Anuncios

La pesadilla que vivió Lucía Méndez por la telenovela que Angelique Boyer traerá de vuelta

Angelique Boyer y Sebastian Rulli protagonizarán la nueva adaptación de la telenovela de 1988. (Photo by Jamie McCarthy/Getty Images)
Angelique Boyer y Sebastian Rulli protagonizarán la nueva adaptación de la telenovela de 1988. (Photo by Jamie McCarthy/Getty Images) (Jamie McCarthy via Getty Images)

El extraño retorno de Diana Salazar, la historia de una pareja que sufrió lo peor de la Santa Inquisición en la Nueva España en 1640 y se reencontró tres siglos después, no escapa de la polémica: Angelique Boyer acaba de confirmar que será la protagonista de una nueva versión de la icónica novela de Lucía Méndez que la envolvió en un rumor sobre presuntos nexos criminales.

Boyer y su pareja Sebastián Rulli serán los nuevos 'doña Leonor-Diana' y 'don Eduardo-Mario' (interpretado previamente por Jorge Martínez) del drama creado por Carlos Olmos y Mario Cruz hace 35 años para el Canal 2 de Televisa. Pero en esta ocasión el drama llegará a la plataforma Vix+ en 2024. Será la quinta ocasión que los actores trabajen juntos.

Aunque el anuncio ha sido bastante celebrado por sus seguidores y garantizan un éxito, algunos están cansados de verlos nuevamente a cuadro. "El colmo: Sebastián Rulli y Angelique Boyer, ya tan vistos, protagonistas de la nueva versión de El extraño retorno de Diana Salazar, una historia sobrevalorada que en su momento no obtuvo el impacto que se esperaba. Un comienzo espectacular, seguido de una trama débil y aburrida", escribió Rubén Aviña, veterano periodista del entretenimiento mexicano, sobre este remake.

Lucía Méndez el día de su cumpleaños 65 al lado de una piñata y su icónico personaje 'Diana Salazar' en 2020 (Foto: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images).
Lucía Méndez el día de su cumpleaños 65 al lado de una piñata y su icónico personaje 'Diana Salazar' en 2020 (Foto: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images). (Medios y Media via Getty Images)

Más polémica que trama

La telenovela que se estrenó el 11 de abril de 1988 tenía mucho que probar: Olmos y el director Carlos Téllez repetían como dupla después del gran éxito que consiguieron con Cuna de lobos un año antes; y además llegaba a cubrir el horario que dejaba Rosa salvaje protagonizada por Verónica Castro.

Apostaron por el argumento: el melodrama contaba dos historias, una situada en 1640, durante el Virreinato de la Nueva España; y otra en 1988, en el México contemporáneo; y en ambas una mujer con poderes sobrenaturales (cómo olvidar aquellos ojazos que se tornaban amarillos en momentos cruciales), pero que en su primera vida fue acusada de bruja y enviada a la hoguera junto a su prometido; y tres siglos después, reencarnaba en una joven que busca encontrar la razón de sus constantes pesadillas donde moría quemada.

Sin embargo, algunos sectores conservadores pusieron el grito en el cielo pues no veían con buenos ojos que se abordaran temas como la reencarnación, la brujería, los eventos paranormales, elementos que sirvieron para relacionar a Lucía Méndez con una banda narcosatánica.

El consejo de María Félix

En la década de 1980, Adolfo de Jesús Constanzo, conocido como el Padrino de Matamoros, lideraba un grupo tipo culto que vendía drogas, celebraba ceremonias ocultas de protección, secuestraba y asesinaba personas para usarlos en sacrificios humanos. Presuntamente, entre sus integrantes estaban capos del narcotráfico, músicos famosos y hasta oficiales de policía. La banda criminal que fue presentada como Los Narcosatánicos fue detenida en mayo de 1989.

La brutalidad sangrienta de sus crímenes superaba cualquier ficción, y algunos con mucha imaginación lo relacionaron con Lucía Méndez y Yuri, amigas desde entonces. Incluso algunos medios afirmaron que eran amantes de Constanzo.

"Tenía tres meses de haber dado luz a mi hijo (Pedro Antonio) y yo no había salido ni a la puerta y de pronto me encuentro con titulares que decían 'Lucía y Yuri satanizadas'. Decían que estábamos 'rayadas', que éramos amantes de un narcosatánico, entonces fuimos a buscar al procurador y lloramos como magdalenas, un drama de telenovela; le insistimos hasta que nos dio una carta donde decía que no teníamos nada que ver con los narcosatánicos", recordó en 2020.

La terrible experiencia que tomó en un principio como pesadilla, la resignificó para hacer de la polémica un estilo, gracias al consejo de María Félix.

"Cuando dijeron que yo era narcosatánica, le hablé a María Félix, que es mi amiga y la adoro. Yo llorando, acababa de tener a mi hijo, le hablo y le digo 'María, acaban de decir que soy narcosatánica, y que acabo de ver el sacrificio de un niño'", recordó Méndez en una entrevista con Ventaneando,

Si la actriz esperaba consuelo, se equivocó al llamar a La Doña, quien le enseñó, muy a su estilo, a aceptar las habladurías de la gente si su deseo era convertirse en una leyenda como ella.

"'Ni modo, naciste con una personalidad controversial, ¿qué quieres ser, la niña bonita, la niña del cuento, la Cenicienta?, no. Mira, Lucía, tienes que aprovechar, eso es muy importante, tienes que aprovechar todo esto. Si te vas a quedar en la historia, realmente tienes que aprender a ser controversial, ¿qué quieres, estar de cursi? A mí me ponían una flecha y me decían asesina, ¿y sabes qué?, si le hiciera caso a toda la gente, ya estaría dejada en un carro con margaritas en el panteón. Así que dale gracias a Dios de que te inventan cosas, porque aunque te mueras, siempre vas a ser un mito. Así que, por favor, déjate de ridiculeces, cuélgame el teléfono y deja de llorar", contó entre risas.

Sin conocer más detalles sobre cómo será la nueva adaptación que realiza Esther Feldman (la misma que hizo el remake de Los ricos también lloran en 2020), esta nueva versión ya enfrenta su primera polémica y ahora solo queda en manos de Angelique Boyer y Sebastián Rulli dar su mejor actuación para callar bocas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Aracely Arámbula lanza indirecta a Luis Miguel: “…yo salí del Rey Cucaracho”