La reina Letizia pastoreando a las señoras mientras ellos sacan sus misiles.

·2  min de lectura

¿Qué les vamos a contar a nuestros hijos e hijas? ¿Otra vez lo mismo?

Ya saben, las chicas con ramito y sonrisa, los chicos decidiendo sobre las armas, el dinero y la guerra. Las chicas cambiándose de vestuario en cada visita y los chicos en traje oscuro y corbata -casi siempre- azul. Ellas paseando, ellos enfangados en decisiones políticas. Ellas, el colorín, ellos el timón de mando. Ellas, caminando en grupitos tras la reina de España y haciendo catas de aceite, siempre sonrientes. Ellos, subidos a misiles en forma de genital masculino, con la cara contraída por el peso de la decisión.

27 hombres, 4 mujeres.
27 hombres, 4 mujeres.

Ahí tienen, los primeros misiles del mundo, admitiendo a cuatro mujeres en el grupo, la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas, la primera ministra de Islandia, Katrin Jakobsdottir, y la presidenta eslovaca, Zuzana Caputova.

27 hombres. 4 mujeres.

Y sus parejas, catando aceite, viendo cómo se elaboran piezas de cristal artesano, o asistiendo a un ensayo operístico. De verdad, ¿hace falta esta cumbre de ovarios paralela? ¿Nadie se da cuenta del horror de ejemplo que están dando? Unos, y otras.

¿Cuántas de ellas estarán hasta los ovarios de dar esta imagen?

¡Ah, pero hay un hombre! Segovia. (Casa Real)
¡Ah, pero hay un hombre! Segovia. (Casa Real)

¡Ah!, pero hay un hombre paseando con ellas. El colega gay, que no puede faltar en tiempos modernos. Ahí tiene, sonriendo también, al marido del primer ministro de Luxemburgo. Gauthier Destenay no se pierde una desde hace años. No sabemos si le encanta, pero, al contrario que los pocos esposos de las pocas lideresas en las cumbres de misiles, Destenay se ha vuelto a colar en la fotografía de parejas de los líderes. Su presencia hace destacar más las ausencias de los que no fueron, los hombres de las mujeres poderosas —las primeras ministras de —. Pero, claro, ellos no van a esas cosas femeninas. Se lo dejan al colega gay.