Ghislaine Maxwell, la mejor amiga de Jeffrey Epstein y su presunta cómplice en el tráfico sexual de menores

POR ERNESTO SANTANA-. La imagen de Ghislaine Maxwell es la del éxito social más absoluto. Brillantísima, encantadora, llena de glamour, conectada durante años con famosos políticos, miembros de la realeza y los más exitosos empresarios.

Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell en un concierto benéfico organizado por Wall Street en 2005, en New York. Foto: Joe Schildhorn/Patrick McMullan via Getty Images.

Políglota, graduada de Oxford, capaz de pilotar un helicóptero, la hoy célebre “socialité” era la favorita entre nueve hermanos del magnate de los medios de comunicación Robert Maxwell, que nombró Lady Ghislaine a su yate de 15 millones de dólares.

Lady Ghislaine, el yate de Robert Maxwell, anclado en Santa Cruz De Tenerife. Foto: AP.

Por desgracia, fue en esa embarcación donde falleció misteriosamente su padre, una tragedia que la llevó a relacionarse con Jeffrey Epstein, junto al cual permaneció largo tiempo. Esa es la razón por la que, luego del enorme escándalo sexual del exfinancista y de su reciente muerte, ella misma ha quedado bajo los focos.

Y lo peor, naturalmente, es que ahora todas esas celebridades —del Duque de York a Donald Trump, pasando por David Copperfield y Elon Musk— de cuya compañía Ghislaine Maxwell podía presumir, no deben sentirse muy cómodas a su lado según aumenta la presión sobre ella.

(Photo by Sylvain Gaboury/Patrick McMullan via Getty Images)

Una vida de altibajos

Tras la muerte de su padre, la empresa familiar se hundió en el desastre con el descubrimiento de un "agujero negro" de 460 millones de libras esterlinas en el fondo de pensiones de Mirror Group Newspapers de Maxwell.

Ghislaine, que acababa de cumplir 30 años, huyó a Nueva York, donde fungió como directora, gerente y consultora comercial.

Fue entonces cuando apareció la mano salvadora de Epstein, que la tomó bajo su protección. Y para su desdicha, a la larga.

La pareja recorrió el mundo en jets privados y se dio una gran vida, pero la relación terminó pronto. No obstante, mantuvieron una gran cercanía, al punto que el propio magnate la describió como su “mejor amiga”.

De hecho, muchos conocidos aseguran que Ghislaine trabajó sin descanso para organizar gran parte de la vida del magnate, conectándolo con personas de muy alto perfil y manejando muchos de los inmuebles de su propiedad.

Pero también se le describe como “una mujer que no tenía trabajo de verdad, que no tenía novio de verdad, que había perdido a su padre. Una mujer a la deriva que se aferraba a todo lo que podía encontrar".

(Photo by Paul Zimmerman/WireImage)

El lado oscuro de una estrecha relación

Y es entonces cuando comienza a aparecer el lado oscuro de la relación entre ambos. Aunque se desconoce la naturaleza exacta de esa unión tan inquietante, desde hace años ha habido múltiples acusaciones que pueden dar una idea.

No solo existen muchos documentos que atestiguan la labor de Ghislaine como “proveedora de niñas menores de edad” para Epstein, sino también de que ambos abusaron sexualmente de muchas de ellas y se afirma que toda la vida de ambos “giraba en torno al sexo”.

Existen, además, elocuentes fotos donde aparecen muchachas muy jóvenes posando con Epstein, Ghislaine y algunas de las grandes celebridades de la política, la realeza y las finanzas.

Las acusaciones contra la tenebrosa pareja comenzaron desde hace años y ellos lograron silenciarlas, o atenuarlas, mediante abogados y dinero, pero el mayor escándalo de esta generación, protagonizado por el recién fallecido Epstein, ha dejado a muchas personas que se relacionaron con él bajo la interrogación de los medios y de la justicia.

Ahora, Ghislaine Maxwell, la favorita de los famosos, acostumbrada a vivir bajo la atención del gran mundo, ya con 57 años, trata de refugiarse en la sombra y de evadir el radar que la busca para desentrañar su papel en la historia que ha provocado un proceso con miles de folios de testimonios.