La poca justicia hacia la mexicana Alegna González en caminata, la prueba más sádica de Tokio

·4  min de lectura
SAPPORO, JAPAN - AUGUST 06: Alegna Gonzalez of Team Mexico competes in the Women's 20km Race Walk on day fourteen of the Tokyo 2020 Olympic Games at Sapporo Odori Park on August 06, 2021 in Sapporo, Japan. (Photo by Lintao Zhang/Getty Images)
Alegna González de México en la prueba de caminata 20km de Tokio 2020, llevada a cabo en Sapporo, Japón. (Foto: Lintao Zhang/Getty Images)

Si alguna competencia se lleva la corona de sádica en los Juegos Olímpicos esa es la marcha, la caminata. Y los mexicanos lo saben. Por eso extraña que de todas las pruebas en donde no se ganó una medalla se haya hecho poco ruido con el resultado de Alegna González en los 20 kilómetros, donde obtuvo el quinto lugar.

A estas alturas resulta estéril explicar por qué esto es una hazaña por donde se le vea, aún sin haber llegado al podido, pero sí resultó injusto la poca difusión de lo que hizo Alegna en las calles de Sapporo en un trance deportivo que no todos terminan.

Vayamos por partes. La caminata es uno de esos deportes en donde el resultado se deriva de la apreciación combinada con la medida del tiempo. En teoría solo se basa en lo segundo pero es aquí donde entra su carácter sádico con un grupo de jueces repartidos por todo el circuito urbano, que deciden si la técnica empleada en esos 20 mil metros de recorrido no rompe con lo establecido. Esto es, que siempre haya un pie pegado al suelo para evitar lo que denominan como 'flotación', que las rodillas no se flexionen más de lo permitido y que no corran. Porque por algo se llama caminata.

Parece sencillo, pero esto además de ser una prueba de alta resistencia requiere de extrema concentración. Y del juez. De un condenado juez o jueza. Porque uno como quiera, pero ¿quién controla lo que ellos ven a la distancia?. Peor aún, ¿por qué unos ven una cosa y otros otra? ¿Por qué en casa todos vemos siempre algo distinto a lo que los calificadores ven (más cuando es en contra de un connacional)?

En el ámbito de la apreciación, la batalla entre la subjetividad y el sentimiento es infinita. Pero aquí es mucho más cruel. Para poner un ejemplo: prácticamente todo México vio cómo Alexa Moreno ejecutó un saltó mejor al de la sudcoreana que se quedó con la medalla de bronce y la desplazó al cuarto lugar, en una decisión que dolió, pero que tuvieron que asimilar todas las gimnastas una vez que terminó su turno.

En cambio, en la caminata uno puede hacer un esfuerzo sobrehumano y de repente ver a una persona asomar su cabeza de entre las vallas y en cámara lenta levantar un cartón, muy parecido a una raqueta de ping pong, que indica una amonestación por cuestiones técnicas. Con tres amonestaciones estás fuera y si eso llega al kilómetro 5 da pena, pero ni modo. Tal vez lo mismo a los 10. A partir de ahí el sentimiento suma coraje a la frustración y conforme van avanzando los metros aumenta también el desconsuelo, acercándose poco a poco a la tragedia. 

Imagina ahora lo que pasa por la cabeza de un atleta cuando pasa del kilómetro 19 y le llega la tercera amonestación. De esas historias los mexicanos son coleccionistas. A unos como Bernardo Segura en Sídney 2000 le fueron a mostrar la fatídica tercera advertencia cuando ya daba entrevistas para la TV y era felicitado vía satélite por el presidente de México por ganar la medalla de oro. Obvio que no se la dieron. 

En Tokio 2020 le tocó a la brasileña Erica Sena ser la víctima, al ser advertida por tercera ocasión a escasos 50 metros de la meta, acariciando la medalla de plata en una prueba donde se coronó la italiana Antonella Palmisano con el oro (algo pasa en Italia que ahora tiene a los más rápidos y resistentes en el atletismo); compartiendo el podio con Sandra Arenas de Colombia (plata) y Liu Hong de China (bronce).

(From front to back) Italy's Antonella Palmisano, China's Yang Jiayu, Brazil's Erica Rocha De Sena and Colombia's Sandra Lorena Arenas compete in the women's 20km race walk final during the Tokyo 2020 Olympic Games at the Sapporo Odori Park in Sapporo on August 6, 2021. / AFP / Charly TRIBALLEAU
(De adelante hacia atrás) Antonella Palmisano, de Italia, (oro) Yang Jiayu, de China (terminó en la posición 12), Erica Rocha De Sena, de Brasil (descalificada) y Sandra Arenas, de Colombia (plata) en el Sapporo Odori Park en los 20 km de marcha de Yokio 2020. Sapporo | AFP / Charly TRIBALLEAU

Apenas 8 segundos después llegó María Pérez, de España, seguida por Alegna González, ambas sin ninguna amonestación (el segundo y tercer lugar terminaron con un par). Las otras dos mexicanas compitiendo, Valeria Ortuno e Ilse Guerrero concluyeron en las posiciones 47 y 51 respectivamente.

Por eso es que es injusto que no se reconozca el resultado de Alegna González. No hubo medalla, pero no cualquiera puede sacar un certificado que diga que es la quinta persona en el mundo que concluyó más rápido, y bien, una dura y sádica prueba donde de 58 participantes cinco no pudieron ni llegar al final.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El récord que ha sido imposible de romper por más de 50 años

JJOO internal Promo banner
Toda la información sobre los Juegos Olímpicos de Tokio aquí
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.