La lluvia de triples en la NBA no amaina

Por TIM REYNOLDS

Algo que debe quedar claro: en la NBA, el tiro para dos puntos no es obsoleto.

Por ahora.

La ráfaga récord de triples de Houston en su victoria sobre San Antonio en el primer partido de su semifinal de la Conferencia del Oeste reflejó el más reciente ejemplo de la creciente importancia de los disparos de larga distancia.

El número de triples concretados esta temporada superó todos los récords, el quinto año seguido que esa cifra es eclipsada en la NBA.

Y ahora hay un nuevo patrón: se toman más triples que intentos de dos en un partido. Se trata de algo que no asombra a nadie.

“Lo que hacemos es aprovechar la oportunidad que nos dan”, insistió el entrenador de Houston Mike D'Antoni.

"No titubeamos en disparar”, añadió D'Antoni, cuyos Rockets trituraron los récords de la NBA con 1.181 triples embocados y 3.306 intentos durante la temporada regular. “No vamos a fallar cinco en fila para luego decidir, ‘mejor vamos a penetrar’. No. Si estás libre, dispara. Y si no estás libre, ataca el aro”.

El lunes, Houston estableció un récord de los playoffs con sus 50 intentos de triple, comparado a los 37 intentos para dos. Previo a esta temporada, ningún equipo de la NBA había tenido semejante discrepancia — 13 triples de más sobre disparos de dos — en un partido de temporada regular o de playoffs.

Eso corresponde al pasado.

Ya se ha producido 10 veces esta temporada, con los Rockets responsable de nueve. Houston tiene marca de 7-2 en esos partidos; Boston lo hizo en una ocasión.

“Así se juega ahora”, dijo el astro de los Cavaliers LeBron James. “Ha sido así por un buen rato”.

Los cuatro equipos con más triples en la NBA esta temporada — Houston, Cleveland, Boston y Golden State — siguen en los playoffs. Y se anotaron más triples en la primera ronda más que nunca, 846. En 2012, en el mismo número exacto de partidos de la primera ronda que se disputaron este año, los equipos se combinaron para 496 triples.

Ese es un incremento del 71% en tan solo cinco años.

No hay freno a la vista. Cuando los Cavs obtuvieron al francotirador Kyle Korver durante el curso de la campaña, James — actor en el último partido de postemporada en la que el equipo ganador no encestó triple, durante la marcha de Miami al título en 2012 — le dio un consejo: "Dispara al aro cada vez que tengas el balón. Dispara. Apenas la tengas en las manos, dispárala. No nos importa”.