La verdadera historia del perro de la foto más triste de Galicia

La de Jacki se ha convertido en la imagen de la tragedia de los incendios de Galicia. Si bien aquella del ciervo en medio de las llamas que circuló en redes sociales no se correspondía con el desastre vivido en la comunidad gallega, la de este perro con un animal carbonizado en la boca sí que fue tomada allí. Una fotografía que se convirtió en viral y que, como ha contado El País, tiene una emotiva historia detrás. Aunque no todo lo que se ha dicho sea cierto.

La imagen de Jacki con el cuerpo de un animal carbonizado en la boca se ha convertido en la fotografía más triste de los incendios en Galicia. (Foto: Salvador Sas / Agencia EFE)

Tomada por el fotoperiodista Salvador Sas y distribuida por la Agencia EFE como ‘foto del día’, la tristeza que transmitía la instantánea hizo que fuese publicada en distintos medios. Su propagación en redes fue tal que pronto se comenzó a contar su historia añadiendo detalles aquí y allá. Se dijo que era una perra y que el cuerpo carbonizado que portaba en su boca –que puede apreciarse que es de un animal– era uno de sus cachorros.

Sin embargo, como desvela El País, Jacki no es una perra, si no un perro. Lo de sí es cierto es que los restos que llevan son de un animal. Si es una cría suya o no, todo es posible. Un vecino de Coruxo, localidad de donde es originario el ahora famoso can, asegura que podría ser ya que tenía una camada con una perra en la zona.

Los vecinos consultados por Silvia R. Pontevedra, la periodista que firma la historia sobre la imagen y su protagonista, no quieren dar sus nombres, pero relatan la valentía y el trabajo realizado por Jacki durante dos largos días. Iba y venía llevando cadáveres de animales muertos durante los incendios.
El lugar donde los enterraba era cerca de la iglesia. Un punto que aclaran que más que tener que ver con lo simbólico o divino del terreno se debe a que Fragoselo, la zona del barrio de Coruxo donde viven, era de los pocos que había sobrevivido a las llamas.

Jacki se pasó dos días trayendo y enterrando animales. Y fue en uno de esos viajes en los que Salvador Sas captó la triste imagen, el 17 de octubre. Sin embargo, no fue en Coruxo (Vigo), si no en el vecino término municipal de Nigrán (Pontevedra. Allí, el fotoperiodista esperaba junto a otros compañeros de la prensa y medios la llega de Pedro Sánchez, que había anunciado su visita la considerada zona cero del fuego en la comarca, Chandebrito.