Azela Robinson y la injusticia de que un gesto noble sea tergiversado para alimentar el morbo

·4  min de lectura

Partamos del hecho de que toda figura pública está (mal que le pese) al hecho de que todo lo que diga puede ser usado en su contra, si los medios deciden tomar sus declaraciones y sacarlas de contexto, para generar tráfico, polémica o reacciones, algo que se ve reflejado en las redes.

MEXICO CITY, MEXICO - MARCH 26:  Azela Robinson attends Premios Tv y Novelas 2017 at Televisa San Angel on March 26, 2017 in Mexico City, Mexico.  (Photo by Victor Chavez/WireImage)
Azela Robinson nació en Londres en el 26 de agosto de 1966. (Victor Chavez/WireImage)

Azela Robinson, quien es ahora el objeto de ataques e infamias en redes y medios precisamente por esta razón, es una de las personas más respetables que conozco, pertenecientes al medio artístico. Nacida en Londres de padre británico y madre mexicana, Azela lleva más de 30 años de carrera ininiterrumpida, como una actriz versátil y completa, como una activista por los derechos de los animales y como una persona muy querida por el público y por sus colegas, esto debido a su sentido del humor, su calidez, su accesibilidad y su enorme calidad humana.

Por lo mismo, es injusto e infamante que un gesto noble de su parte para con Carmen Salinas, la célebre actriz e imitadora, a quien Azela —como centenas en el medio— llama 'Madrina', haya sido sacado de contexto y arrojado a la arena de la opinión pública, resultando en una serie de ataques contra la actriz de 'Cañaveral de pasiones', 'La desalmada' y 'Sortilegio' (entre docenas de telenovelas en las que ha sido lo mismo villana terrible que mujer abnegada) que son completamente gratuitos.

Todo comenzó por que Azela dijera a las cámaras de 'Hoy' que, dadas las circunstancias de salud de Carmen Salinas y las muy escasas posibilidades de que se recupere del accidente cerebrovascular masivo que sufrió, sin haber sufrido daño cerebral permanente, lo mejor sería que Carmelita partiera en paz.

No le está deseando la muerte, eso es claro: lo que Azela señaló fue lo que muchos pensamos y no nos atrevimos a verbalizar: si la célebre Salinas no puede recuperarse lo suficientemente bien para retomar su vida profesional, pública y familiar, entonces sería una injusticia que permaneciera en un estado vegetativo persistente (como en el que se encuentra ahora mismo), presentando solo reacciones por reflejo a estímulos externos, pero no una mejoría real — por mucho que su familia y sus admiradores deseen, o incluso afirmen sin ningún tipo de sostén científico, que un despertar y recuperación total son inminentes, cuando, siendo realistas no es así.

El gesto de Azela fue noble: desear para su amiga y mentora un descanso permanente más allá de las lesiones persistentes que podría ir acumulando: una partida honorable y rápida, opuesta a una agonía prolongada solo en beneficio de generar tráfico o audiencia en medios electrónicos. De hecho, fue una actitud correcta y sosegada: "Carmen no sería feliz con una vida en la que no pudiera interactuar con el público y la prensa", dijo Robinson, y tiene razón.

El que algunos medios interpretaran como un deseo de muerte o un menosprecio de su parte los comentarios que hizo, resultó en una bomba que, sin deberla ni temerla, le estalló a la actriz en la cara, mediante agresiones en diversas redes, en las que usuarios anónimos (o bien, 'trolls'), así como algunos devotos fans de la Salinas, quienes la cubrieron de epítetos y la acusaron de desearle la muerte a la ídola.

Es fácil interpretar esta clase de reacciones como una transferencia de la frustración del público ante el estado de salud de 'La corcholata' (apodo por el que se conoció a Carmen por toda la década de los 70 gracias a su famoso personaje de 'Bellas de noche'), hacia la imagen general que tienen de Azela como villana de lujo en telenovelas. Es comprensible, sí, pero injustificable.

Azela es, como dije, una figura irreprochable en su conducta profesional —lo ha sido desde su debut en un episodio de la legendaria serie 'Hora Marcada', en la que interpretaba a una joven madre que era protegida de unos asaltantes por el fantasma de su hijo— y personal. Esto es claro, uno supone, para la familia de Carmen; al menos, su nieta Carmelita Plascencia, que ha ejercido de vocero oficial en estas circunstancias tan adversas, dijo estar enterada y que ella interpretaba las palabras de Robinson por lo que eran, buenos deseos de paz y descanso para su abuela, sin embargo, una calumnia puede causar mucho daño.

En estos tiempos, es el deporte más sencillo del mundo y Azela Robinson no se merece ser calumniada.

Leave Azela alone!

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Camilo usó sus primeros cinco millones de dólares para comprarle este regalo a su mamá

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.