La policía le dijo que no llamara más al 911 y su novio la asesinó 3 horas después

Tras horas de disputas, Allen Dion Cashe vació el cargador de un fusil AK-47 contra su ex novia, Latina Verneta Herring, matándola e hiriendo letalmente a su hijo de 8 años. El padre de la víctima, un hijo de este de 7 años y dos transeúntes también resultaron heridos en el tiroteo ocurrido en las primeras horas del 27 de marzo en Sanford, Florida.

Allen Cashe. Seminole Country Sheriff’s Office/Handout via REUTERS.

Sanford es una ciudad de poco más de 50.000 habitantes en el centro de Florida, tristemente célebre como el escenario donde hace cinco años el joven Trayvon Martin resultó muerto en una disputa con un vigilante, George Zimmerman. Zimmerman fue absuelto en el juicio.

Este parecería otro lamentable caso de violencia doméstica si no fuera por un ingrediente adicional, que apunta a la inacción y posiblemente negligencia policial: la policía había acudido dos veces en la madrugada para intervenir en las peleas de la pareja, y en una ocasión un oficial le espetó a Herring:

-“Solo deja de llamar al 911 y hacer acusaciones de lo que no conoces”.

Así lo revelan grabaciones de las cámaras corporales de los agentes, que pudieron haber impedido una tragedia pero en cambio no hicieron nada para frenar lo que evidentemente era una violenta disputa doméstica.

Alrededor de las 3:30 de la madrugada, Herring llamó a la policía, que acudió a las afueras de una tienda Waca y una gasolinera.

Las grabaciones la muestran a ella y a un hombre identificado como Cashe discutiendo a gritos sobre quién tiene las llaves del auto. “No estoy jugando”, le dice Cashe a Herring en el video. “Luce como si hubieras regresado del club borracha”.

Alrededor de 20 minutos más tarde, la policía fue convocada nuevamente, esta vez a la casa de Herring. En el video, Cashe es esposado y colocado en una patrulla, pero luego es puesto en libertad. Habría sido el hombre quien llamó a las autoridades.

“Ella está haciendo acusaciones falsas”, dice uno de los oficiales. “Es la segunda vez que lo hace”.

Y acto seguido le pide a la mujer que deje de llamar a la línea de emergencias 911 y que “tienen que resolver” la disputa.

Sin embargo, otro policía dice de Cashe: “Tiene miedo de hacerle algo a ella”.

Unas tres horas después, alrededor de las 6:30 de la mañana, el hombre de 31 años abrió fuego contra Herring, quien murió en el acto de siete disparos. Según el informe policía, los disparos que hirieron al padre de la víctima, los menores y los transeúntes habrían sido accidentales.

Cashe dijo a los investigadores que estaba molesto con Herring por llamar a la policía y por “robar las llaves de su auto”.

El jefe de la policía de Sanford, Cecil E. Smith, dijo el día del tiroteo: “La causa de esto fue que el señor Cashe tomó la decisión de disparar y dañar a estos individuos”. La policía no se ha pronunciado tras la divulgación de los videos de las cámaras corporales.