La respuesta de José Antonio Meade que provocó chistes y burlas en internet

Foto: Cuartoscuro

José Antonio Meade Kuribreña es ya el precandidato oficial del PRI para competir por la presidencia de México. No es el candidato aún porque los tiempos oficiales aún no lo permiten, pero sólo es cuestión de un trámite. En la realidad, será él quien aparezca en la boleta y es por eso que la ‘Meademanía’ parace apoderarse de los medios.

Una semana después de anunciar su renuncia a la Secretaría de Hacienda y su intención de ser el sucesor de Enrique Peña Nieto, José Antonio Meade parece ser el ajonjolí de todos los moles. Cuando no está comiendo con algún secretario de Estado, pide a las bases del PRI que “lo hagan suyo” (recordar que no está afiliado al PRI) o está en alguna estación de radio, TV o redacción de perioódico dando una entrevista.

Si bien no es de extrañar que su intención es justo estar en boca de todos, la entrevista otorgada a el diario El País y publicada el fin de semana provocó una oleda de bromas a propósito de su respuesta sobre si investigará casos de corrupción del gobierno de su exjefe, es decir, de Peña Nieto. La cosa fue así:

P. La corrupción es uno de los temas que más han dañado la imagen del país. López Obrador ha prometido que perseguirá a quienes estén involucrados en casos de corrupción…

R. No, lo que ha dicho Andrés Manuel es que [la corrupción] se va a corregir porque: “Yo soy yo”. Yo creo que lo que hay que hacer ver es dónde se falla, dónde hay opacidad para llevar transparencia y dónde falta de control para implementarlo. Con ese diagnóstico podremos cambiar las reglas del juego y asegurarnos que somos un Gobierno donde no hay un peso al margen de la ley. Eso va más allá de la voluntad de un hombre.

P. Pero, para que quede claro: ¿Usted está dispuesto a investigar casos de corrupción de esta Administración, involucre a quien involucre?

R. Es que me parece que caemos de nuevo en el planteamiento personal. Tenemos que movernos en un esquema en el que la pregunta no sea válida. Un esquema que funcione para todos, en donde el acceso a la justicia y a la rendición de cuentas sea igual para cualquier funcionario. Vamos a funcionar bien cuando la pregunta deje de tener mérito. Cuando alguien piensa: “El problema depende de” es que no entiende el problema de fondo.

Fue esa parte del “movernos en un esquema en el que la pregunta no sea válida” la que causó una tendencia de situaciones comparativas ( y por supuesto bastante absurdas) por parte de muchos de los usuarios de Twitter, como una forma de ironizar ese capoteo del responder sin ser concreto pero tampoco diciendo ni que sí, ni que no, sino todo lo contrario, como suele suceder con este tipo de cosas y con este tipo de personajes, es decir, los políticos de México. Aunque si se mira bien, su respuesta es universal, porque sirve para todo.