablaron el pasado 16 de agosto de 2021 con la televisora Al Jazeera en el palacio presidencial de Kabul, tras su vertiginosa toma del poder en ese país. Ruhani estuvo años atrás preso en la base militar estadounidense de Guantánamo. (AFP / Al Jazeera)

En esos años, en reacción a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, las fuerzas estadounidenses y sus aliados invadieron y ocuparon buena parte del país, redujeron de modo importante a los talibanes, que habían albergado a Osama Bin Laden y a Al Qaeda, y apoyaron un régimen pro occidental en Afganistán.

Hoy todo ello es pasado, los militares estadounidenses se han retirado en su gran mayoría y los talibanes han tomado el control de la capital afgana, Kabul, en una ofensiva vertiginosa que sorprendió a los estadounidenses, que no estaban preparados para ello y han tenido que reaccionar de emergencia para evacuar a sus conciudadanos y aliados en medio del caos.

Hoy, Ruhani se encuentra en un lugar y una posición muy distintas.

Según el relato de Business Insider, aparece en una foto de jefes y milicianos talibanes en torno a una mesa en el palacio presidencial de Kabul. La presencia de esos talibanes allí es un signo de su victoria sobre el régimen pro occidental de Afganistán (cuyo presidente huyó al extranjero) y en específico la de Ruhani es un ejemplo del completo giro que ha sucedido en ese país: el antiguo reo en la controversial prisión de Guantánamo es hoy uno de los que campean victoriosos en el palacio presidencial de Kabul.

Según documentos del gobierno de Estados Unidos publicados por The New York Times, Ruhani fue capturado en diciembre de 2001 por ser, de acuerdo con la acusación, un miembro del talibán que trabajaba para una unidad de inteligencia de ese grupo. El cuñado de Ruhani, se indica, era uno de los jefes de esa unidad.

Con todo, Ruhani durante su encierro minimizó su rol, dijo que no hacía tareas de inteligencia, que solo era una suerte de jardinero y trabajador de limpieza, que tenía miedo de la guerra, que solo trabajaba para los talibanes en Kabul de modo parcial y que la mayor parte del tiempo residía en su pueblo, laborando en la tienda de su padre. Dijo que si se unió al talibán fue porque entonces era imposible evitar la conscripción pero que después de los ataques del 11 de septiembre se separó de ese movimiento y que cuando acudió a la reunión donde fue capturado iba solo en calidad de intérprete.

Prisoneros en la base militar estadounidense en Guantánamo, Cuba. (Departamento de Defensa de EEUU / AP)
Prisoneros en la base militar estadounidense en Guantánamo, Cuba. (Departamento de Defensa de EEUU / AP)

Las autoridades estadounidenses consideraron que Ruhani representaba una “amenaza media” a Estados Unidos, por tener familiares en las milicias talibanes, y que durante su reclusión en Guantánamo su conducta fue mayormente de acuerdo con las reglas y “sin hostilidad hacia los guardias y el personal”.

Con todo, en esos documentos se registra la amenaza, que podría traducirse como "Te vamos a agarrar afuera" ("We will get you on the outside"), que Ruhani le hizo a un guardia en abril de 2005.

En todo caso, el Pentágono lo liberó de Guantánamo y lo repatrió a Afganistán en diciembre de 2007. En su momento él dijo que solo quería volver a su país para atender a su padre enfermo. Según Business Insider, al llegar a Afganistán Ruhani cortó la comunicación con quien era su abogado en Guantánamo y, años después, reapareció entre los milicianos talibanes victoriosos en el palacio presidencial de Kabul.

El hecho de que Ruhani dio un discurso en el momento en que se mostraron a la prensa en el palacio presidencial recién conquistado sugiere que él tendría ahora un rol de importancia entre los talibanes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.