La mujer en México que escapó de la cárcel de forma inexplicable

Esta tradición oral mexicana es de origen colonial del siglo XVI. Es también considerada símbolo del mestizaje nacional y orgullo del misticismo del pueblo jarocho.

Este relato virreinal ha trascendido en el tiempo y en la memoria colectiva del pueblo mexicano. El relato ha sido registrado por el historiador Luis González Aragón (1865-1938) y el poeta Xavier Villaurutia (1903-1950) dentro de sus estudios y textos.

El relato narra la historia de una mulata llamada Soledad, una bella mujer que vivió en la población de Córdoba (Fundada en 1618), sitio obligado en el paso del camino real entre el puerto de Veracruz y el centro del imperio español.

La oralidad contó que la mujer no envejecía con el paso de los años y además era famosa por su sabiduría. En la localidad, la conocían por sus servicios como abogada de los casos imposibles, de las muchachas sin novio, de los obreros sin trabajo, los médicos sin enfermos, etc. Y todos los que acudían a sus nobles oficios salían satisfechos de sus labores.

La Mulata de Córdoba, un mito que zarpó a leyenda

Otra cosa que despertó su admiración fue su hermosura. Los hombres de la región se peleaban y deseaban conquistar la dulzura de su corazón. Cosa que ninguno logró, ya que siempre la mulata estuvo solitaria por sus caminos.

La leyenda cuentan que la mujer despertó muchas envidias entre las moradoras de la población, razón por la cual la acusaban de tener pactos con el demonio. Muchas mujeres querían que el tribunal de la Santa Inquisición la juzgará por sus tareas y prácticas al ser considerada hereje. Ellas – mujeres de Córdoba- querían que la organización española la acusará de tener pactos con el demonio y juzgarla por sus practicas con la brujería. Cosa que nunca sucedió hasta que…

La beldad de Soledad cautivó al entonces alcalde de Córdoba, Martín de Ocaña quien ofreció toda clase de dadivas con tal de poseer a la mujer. Este al sentirse despreciado por ella, la acusó ante el Tribunal de la Santa Inquisición como bruja. Fue encarcelada y llevada al Castillo de San Juan de Ulúa. De allí que esta leyenda hace parte de los relatos que circulan de los vestigios del imponente Castillo del puerto de Veracruz.

Dicen que la mulata antes de su ejecución dibujó con un pedazo de carbón un magnifico barco en las paredes de su celda. Cuando los guardias fueron a buscarla para su fatal destino, se sorprendieron por la obra de arte que la mulata había dibujado. Soledad les preguntó ¿Qué le hace falta al navío?

“Que navegue”, le contestaron. En ese instante la mulata saltó al dibujo de su navío y el barco comenzó a andar en las paredes de la cárcel hasta perderse en los muros y escapar de ahí.

La Mulata de Córdoba, un mito que zarpó a leyenda

La leyenda dice que nadie nunca más supo de ella. Si algún día visita el castillo de San Juan de Ulúa, no se sorprenda ya que los moradores y guías aseguran que hay personas que han sentido una extraña presencia entre sus coloniales muros.

La Mulata de Córdoba, un mito que zarpó a leyenda