La inspiradora historia de Rikako Ikee, la joven nadadora que superó un cáncer y que ahora representa los juegos Tokio 2020 +1

Mariángela Velásquez
·5  min de lectura
Japan's Rikako Ikee swims in her heat of the women's 100m butterfly during the swimming competition at the 18th Asian Games in Jakarta, Indonesia, Tuesday, Aug. 21, 2018. (AP Photo/Bernat Armangue)
La nadadora Rikako Ikee, en un momento extraordinario de su carrera, durante la competencia de los 100 metros mariposa en los Juegos Asiáticos celebrados en Yakarta, Indonesia, el 21 de agosto 2018(AP Photo/Bernat Armangue)

Rikako Ikee nació nadando.

Llegó al mundo el 4 de julio de 2000, en pleno verano boreal. La nadadora estrella de Japón salió del vientre de su madre para sumergirse en una pequeña piscina diseñada para partos de agua en Edogawa, una zona residencial en el este de Tokio.

A los tres años comenzó su entrenamiento formal de natación y desde entonces su carrera deportiva ha sido meteórica.

A los cinco ya nadaba el largo de una piscina olímpica en los 4 estilos y a los 13 años ganó las competencias de 50 y 100 metros de estilo libre del Encuentro de Natación de la Primavera, organizado por el Comité Olímpico Japonés.

Ya era bicampeona mundial juvenil en los 50 y 100 mariposa cuando tenía 15 años y a los 16 se coló en la final de los 100 mariposa en su debut en los Juegos Olímpicos de Río, alcanzado la sexta posición.

FILE - In this Aug. 24, 2018, file photo,  Japan's Rikako Ikee holds up her gold medal after winning the women's 50m freestyle final during the swimming competition at the 18th Asian Games in Jakarta, Indonesia. Ikee, the favorite for the 100-meter butterfly for the 2020 Tokyo Olympics, has been diagnosed with leukemia. Ikee said on her verified Twitter account Tuesday, Feb. 12, 2019, her illness surfaced when she got tests after returning from Australia not feeling well. (AP Photo/Lee Jin-man, File)
FILE - In this Aug. 24, 2018, file photo, Japan's Rikako Ikee holds up her gold medal after winning the women's 50m freestyle final during the swimming competition at the 18th Asian Games in Jakarta, Indonesia. Ikee, the favorite for the 100-meter butterfly for the 2020 Tokyo Olympics, has been diagnosed with leukemia. Ikee said on her verified Twitter account Tuesday, Feb. 12, 2019, her illness surfaced when she got tests after returning from Australia not feeling well. (AP Photo/Lee Jin-man, File)

Su madurez deportiva la demostró en los Juegos Asiáticos de Yakarta 2018, cuando se convirtió en la reina de las piscinas al alcanzar seis medallas de oro y destronar a la cinco veces medallista olímpica Katie Ledecky.

El historial de las redes sociales de Rikako muestran a una chica risueña, que no duda en fotografiarse con sus seguidores y rivales.

El golpe de la leucemia

Tras una racha de triunfos, la vida de Rikako dio un vuelco total. Su amplia capacidad respiratoria se esfumó durante unos entrenamientos en Australia en febrero del 2019 y luego de una batería de exámenes fue diagnosticada con leucemia linfática aguda.

"El futuro que daba por sentado se transformó de la noche a la mañana en algo completamente diferente. Fue una experiencia dolorosa y amarga", explicó Rikako en un estadio vacío, en el momento exacto en que hubiera comenzado la ceremonia de inauguración de las Olimpíadas de Tokio 2020 y que ahora está pautada para el 23 de julio del 2021.

Su rostro se ha convertido en la imagen de esperanza para los atletas olímpicos que deberán esperar un año más para alcanzar sus sueños pero también para millones de personas en la mundo que viven la incertidumbre de la pandemia del coronavirus.

"En mis peores momentos, deseé morir. Sentía que era mejor estar muerta que soportar un dolor tan intenso. Pero ahora, mirando hacia atrás, realmente lamento haber pensado eso", reflexiona Rikako, quien fue dada de alta después de lidiar durante un año con un implacable tratamiento para combatir el cáncer.

No cree ni por un segundo que fue bueno enfermar, pero está convencida de que el aprendizaje ha sido inmenso. "Ahora sé dónde estoy y cómo debo vivir mi vida. Este es un enorme punto de inflexión para el resto de mi vida", dijo la nadadora que acaba de cumplir 20 años.

La esperanza ante un futuro incierto

En el video oficial de Tokio 2000 + 1 que ha dado la vuelta al mundo, aparece Rikako entrando solitaria en el estadio olímpico con un contundente mensaje: la vida es valiosa y vulnerable.

"Caminar por la calle. Reunirme con personas. Usar mi cuerpo para nadar en la piscina. Esos simples placeres son tan preciados pero antes de mi enfermedad los daba por sentados", dice Rikako.

"Los atletas que perdieron Tokio 2020 deben sentir lo mismo. La meta por la que habían trabajado desapareció repentinamente", continúa.

Luego invitó a imaginar el mundo dentro de un año, cuando se inauguren los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Recordó que la exigencia a la que son sometidos los atletas olímpicos es tan alta que muchas veces desean darse por vencidos. Pero en ese momento "recordamos lo que amamos hacer deporte. La confianza que nos inspira. Las conexiones humanas que nos ayuda a hacer son insustituibles".

Antes de concluir resaltó que en el deporte no solo participan los atletas y agradeció a las personas que trabajar para contribuir a la sociedad.

Rikako fue dada de alta en diciembre y aunque es la imagen de unas olimpíadas pospuestas por la pandemia del COVID-19 desde ya sabe que no competirá en Tokio 2020+1.

Al concluir del tratamiento, aceptó la oferta de una importante firma de cosméticos japonesa SK-II para aparecer por primera vez antes las cámaras con el cabello corto. “Hoy muestro por primera vez cómo estoy ahora mismo. Para mí, es un milagro estar viva. El solo hecho de poder estar aquí ya es un milagro”, dijo en japonés.

“No tener pelo largo no es algo de lo que deba sentirme avergonzada. Al contrario, estoy orgullosa de mi pelo tal y como está ahora. Estoy orgullosa de lo que soy. Quería ser yo misma”, señaló Rikako

“Como nadadora, no llevo maquillaje y en la piscina no puedes esconder tus músculos”, aseveró la joven que ya tiene la mirada puesta en las Olimpíadas de París del 2024.

El mundo deportivo aplaude la tenacidad de Rikako, la valentía de mostrar su fragilidad y la confianza en que seguirá desafiando obstáculos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

(VIDEO) CEO de Tokio 2020: "No queremos unos Juegos totalmente sin público"

Se rapan el pelo para solidarizarse con su amigo con leucemia

Tratamiento contra leucemia de AstraZeneca muestra indicios de ayudar a pacientes con COVID-19

La nadadora nipona Rikako Ikee recibe el alta