La matanza del día de San Valentín: cuando Al Capone ordenó masacrar a su banda rival

Durante los casi catorce años que duró la famosa Ley Seca en los Estados Unidos, el negocio que más millones de dólares generó fue la venta ilegal de alcohol. Varias fueron las organizaciones mafiosas que, a través de diferentes acuerdos, se repartieron el control y comercio de licores a lo largo y ancho del país. Pero eso solo era la punta del iceberg de todo un entramado de negocios sucios que escondía salones ilegales de juego, prostitución, contrabando y tráfico de drogas.

La matanza del día de San Valentín: cuando Al Capone ordenó masacrar a su banda rival (imagen vía wischlist.com)

La ciudad de Chicago se convirtió en la zona controlada por el neoyorquino (descendiente de inmigrantes italianos) Alphonse Gabriel Capone, quien pasó a la Historia bajo el nombre de ‘Al Capone’ (aunque es habitual encontrar referencias sobre él con el mote de ‘Scarface’ –cara cortada-, debido a tres vistosas cicatrices que lucía en el rostro, consecuencia de una pelea a navajazos durante su juventud).

[Relacionado: Los años de la Ley Seca, cuando tras la ley se hizo la trampa]

En 1929, Al Capone tenía 30 años recién cumplidos y desde hacía apenas cuatro años había tomado el mando y control, de Chicago de su mentor ‘Johnny Torrio’, quien le pasó el relevo tras retirarse. Pero uno de los grandes inconvenientes para Scarface (y durante los últimos años de Torrio al frente de la mafia chicagüense) fue la banda rival que operaba en la zona norte de la ciudad (conocida como North Side Gang’) y que llevaba un tiempo sin respetar los límites tratos acordados años atrás.

Adelard Cunin era el verdadero nombre del gánster que lideraba el barrio norte (aunque se hacía llamar George ‘Bugs’ Moran) y había desafiado en varias ocasiones tanto a Torrio como Al Capone, motivo por el que estaba en el primer lugar de objetivos de la banda de Capone para quitar del medio.

Y el momento elegido para hacerlo fue la mañana del 14 de febrero de 1929. Una fecha en la que Al Capone se encontraría de viaje en Florida (a centenares de kilómetros de Chicago) con el fin de no poder ser acusado de estar detrás de lo que ha pasado a la Historia con el nombre de ‘la matanza del día de San Valentín’.

Pocos minutos antes de las diez y media de la mañana varios de los hombres de confianza de George ‘Bugs’ Moran acudieron a un garaje de la zona norte para recoger un cargamento de botellas de licor allí almacenado. Habían quedado allí a esa hora con el líder de la banda, quien les daría las oportunas instrucciones para la distribución de aquella nueva partida de alcohol. Pero al llegar al lugar acordado (en el barrio de Lincoln Park) no se encontraron con su jefe, sino con un coche de la policía de Chicago y dos agentes que los esperaban.

[Relacionado: El día que en Estados Unidos se abolió la Ley Seca]

Bugs Moral, debido a un contratiempo se retrasó, motivo por el cual salvó su vida, debido a que los dos supuestos agentes hicieron poner a los hombres de Bugs contra la pared, les quitaron las armas que guardaban y acto seguido entraron dos personas de paisano provistas de metralletas y comenzaron a disparar.

Un total de 70 balazos recibieron, quedando totalmente desfigurados (a un par de ellos fueron rematados posteriormente con fusiles), dando como resultado el asesinato de siete hombres de Bugs (cinco de ellos eran de su círculo de confianza más cercano).

George ‘Bugs’ Moran llegó tarde a la cita con sus hombres, por lo que pudo ver que había un coche de policía en la puerta del garaje y se escondió a la espera de la marcha de los agentes. Vio salir a dos policías uniformados que llevaban esposados a dos tipos que no pertenecían a la North Side Gang, algo que le extrañó muchísimo y que posteriormente pudo comprobar que todos ellos pertenecían a la banda de Al Capone (conocida como ‘Chicago Outfit’).

Al acceder al garaje pudo contemplar la horrible matanza que habían cometido contra sus hombres.

El 14 de febrero de 1929 tuvo lugar en Chicago ‘la matanza del día de San Valentín’ (imagen vía Getty Images)

La matanza del día de San Valentín no solo fue conocida por esta masacre sino también porque la policía no consiguió reunir las pruebas suficientes para poder acusar a ni un solo hombre de los ‘Chicago Outfit’. Al Capone tenía la coartada de estar de viaje en Florida y todos los miembros de la banda presentaron pruebas de haber pasado esa jornada acompañados y muy lejos de allí.

[Te puede interesar leer: Cuando la mafia colaboró con el gobierno de EEUU durante la IIGM con el fin de que excarcelasen a Lucky Luciano]

Uno de los principales sospechosos era Jack ‘Machine Gun’ McGurn, a quien George ‘Bugs’ Moran había reconocido cuando salió del garaje donde tuvo lugar la tragedia, pero presentó diversas pruebas que lo situaban lejos de aquel lugar ese día y a esa hora, además de presentar como testigo a su novia, quien aseguró que habían pasado un romántico día de San Valentín.

No hubo ni un solo detenido por los hechos, pero la publicidad que se le dio a la masacre a través de la prensa ayudó para que parte de la ciudadanía de Chicago comenzase a ver como villanos a Al Capone y su banda, cuando hasta entonces (a pesar de conocerse sobradamente todas sus actividades delictivas) estaban visto como ‘héroes del pueblo’, sobre todo tras la apertura por parte de Capone de comedores sociales para las familias sin recursos y quienes la Gran Depresión había arruinado.

[Post relacionado: Cuando la detención de Al Capone en 1931 dejó sin comer a miles de personas pobres en Chicago]

Fuente de las imágenes: wischlist.com / Getty Images