La fiesta con 700 personas en una casa alquilada por Airbnb que la policía tardó horas en dispersar

·3  min de lectura

Keith Schubert

JACKSON, Nueva Jersey-. La policía necesitó casi cinco horas, del domingo por la noche a la madrugada del lunes, para acabar con una fiesta en una casa que reunió a más de 700 asistentes, según un comunicado público del Departamento de Policía de Jackson en Nueva Jersey.

De acuerdo al comunicado, alrededor de las 8:30 PM del domingo, la policía de Jackson respondió a una llamada que informaba de un incidente sospechoso.

Luego de hablar con los residentes del vecindario, la policía dijo que la multitud “creció en exceso, hasta un estimado de 700 personas con más de 100 vehículos aparcados en la zona”, sigue el comunicado.

Los oficiales se pusieron en contacto con el dueño de la casa y este les dijo que había alquilado la residencia en Airbnb y que “estaban celebrando una gran fiesta”. La multitud siguió creciendo y, según la policía, el propietario abandonó la zona, ya que “200 personas más llegaron a la vivienda y la fiesta comenzaba a hacerse cada vez más grande”.

Los rumores sobre la fiesta crecieron en Instagram.

Una botella de bebida espirituosa tirada sobre el césped del vecindario en el que se celebró una gran fiesta en Jackson, Nueva Jersey, el domingo por la noche.
Una botella de bebida espirituosa tirada sobre el césped del vecindario en el que se celebró una gran fiesta en Jackson, Nueva Jersey, el domingo por la noche.

Un volante de Instagram anunciaba el evento como una fiesta por el Día de la Independencia de Liberia, que incluía un concurso de twerking, comida gratis y jugo de la selva. En los videos de Instagram aparece gente dentro de la casa bailando, bebiendo y fumando lo que parece un narguile.

Se emitieron citaciones judiciales para el dueño de la casa, Yaakov Weiss, residente del municipio de Jackson, y para dos organizadoras de la fiesta ‒Patience Guanue, 23 años, y Alicia Hinneh, 22 años, ambas de Newark, Nueva Jersey‒ por infringir la orden ejecutiva del gobernador Phil Murphy que limita la cantidad de personas que se pueden reunir en un solo lugar, siempre de acuerdo al comunicado emitido por el Departamento de Policía de Jackson.

Los organizadores de la fiesta todavía no han respondido a nuestra invitación para que comenten la situación.

El comunicado explica que la multitud seguía creciendo en tamaño y que la policía de Jackson empezó a recibir llamadas en el 911 de parte de otros propietarios de la zona que informaban alborotos e invasión de la propiedad privada.

El comunicado añade que la policía de Jackson recibió ayuda del condado de Ocean y de la policía de las ciudades vecinas, así como de la Policía del Estado de Nueva Jersey, para dispersar a la multitud.

Mientras limpiaban la zona, la policía recibió una llamada del 911 de un vecino que decía que la gente que había abandonado la fiesta había irrumpido en su vivienda y que estaban dañando la propiedad, pero la policía finalmente determinó que se trataba de un familiar de la persona que había llamado, quien había estado en la fiesta original e invitó a algunas personas para que fueran con él a su casa. La policía respondió y despejó la casa.

La fuerza policial trabajó a fondo hasta la 1 AM para despejar las viviendas de invitados, así como para que se retiraran todos los vehículos del vecindario sin que se produjeran más incidentes, explica el comunicado.

Las investigaciones siguen su curso.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

(VIDEO) Bodas y fiestas de 15 años en México se adaptan para "convivir" con pandemia

Este artículo fue publicado originalmente en Yahoo por USA Today