La mujer que hizo que su secuestrador se enamorase de ella para salvarse

Hace un año, Chloe Ayling se convirtió en un rostro muy conocido en el Reino Unido. Durante seis días permaneció secuestrada en una granja en Milán bajo la amenaza de ser vendida como esclava sexual. Cuestionada en redes sociales por su actitud y su vestimenta tras la liberación, esta modelo de 21 años ha concedido una entrevista a la BBC en la que ha explicado cómo se siente ante las críticas y cómo logró que su captor la liberase haciendo que se enamorase de ella.

La modelo británica Chloe Ayling, secuestrada hace un año, ha contado en un programa de la BBC cómo hizo que su secuestrador se enamorase de ella hasta liberarla. (Foto: Captura de la entrevista en la BBC)

En agosto de 2017, Chloe Ayling, de entonces 20 años, acudió a su cita con Lukasz Herba, de 30 años, bajo la promesa de una sesión de fotos. Sin embargo, lo que le esperaba era un secuestro, amenazas y un calvario que duró seis días. El supuesto fotógrafo la drogó, la desnudó y la metió en el maletero de un coche con el que condujo 193 kilómetros desde Milán hasta una granja en el campo italianao.

Cuando llegaron allí Herba la sacó del maletero y la ató a una cómoda. En una entrevista en el programa de Victoria Derbyshire para la BBC, Ayling ha contado que su secuestrador, de nacionalidad polica, la amenazó con venderla como esclava sexual si no le conseguía 300.000 euros al tiempo que le preguntó si podían besarse y mantener una relación.

A medida que iban hablando, la joven se dio cuenta de que “comenzaba a gustarle” y entonces supo que “tenía que usar eso como ventaja”. “Pensé que esa era mi oportunidad”, reconoce. Que si conseguía que él se enamorase de ella, entonces podría haber una salida a su situación. “Una vez que vi su reacción ante la posibilidad de una relación en el futuro, el comenzó a actuar con entusiasmo y estaba muy ansioso, siempre hablando de eso. Su respuesta me hizo pensar que tenía que seguir fingiendo”. Y eso hizo, fingió.

Su táctica funcionó. Cuando Herba, que el pasado mes de junio fue condenado a 16 años y nueve meses de cárcel por un tribunal milanés por el secuestro y extorsión de Ayling, vio que conseguir el dinero no era posible y que sus sentimientos crecían, decidió liberarla llevándola al consulado británico en Milán.

“Tuve que hacer todo lo posible para que se enamorara de mí”, ha reconocido la modelo, que no entiende cuáles pudieron ser las motivaciones del supuesto fotógrafo polaco para secuestrarla y amenazarla. Ha contado que dos años antes de lo ocurrido la agregó a Facebook, que “es como si me hubiera estado persiguiendo todo este tiempo. Debe ser una obsesión”. Él, en su defensa durante el juicio, argumentó que la conocía, que estaba enamorado de ella y con su acción lo único que buscaba era generar cierto revuelo para darle popularidad a la modelo.

Cuando hace un año Ayling volvió a su país tras el secuestro, algunos pusieron su versión en duda. La criticaban y cuestionaban por la ropa que llevaba y por no encerrarse en casa a llorar su tragedia. En la entrevista con la BBC de esta semana, se defiende diciendo que hablar de ello era su forma “de superarlo y seguir adelante”. También lamentó el acoso que ha sufrido en redes sociales desde su liberación y desde que se dio a conocer su historia y no entiende que, incluso después de la condena a Herba, haya gente que aún no la crea.