La promesa incumplida de Melania Trump y su nueva misión como primera dama

POR JESUS GARCIA-. Los programas que apoyará activamente la primera dama Melania Trump están poco claros, ya que por un lado sigue sin cumplir su promesa de luchar contra el “ciberbullying” pero parece haberse sumado a la lucha contra la adicción a los apiáceos y, por otro, se le cuestiona su silencio sobre el plan migratorio del presidente Donald Trump.

(AP Photo/Tony Dejak)

Sus portavoces argumentaban que la exmodelo estaba en su transición para mudarse a la Casa Blanca. Sin embargo, ya lleva un mes allí. ¿Qué sigue ahora para ella?

Vayamos por partes, su promesa incumplida, hecha durante un discurso cuando su esposo aún estaba en campaña.

“Es terrible cuando (el acoso) pasa en el patio de una escuela, y es completamente inaceptable cuando lo hace alguien sin nombre, que se esconde en Internet”, expresó la exmodelo en noviembre de 2016, previo a la elección presidencial.

Agregó que era necesario buscar “formas mejores de honrar y apoyar la bondad básica de nuestros niños, sobre todo en las redes sociales”, y afirmó que combatiría los insultos y las palabras mezquinas, pero no dijo en ese momento cómo ni cuándo.

(Photo by Alex Wong/Getty Images)

Tras el triunfo del republicano, el Cyberbullying Research Center, publicó un artículo en su página web destacando la importancia de que las agresiones en redes sociales y otros espacios en Internet fueran combatidos con una campaña liderada desde la Casa Blanca, pero eso no ha ocurrido hasta ahora, tras seis meses del nuevo gobierno.

“Con la primera dama-electa Melania Trump mencionando que el ciberacoso sería el mayor problema social que le gustaría priorizar, todos en mi línea de trabajo hablan acerca de lo que eso podría significar”, escribió Sameer Hinduja, co-director de la asociación.

Al destacar los avances de la lucha contra este problema en Internet, sobre todo en los últimos ocho años con la administración de Barack Obama, Hinduja expresó la “emoción” entre sus colaboradores por el apoyo que recibirían en esta lucha de parte de la nueva primera dama… pero nada ha ocurrido.

Melania Trump no ha dado a conocer un proyecto específico ni tampoco el tipo de agenda que apoyará durante la administración de su esposo, aunque ha visitado hospitales infantiles en sus viajes al extranjero, como el Bambino Gesu, en Bélgica, dejando entrever sus intereses.

Melania Trump durante su visita a uno de los hospitales pediátricos más grandes de Francia en julio. (AP Photo/Kamil Zihnioglu)

El primer viaje al extranjero que realizará en solitario será a Toronto, Canadá, para acompañar a la delegación de Estados Unidos a los “Juegos Invictus”, donde participan exsoldados heridos.

Se esperaba que ahora que vive en la residencia oficial, Melania diera a conocer su estrategia, aunque especialistas en primeras damas consideran lejana esa posibilidad, y la ven “más cómoda” fuera del país, como lo indicó Kate Andersen Brower, autora de “First Women”, en una entrevista para The Washington Post.

¿Un nuevo plan?

El martes, el presidente Trump presentó su estrategia contra las adicciones a opiáceos, enfocada a tres frentes: operativos contra productores, atención a quienes ya son adictos y una campaña que pide solamente “decir no”.

En el evento estuvo la primera dama, quien no dijo una sola palabra sobre la estrategia ni si participaría, debido en gran medida a que el foco lo ocupó el ultimátum que el presidente le envió a Corea del Norte.

Sin embargo, dos señales apuntan a que Melania Trump podría convertir esta campaña en su prioridad.

“El abuso de opiáceos está escalando en la crisis de salud, afectando a incontables familias en el país… La salud de los niños es prioridad de la primera dama, y esta epidemia los afecta en muchas formas, por lo cual ella pidió participar en el evento”, indicó la Casa Blanca al revelar su postra oficial.

Poco después, en la cuenta de Twitter de @FLOTUS se colocó una imagen con el mensaje: “Alto a la adicción a las drogas. Los opiáceos están destruyendo a nuestros jóvenes”.

No hay más información sobre su participación formal en la campaña, como en su momento lo hizo Nancy Reagan, cuando lanzó un mensaje por televisión pidiendo “decir no a las drogas”, como parte del plan integral del expresidente Ronald Reagan contra el narcotráfico, que en aquel entonces se enfrentaba a los cárteles colombianos.

Su silencio sobre inmigración

La primera dama también es criticada por su silencio ante los proyectos migratorios del presidente Trump, a pesar de su condición de inmigrante y de que su estatus fue cuestionado durante la campaña presidencial.

Además, su propio abogado, Michael Wildes, expresó en una entrevista a Salon su descontento ante las políticas migratorias de la actual administración, sobre todo aquella tendencia de criminalizar a los indocumentados.

“El sistema de inmigración está quebrantado”, dijo Wildes, y agregó que no es posible arreglarlo “solo construyendo un muro”.

La mayor crítica hacia Melania fue de la activista Vesna-Jaksic-Lowe, estratega en la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés), quien a través de una editorial para Daily News, cuestionó a la Primera Dama, a pesar de que es originaria de Yusgoslavia, “un país que se rompió que pedazos a principios de 1990, después de una guerra civil”.

“A pesar de su gran pasado una ciudadana naturalizada, proveniente de los Balcanes devastados por la guerra, la primera dama ha optado por permanecer en silencio mientras su marido daña a los inmigrantes y a América”, escribió Jaksic-Lowe.

Entre las acciones que Melania ha tenido en la Casa Blanca están el nombramiento de Timothy Harleth como “White House Chief Usher”, el jefe de los guías, que supervisará a unos 90 empleados de la residencia oficial.