La pillada del micro abierto a Moreno y Casado: “A matarlos de aburrimiento”

Escuchar a alguien hablando de medidas económicas durante más de 45 minutos, salvo que se tenga un interés especial en la materia o se sea experto en ella y se entienda punto por punto de lo que se está diciendo, entra en la categoría de actividad aburrida para la mayoría de los ciudadanos de a pie. Algo que tienen muy asimilado incluso en el Partido Popular como ha dejado al descubierto un micrófono abierto que jugó una mala pasada a Pablo Casado y Juanma Moreno entre abrazos y risotadas.

Ocurría este fin de semana. El líder del PP acudió a Córdoba para explicar y detallar la batería de propuestas económicas con las que concurren a las elecciones del próximo 10 de noviembre. Al escenario subió primero el presidente de la Junta de Andalucía, que dio su discurso sobre el tema centrado en su comunidad autónoma. Acabado lo suyo, dio paso a Casado, que subió al estrado y se fundió en un abrazo con su compañero de partido mientras intercambiaban unas impresiones rápidas y en confianzas.

Pero de lo que no se percataron ambos es de que el micro estaba abierto y que todo eso que estaban compartiendo en todo jocoso estaba siendo escuchado más allá de donde ellos se encontraban. Como captó Telecinco y recoge Público, ambos reconocieron que esto de la economía es un aburrimiento.


El primero en abrir la caja fue Moreno, que se disculpó con el líder de partido por “el rollo” que acababa de soltar al auditorio mientras el otro esperaba para subir e iniciar su intervención ante los seguidores populares. A Casado no pareció importante, porque le aplaudió el gesto. “¡Muy bien, da gusto tío, macho! ¡Qué chico!”, le respondió. Entonces el presidente andaluz espoleó al aspirante a presidente del Gobierno para que entrarse “a matarlos ahora”. A lo que el aludido respondió que “a matarlos de aburrimiento” mientras el otro respondía que “mucho de economía”.

Y eso es lo que, en efecto, vino después, mucho de economía, de gráficos y de Casado hablando sobre el tema. Era a lo que había ido a Córdoba y durante 50 minutos desarrolló y explicó el programa económico de su formación. Aunque lo que ha trascendido no es todo eso que el PP promete hacer si llega al Ejecutivo, sino la pillada del micrófono abierto, que está dando mucho juego en Twitter.

Y es que al final esto de las pilladas a micrófono abierto es un filón a la hora de generar noticias y polémicas. La de Casado y Moreno no es la primera. Ni será la última. Suele ser un desliz recurrente en el mundo de la política. Mítica es aquella de José Bono cuando, siendo presidente del Congreso, reconoció pensando que nadie le oía que estaba “hasta los huevos” y “trastornado”.

O aquella ocasión en la que Mariano Rajoy, en un Comité de Portavoces del PP, fue captado por la Cadena Ser explicando que al día siguiente tenía “el coñazo del desfile”, en referencia al de las Fuerzas Armadas propio del 12 de octubre.

Debería ser asignatura de primer de política aprender a comprobar, antes de hablar y cuando se tiene un micrófono delante, si este está cerrado o abierto, según lo que se quiera que escuchen el resto.

Ni el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ni el presidente del PP, Pablo Casado, se dieron cuenta de que su conversación no estaba siendo privada. (Foto: EFE/Mariscal/Archivo)