La limusina de Putin, la otra protagonista de la cumbre de Helsinki

La llegada del presidente ruso Vladimir Putin a la cumbre en Helsinki con su homólogo Donald Trump fue toda una exhibición de su poderío, con el debut de su nueva limusina.

El líder ruso aterrizó aproximadamente una hora después de su hora de llegada programada, y de inmediato abordó el imponente vehículo de casi 22 pies de largo y cinco pies y medio de alto para desplazarse por las calles de la capital finlandesa.

La limusina de Putin (Seppo Samuli/Lehtikuva via AP)

El automóvil forma parte de una iniciativa estatal de fabricación de vehículos llamada Kortezh, la palabra rusa para “caravana”, y busca competir con la limusina conocida como “La Bestia” que usan los presidentes estadounidenses.

“Este es el primer automóvil de lujo fabricado en el país en muchos años”, señaló un sitio web ruso sobre Kortezh, refiriéndose a las toscas limusinas Zil fabricadas por los soviéticos.

El nuevo auto de Putin fabricado en conjunto con el conglomerado Porsche alemán, de modo que no es exclusivamente una obra rusa.

Justo antes de que Putin bajara del avión, los periodistas notaron no solo uno sino varios automóviles esperando a la delegación del presidente. Vladimir Solovyov, uno de los presentadores de programas de entrevistas pro-Kremlin más prominentes del país, luego publicó una pregunta en Twitter: “Interesante: ¿Hará Trump, después de reunirse con Putin, una limusina Kortezh?”

Lehtikuva/Roni Rekomaa via REUTERS

En mayo, Putin viajó desde un edificio dentro del Kremlin a otro para inaugurar el auto, que reemplaza al Mercedes que lo transportó durante mucho tiempo.

Los finlandeses habían divisado los automóviles en Helsinki en los últimos días, pero el Kremlin incluso convirtió en misterio la pregunta de si Putin viajaría en uno de ellos.

“¿Qué auto utilizará Vladimir Vladimirovich [Putin] para desplazarse por Helsinki?”, preguntó el entrevistador de la cadena de televisión pro Kremlin RT al vocero de Putin, Dmitry Peskov, en una entrevista publicada el lunes.

“Ya lo verán”, respondió Peskov.

Y este lunes, las expectativas quedaron satisfechas.