La vergüenza del México moderno

Tres mujeres indígenas fueron encarceladas por tres años por un delito que al final no sólo se comprobó que era imposible que cometieran, sino que todo fue fabricado para hundirlas en prisión, mientras otros casos de corrupción de los políticos siguen impunes.