La jefa del Gobierno admite que el resultado en Hong Kong muestra el descontento

Hong Kong, 25 nov (EFE).- La jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, admitió hoy que los resultados de las elecciones del domingo, que dan una victoria aplastante al bloque prodemocrático, "muestran la decepción de los votantes" con la situación de la ciudad, que ha vivido masivas protestas durante casi seis meses.

En un comunicado, Lam apuntó que el gobierno respeta el resultado de las elecciones locales y que "escuchará humildemente las opiniones de la gente y reflexionará con seriedad" sobre los problemas de la ciudad china bajo administración especial.

Al cierre del escrutinio este lunes, los partidos alineados con Pekín, a los que Lam está vinculada, solo consiguieron 59 concejales de distrito, según el resultado provisional, frente a los casi 300 que tenían antes.

Los comicios registraron una afluencia masiva con una participación récord del 71,2 %, casi tres millones de votantes en una ciudad de unos 7,5 millones de habitantes.

"El Gobierno fortalecerá la cooperación con los concejales para resolver los problemas de los distritos que preocupan a la gente", señaló Lam sobre los nuevos cargos electos que asumirán el 1 de enero de 2020.

Los partidos prodemocráticos lograron una aplastante victoria de 388 concejales de distrito de un total de 452, un indicativo del descontento de la sociedad hongkonesa con el desempeño de la administración de Lam, que por el momento no se ha pronunciado sobre la posibilidad de dimitir.

Millones de manifestantes se lanzaron a las calles en junio para protestar contra un proyecto de extradición a China, anulado meses después, aunque las manifestaciones pronto sumaron nuevas demandas que incluyen el sufragio universal y mayor autonomía, aumentando la presión sobre Lam.

La mayoría de los prodemócratas implica que controlarán además los 117 asientos de concejales de distrito que se incluyen entre los 1.200 miembros del comité que elegirá en 2020 al próximo jefe del Ejecutivo de Hong Kong, tradicionalmente dominado por los aliados de Pekín.

Las elecciones se celebraron en un ambiente de calma, sin altercados importantes. Por primera vez en la historia las urnas estuvieron custodiadas por agentes antidisturbios, con más de 30.000 efectivos de servicio.

(c) Agencia EFE