La razón por la que no volverás a dormirte durante el despegue o el aterrizaje del avión

Dormirte en el avión durante el despegue y el aterrizaje podría dañar tus oídos, incluso de forma permanente, y no es broma.

Dormirte durante el despegue o el aterrizaje de un avión podría dañar tus oídos. Foto: nicoletaionescu / Getty Images.

Durante un viaje en avión ocurren varios cambios en la presión atmosférica que nos rodean, pero estos son especialmente rápidos durante el despegue y el aterrizaje. Uno de los síntomas más evidente de esto es que se nos tapan los oídos.

Como describe el portal Medlineplus, el cambio de presión del ambiente ocurre más rápido que a nivel interno del oído, creando una especie de vacío de los canales internos que los bloquea o tapa. La forma más fácil de aliviarlo es abriendo un poco la boca, bostezando, sonándote la nariz, bebiendo agua, masticando o tragando.

El problema de dormirte durante el despegue y el aterrizaje es que no eres consciente de este cambio, y no realizas las acciones necesarias para equilibrar la presión, y de acuerdo con una investigación publicada por la Universidad de Harvard esto podría causar daño permanente.

Llaman barotraumatismo, o barotrauma, al daño a los tejidos a causa de una diferencia de presión. Suele ser una condición menor que todos podemos experimentar y que en la mayoría de los casos presenta molestias y hasta pérdida de oído pasajera.

Pero, en casos severos en el oído, se puede generar un bloqueo que de pie a infecciones, acumulación de líquido detrás del tímpano y hasta fístulas que pueden provocar sangrado de nariz y oído.

Tus oídos están hechos para autolimpiarse. Foto: JGI/Jamie Grill / Getty Images.
¿Sabes cuidar de tus oídos?

Además de ir al médico para hacerte revisiones periódicas y

  • El volumen. Escuchar música muy alta (entre 105 y 110 decibeles) dañaría tus oídos en apenas 30 minutos. Pero sonidos fuertes, a 85 decibeles, como el sonido de una secadora de cabello, son suficientes para causarte problemas, por lo que lo mejor es bajar el volumen y evitar estos ruidos durante largos periodos de tiempo, como destaca el portal WebMD.
  • Los oídos no necesitan que los limpies, en la mayoría de los casos. Un poco de cera en los oídos es normal e importante para que estén saludables, por lo que limpiarla toda sería un error. Además, los oídos son órganos que se limpian solos. En algunos casos, se puede acumular exceso de cera, para lo cual puedes recurrir a tu médico para conocer la mejor forma de eliminarla.
  • Di no a los cotonetes. Limpiarte los oídos con ellos no es nada recomendable, porque solo aumentarías el riesgo de dañar tu tímpano, como destaca el portal Ear Q. Si tienes exceso de cera, acude a tu médico para conocer la mejor forma de solucionarlo.
  • Mantenlos secos, ya que el exceso de humedad es el espacio favorito para el desarrollo de bacterias que causan infecciones. Así que sécalos bien con la toalla después del baño o utiliza tapones de oídos para nadar.
  • Haz ejercicio cardiovascular, ya que el bombeo sanguíneo que produce también ayudaría a los oídos, manteniéndolos más sanos.
  • Ojo con el estrés, ya que aunado a la ansiedad pueden provocar tinnitus, o zumbido de oídos, que puede ser pasajera, pero en ocasiones es permanente y muy molesta.

¿Qué más crees que es importante para mantener la salud de los oídos?

@travesabarros

También te puede interesar:
Este 2019, consiente al viajero de la familia con estos regalos
Agua de coco, ¿es tan buena como la pintan?