La mujer que amenazó a una familia hispana por estacionarse frente a su casa pierde el trabajo

Una mujer que fue filmada exigiendo que un grupo de hispanohablantes moviera su auto fuera del estacionamiento público frente a su casa tuvo que dejar su empleo.

Se trata del último incidente racista que se ha hecho viral en las redes sociales, con la particularidad de que en este caso, la protagonista era nada más y nada menos que la directora ejecutiva de una clínica de salud mental.

Captura de video de Facebook.

La mujer, identificada como Lesleigh Franklin, dirigía East Bay Family Institute, un centro con sede en Oakland que brinda servicios de salud mental y trabaja con la comunidad inmigrante.

Su socia, Marisol Reyna, dijo que Franklin dejó su puesto porque “de acuerdo con la situación actual … no es apropiado que alguien lo dirija y que esté bajo tanto escrutinio”, según declaró al diario San Francisco Chronicle.

También dijo que Franklin fue diagnosticada recientemente con una enfermedad mental, aunque señaló que esto no excusa su conducta.

En el video publicado en Facebook por Jordann Cordova, el joven contó cómo él y su familia iban a una fiesta el 4 de agosto cuando estacionaron su auto frente a la casa de Franklin, quien salió y “comenzó a gritarnos sin razón”.

Dijo que comenzó a filmar la interacción cuando la mujer se acercó al vehículo e intentó abrir la puerta. Durante el enfrentamiento, Franklin dijo que era abogada de inmigración y amenazó con llamar a la policía, pero luego se retractó porque “se los llevarán lejos”.

Cuando uno de los hombres dice que es residente, Franklin responde que “un residente no es ciudadano”.

“Nos sentimos atacados y sabemos que estas situaciones ya les sucedieron a las personas negras y de color debido a nuestra apariencia. Esta mujer nos atacó e incluso cuestionó nuestro estado en este país”, escribió Cordova en Facebook.

Varios incidentes recientes de racismo se han registrado en video en el área de Oakland. Uno de ellos fue de mujer que se enfrentó a un grupo de afroamericanos que realizaban una barbacoa cerca del lago Merritt y en otro, una mujer blanca, apodada ‘Permit Patty’, que llamó a la policía por una niña afroamericana que vendía agua frente a su edificio en San Francisco.