La tragedia de Lolita Cortés: la estrella del teatro no puede ganarse la vida

Miguel Cane
·5  min de lectura
Lolita Cortés, en 'La Academia' (Getty Images)
Lolita Cortés, en 'La Academia' (Getty Images)

Lolita Cortés es más que popular y recordada como la más feroz juez de numerosas emisiones anuales de 'La Academia' en TV Azteca —y algunos otros realities, como 'Bailando por un sueño' y 'Mira quién baila'— así como por los cada vez más estrafalarios atuendos que usaba en el show de canto, en el que tuvo momentazos como aquel en el que hizo llorar a la exFlans Ilse Olivo (Lolita se disculpó y luego se defendió diciendo que era parte de la producción y que era actuado, aunque Ilse lo negó diciendo que sí había herido sus sentimientos y que "Yo no soy tan buena actriz para llorar así como así").

O cuando trató, en vano, que se eliminara a la alumna Jolette, alegando —con toda la razón del mundo, y muy justificadamente— que ésta era una inepta con mala actitud —lo cual es completamente cierto: Jolette carece de talento musical, pero resultó una genio para mantenerse en el candelero explotando precisamente eso—, y que esto resultara en un diluvio de votos por parte del público.

Pero Lola es mucho más que todas esas anécdotas tan pintorescas, bajo las cuales subyace siempre su esfuerzo de separar los auténticos talentos de la maleza. Ella en sí misma es un talento incandescente, una fuerza de la naturaleza y una leyenda viva del mundo del teatro en México, a quien el impacto de la pandemia por COVID-19 le ha dado el golpe más duro en sus 40 años de carrera artística, al no poder trabajar en lo que ama, desde hace un año, viéndose obligada a considerar medidas extremas para sobrevivir.

Lolita, o bien, Dolores Vanessa Cortés, es hija de la cantante Lola Jiménez (por lo que es sobrina nieta del inolvidable José Alfredo) y del actor de origen chileno Ricardo Cortés. Tiene una hermana menor, Laura, que también es actriz y cantante (hace unos años obtuvo reconocimientos por su impresionante interpretación de la madre del personaje titular en el musical 'Carrie', basado en la novela de Stephen King, que en Broadway fue un estrepitoso fracaso, pero en México se convirtió en un éxito que duró meses en cartelera, algo inusitado para una obra de este corte). Cuando tenía 9 años, sus padres se separaron y Ricardo se fue a vivir con la formidable actriz Alma Muriel. Esto tendría un efecto insólito y perdurable en la vida de la pequeña.

Aunque ya estaba familiarizada con la esfera del espectáculo —su madre formaba parte del dueto Lena y Lola y Ricardo era un actor galán con mucha demanda en fotonovelas, telenovelas y comedias teatrales—, fue la influencia de Alma, su semi-madrastra (porque en realidad aunque convivió varios años con Cortés y procrearon una hija, Lisa, nunca se casaron), la que vino a darle un giro a su vida —y en más de un ángulo, pero de eso hablaremos un poco más adelante—.

Fue Alma quien la instó y acompañó a la primera audición para la obra musical 'Anita la huerfanita', que había triunfado en Broadway en 1977 y que se iba a estrenar por todo lo alto en México. Alma le dijo que esa era una buena oportunidad para desplegar el talento que ya había comenzado a mostrar y que no tuviera miedo de no ser aceptada; que la carrera de la actuación estaba cimentada en rechazos, pero que confiara en su propia voz. ¿El resultado? Lolita, con una peluca de rizos rojos, fue Anita por una temporada que duró casi dos años. Había nacido una estrella.

Posteriormente, Lolita tuvo largas temporadas con el musical mexicano 'Canto verde', al lado de su papá, y en 1984, con 14 años cumplidos, fue invitada por Julissa, con quien ya había trabajado en la primera puesta de 'José el soñador' a integrarse al elenco de 'Vaselina' con Timbiriche. Lo hizo tan bien —no solo tenía un personaje, sino que además era la suplente designada de todos los personajes femeninos— que permaneció en temporada, incluso después de que Timbiriche dejó la obra (a la que volvió en 1996). A esto seguiría un largo camino de éxitos en los escenarios: '¡Qué plantón!', 'El fantasma de la opera', 'La bella y la bestia' —en su primera versión en español—, 'Jesucristo superestrella', 'Peter Pan' (que se ha vuelto sinónimo con ella), 'Los monólogos de la vagina', 'Dulce Caridad', 'Mentiras y '12 princesas en pugna', amén de numerosas reposiciones de todas esas obras. También participó en unitarios como 'Papá Soltero' y en la telenovela 'El extraño retorno de Diana Salazar'.

Sin embargo, desde 2020, la actriz y también empresaria (en 2015 fundó 'Teatro en corto', un conjunto de salas para montar obras en miniatura) se ha llevado un tremendo golpe. La pandemia de COVID-19 ha mantenido los teatros cerrados, las giras suspendidas y los cabarets han desaparecido.

El que ahora se hable de reabrirlos con un 30% de capacidad es una ofensa: esa cifra no alcanza para mantener a las familias que viven del arte. Como si el teatro o el cine no fueran una primera necesidad también, han sido muy castigados por las medidas protocolarias de protección y esto ha resultado que Lolita —que es madre de dos hijos adultos, nacidos de su primer matrimonio con Sergio Romo, el primogénito de Alma Muriel, al que conoció de niña, cuando sus padres fueron pareja— haya considerado incluso buscar trabajo como afanadora para salir adelante.

Lolita como juez en La Academia (Getty Images)
Lolita como juez en La Academia (Getty Images)

Es una tragedia que alguien con una trayectoria tan impecable, con un talento como soprano tan impresionante y con ese amor por el arte, se vea reducida a estas circunstancias, ante la indiferencia de las autoridades locales y federales y también de productores de televisión que parecen haber olvidado que Lolita es versátil y sería un gran complemento para cualquier telenovela, película o programa unitario. Desde aquí, va nuestra admiración sin tasa, y el deseo de que este momento tenebroso se disipe pronto, para que Lola pueda, como lo amerita, volver a deslumbrar en los escenarios, como lo que es: una auténtica leyenda viva.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Muere Isela Vega, la valiente actriz mexicana que desafió la censura, el machismo y nunca le tuvo miedo a la vejez

¿Dónde estaba Paty Manterola? La actriz se juega su última carta con el show Mira Quién Baila

Tongolele, la legendaria estrella que aún con Alzheimer sigue bailando todos los días

EN VIDEO: Arcángel se disculpa con Anitta y con las mujeres 'serias y respetables' por sus comentarios sexistas