La relación de la guerra comercial de Trump con la destrucción de la selva amazónica

Mientras la soja estadounidense espera almacenada en silos, los agricultores brasileños presionan para abrir nuevas vías con el fin de satisfacer los mercados chinos.

Mientras la soja estadounidense espera almacenada en silos repartidos por toda la región agrícola central de Estados Unidos, agricultores y empresas brasileñas se apresuran en desbandada a satisfacer la voracidad del mercado chino. El impulso para abrir nuevas vías en medio de la guerra comercial del presidente Donald Trump contra China está ejerciendo una mayor presión sobre la selva amazónica y es probable que esté relacionado con los devastadores incendios que afectan a la región. Así lo aseguran algunos expertos.

“Existe la preocupación de que la presión del mercado vinculada a las perturbaciones en el comercio mundial hayan contribuido a los incendios en la Amazonia”, eso dijo a HuffPost por email Paul Murphy-Spooner, portavoz de la Asociación Estadounidense de la Soja.

Brasil es el mayor competidor de Estados Unidos en lo referido a la soja y ha incrementado su producción ahora que China ha suspendido sus compras de granos estadounidenses en represalia por los aranceles de Trump sobre las importaciones chinas. Los envíos de soja desde Brasil aumentaron un 27 % de 2017 a 2018. Las importaciones chinas desde Brasil en un año, según datos del mes de abril, ascendieron a 71 millones de toneladas, casi tanto como China importó del mundo entero en 2014, según informó Bloomberg.

En medio de las crecientes demandas de productos agrícolas desde china, el presidente ultraderechista, Jair Bolsonaro, se ha comprometido a abrir hasta cinco millones de kilómetros cuadrados de selva amazónica –incluido territorio de zonas donde viven comunidades indígenas protegidas– para destinarlas a explotaciones agrícolas y mineras. Se ha llegado a referir a sí mismo como el “capitán motosierra”. Muchos sospechan que detrás de los incendios en la región, que ardieron en general fuera de control durante semanas, hay una estrategia para acelerar ese proyecto político. El Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía ha concluido que el reciente aumento del número de fuegos en la Amazonía está directamente relacionado con una deforestación deliberada, informaba la BBC.

“Los ciudadanos de todo el mundo deberían estar preocupados por el medioambiente global y el impacto sobre la salud de los devastadores incendios en Brasil, que posiblemente fueron iniciados con el fin de despejar las tierras para los cultivos y el ganado”, eso dijo Jim Sutter, director ejecutivo del grupo industrial Consejo Estadounidense de Exportaciones de Soja. “Mientras tanto, los granos estadounidenses siguen sin venderse”.

No es solo que los agricultores estadounidenses tengan granos de soja sin vender, sino que los cultivos están sometidos a normativas ambientales mucho más estrictas que en Brasil, explicó Sutter a HuffPost.

“Es un desperdicio”, aseveró Gary Wertish, presidente del Sindicato de Agricultores de Minnesota, al HuffPost. “Tenemos un montón de soja por vender, mientras te preocupa que se vaya a poner más tierra a producir en Brasil para satisfacer la demanda del mercado. Y la selva tropical es muy importante para el mundo”.

Las consecuencias son devastadoras no solo para Brasil sino también para el mundo entero. La cuenca del Amazonas –la mayor selva tropical del mundo, que alberga tres millones de especies de plantas y animales– es fundamental para regular el calentamiento global. Sus bosques absorben una gran cantidad de las emisiones de carbono cada año.

El G-7 acordó en su cumbre celebrada en Francia la semana pasada que destinaría 22 millones de dólares para apoyar a Brasil con la extinción de los incendios, ayuda que es probable que Bolsonaro rechace.

Trump se saltó la reunión del G-7 sobre el cambio climático el lunes. El presidente alegó que tenía otras reuniones con los líderes de Alemania e India. Pero tanto la canciller Angela Merkel como el primer ministro de la India Narendra Modi estaban en la reunión por el cambio climático.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Fácilmente desmentible ya que tanto Merkel como Modi estaban en la sesión por el clima. ¿O la Casa Blanca está diciendo que Trump tuvo “reuniones bilaterales” con funcionarios de bajo nivel?

Más tarde, Trump afirmó que sabe “más que la mayoría de gente sobre el medioambiente”. Y señaló lo siguiente: “Soy un defensor del medioambiente. Mucha gente no entiende eso”.

Mary Papenfuss

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.