Repudio mundial a Robert F. Kennedy Jr. por comparar los mandatos de vacunación con el horror del Holocausto

·7  min de lectura

En un equívoco afán de mostrar los mandatos de vacunación contra el covid-19 y las restricciones que autoridades y empresas han establecido para mitigar la pandemia como presiones infames y hasta criminales contra quienes optan por no vacunarse, personajes del entorno antivacunas han aludido de manera vergonzosa y ofensiva a la tragedia del holocausto y a las atrocidades perpetradas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Robert F. Kennedy Jr. equiparó falsamente lo que padeció Anne Frank y los judíos a manos de los nazis con lo que enfrentan en EEUU las personas que rechazan la vacunación en plena pandemia de covid-19. (Reuters)
Robert F. Kennedy Jr. equiparó falsamente lo que padeció Anne Frank y los judíos a manos de los nazis con lo que enfrentan en EEUU las personas que rechazan la vacunación en plena pandemia de covid-19. (Reuters)

Un ejemplo notorio de ello, y que ha sido objeto de enorme crítica, es Robert F. Kennedy Jr., hijo de Robert Kennedy, hermano del expresidente John F Kennedy, y quien fue senador y candidato presidencial en la década de 1960. Kennedy Jr. dijo el pasado domingo en un mítin antivacunas en Washington DC que "incluso en la Alemania de Hitler uno podía cruzar los Alpes para llegar a Suiza. Uno podía esconderse en un ático como hizo Anne Frank".

Según reportó NBC News, al pretender hacer equivalencias o paralelismos entre el genocidio y los crímenes de guerra de los nazis y los mandatos de vacunación contra el covid-19 de hoy, Kennedy Jr. desató una amplia condena, a la que incluso se sumaron su esposa y su hermana.

La adolescente judía Anne Frank (1929-1945) se escondió durante dos años en un ático en Amsterdam para tratar de salvarse de la opresión de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Fue descubierta y enviada a un campo de concentración donde fue asesinada, como sucedió a millones de judíos y otras víctimas del nazismo. (Photo 12/Universal Images Group via Getty Images)
La adolescente judía Anne Frank (1929-1945) se escondió durante dos años en un ático en Amsterdam para tratar de salvarse de la opresión de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Fue descubierta y enviada a un campo de concentración donde fue asesinada, como sucedió a millones de judíos y otras víctimas del nazismo. (Photo 12/Universal Images Group via Getty Images)

Cheryl Hines, esposa de Kennedy Jr., dijo en un tuit que "la referencia que mi esposo hizo a Anne Frank durante un mitin [antivacunas] fue reprensible e insensible. Las atrocidades que millones padecieron durante el Holocausto nunca deben ser comparadas con alguien o con algo. Sus opiniones no reflejan las mías".

Su hermana, Kerry Kennedy, también lo criticó en Twitter. Ella dijo que "las mentiras y la propagación de miedo de Bobby fueron repugnantes y destructivas. Yo lo condeno fuertemente a él por su retórica de odio. Él no representa la visión de @RFKHumanRights [la organización que impulsa la visión de derechos humanos de Robert Kennedy padre] o de nuestra familia".

En el citado mitin, reportó The Hill, Kennedy Jr. dijo, al comparar los mandatos de vacunación con el totalitarismo, que "ha sido la ambición de cada estado totalitario desde el comienzo de la humanidad el controlar cada aspecto del comportamiento, la conducta y el pensamiento y de obliterar el disentimiento".

Pero comparar el mandato de vacunación contra el covid-19 con el genocidio perpetrado por los nazis es una falacia que, además, es ofensiva y engendra odio, división y desinformación.

Las acciones de los nazis fueron un crimen masivo que acabó con la vida de millones, mientras que los mandatos de vacunación son medidas para proteger la salud pública y la vida de la población, incluida la de los antivacunas.

Además, suponer que la opresión y el terror que sufrieron los judíos al ser perseguidos y asesinados por el nazismo es equiparable o comparable a la situación de los antivacunas de hoy en EEUU es un error histórico y una actitud de honda insensibilidad y de minimización hacia las víctimas del Holocausto.

Suponer que una persona antivacunas sufre hoy lo mismo o más que lo que sufrió Anne Frank -quien debió esconderse en un ático por dos años y fue luego descubierta y enviada a un campo de concentración donde fue asesinada- es un absurdo cruel y ofensivo.

Desafortunadamente, muchos en el entorno de la derecha radical y del movimiento antivacunas recurren continuamente a esa clase de equiparaciones falaces y vergonzosas.

Las palabras de Kennedy Jr. fueron repudiadas firmemente a escala internacional.

El presidente de la Liga Antidifamación, Jonathan Greenblatt, dijo en un tuit que "invocar la memoria de Anne Frank y del asesinato masivo de judíos por los nazis como comparación al trabajo del gobierno de Estados Unidos para asegurar la salud de sus ciudadanos es profundamente inexacto, profundamente ofensivo y profundamente problemático. Esto debe parar".

El Museo de Auschwitz, ubicado en lo que fue uno de los infames campos de exterminio de los nazis, también respondió en Twitter a lo dicho por Kennedy, y por extensión a quienes comparan los horrores que allí sucedieron con los mandatos de vacunación y las restricciones para frenar el covid-19, señalando que "explotar la tragedia de la gente que sufrió, fue humillada, torturada y asesinada por el régimen totalitario de la Alemania nazi -incluidos niños como Anne Frank- en un debate sobre vacunas y limitaciones durante una pandemia global es un triste síntoma de descomposición moral e intelectual".

Y el Museo del Holocausto de Estados Unidos tuiteo que "hacer comparaciones imprudentes con el Holocausto, el asesinato de seis millones de judíos, en apoyo de una agenda política es indignante y profundamente ofensivo. Aquellos que imprudentemente invocan a Anne Frank, la insignia de estrella [la estrella amarilla que los nazis obligaron a portar a los judíos] y los juicios de Nuremberg explotan la historia y las consecuencias del odio".

Tal fue el repudio que sus palabras generaron que Kennedy Jr. decidió disculparse públicamente. "Pido disculpas por mi referencia a Anne Frank, especialmente a las familias que sufrieron los horrores del Holocausto. Mi intención fue usar ejemplos de pasado barbarismo para mostrar los peligros de las nuevas tecnologías de control. Por el dolor que hayan causado mis dichos, yo lo siento honda y verdaderamente", dijo Kennedy Jr. en un tuit.

Con todo, en su tuit de disculpas Kennedy Jr. reincidió en una punzante y falsa premisa: él sigue aludiendo a que las vacunas son barbarismo y afán de control, cuando son en realidad herramientas clave de salud pública que han salvado y salvan millones y millones de vidas.

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: ¿Qué enseñanzas deja el covid-19 en América a dos años del primer contagio detectado?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.