La infección vaginal de la que deberíamos hablar más (y el peligro del video de la calabacita y la salsa ranch)

Adriana Terán
·7  min de lectura

Sin duda alguna la información sobre sexualidad siempre es bien recibida (y muy necesaria). Más cuando desmitifican tabúes sin rodeos. La gente aprecia que se hable claro y directo sobre temas que preocupan en general, pero que pocos se atreven a preguntar. Tal es el caso del video de TikTok con el cual la usuaria Roxanne Ramsey, explica de manera muy creativa y directa lo que ocurre cuando tienes múltiples parejas sexuales.

Las millones de reproducciones del video y los comentarios nos demuestran que, en efecto, hay gran interés en las enfermedades vinculadas con la sexualidad y con la práctica sexual. ¿Pero qué tan veraz y precisa puede ser la información que se divulga en redes sin soportes especializados?

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En su video, Ramsey narra una historia protagonizada por un calabacita, un envase con agua y otro con salsa ranch. "Esta es Ashley (el cuenco con agua), este es el novio de Ashley, Brandon (el calabacín), y esta es Britney (envase con salsa)… Britney se limpia de atrás hacia adelante todo el tiempo, por lo que lucha contra las infecciones bacterianas. Aunque la relación de Ashley y Brandon es realmente sana, Brandon fue un día al mercado y no pudo evitarlo… Así que decidió echar mano de Britney… Él no sabe que Britney está llena de bacterias porque se limpia de atrás hacia adelante, así que lo está disfrutando… Para poder salirse con la suya, él no puede decírselo a Ashley. Así que vuelve a casa con Ashley como si todo fuera normal y se sumerge de nuevo en ella. Este es el aspecto de Ashley ahora…” En este momento se ve el cuenco de agua ahora sucia con pequeñas gotas de salsa ranch.

La joven continúa explicando con soltura los enredos amorosos de sus personajes y concluye que el culpable del contagio es el hombre en cuestión. En una entrevista con BuzzFeed, la joven explicó que quiso hacer el video después de luchar contra la vaginosis bacteriana durante cuatro años. Los médicos que visitó, según cuenta, nunca le dieron una solución oportuna porque no identificaron que el verdadero culpable de su infección era su pareja. La joven incluso dijo que los médicos que visitó aseguraron que es imposible que los hombres tengan esta enfermedad.

Ilustración de cómo luce la vaginosis bacteriana/Getty Creative
Ilustración de cómo luce la vaginosis bacteriana/Getty Creative

Consultamos al doctor Vladimir Galavis, médico cirujano ginecólogo y oncólogo, sobre la veracidad de lo que explica la usuaria de TikTok sobre el contagio de esta común infección y conocer realmente de qué se trata, ya que puede afectar a mujeres de cualquier edad.

"Los médicos vemos que el 80% de ese tipo de contenido solo busca captar la atención de millones de personas, por propaganda, por vender ideas específicas En el caso de este video, carece de información científica, de total credibilidad, creo que el objeto de este contenido es otro, que no es informar. Está lleno de imprecisiones ginecológicas y esto puede ser grave por lo que está llegando a millones de personas con información errada", indica el especialista que califica este tipo de contenidos como basura mediática.

La información correcta

Comenzando por el principal señalamiento de Ramsey, el doctor Galavis explica que, por lo general, se trata solo a la mujer que padece la vaginosis bacteriana y no a la pareja, si es hombre, porque estas bacterias se localizan solo en la vagina, de manera que los hombres no tienen síntomas, e incluso debemos profundizar aún más porque aún no hay un punto común en calificar esta enfermedad como de transmisión sexual.

"Para la mayoría de las escuelas internacionalmente, la vaginosis bacteriana es una enfermedad de transmisión sexual. Otras escuelas no hablan de una ETS sino de una vulvovaginitis por gardnerella o tricomonas. En todo caso, la vaginosis bacteriana se caracteriza por la proliferación de estas dos bacterias, la tricomoniasis y la gardnerella vaginalis, y ocurre por un desbalance del pH intravaginal”.

“Hay que entender que la vagina tiene un pH, una temperatura, secreciones normales, sangre, orine, que tienen un equilibrio, como un ecosistema interno. A parte de esto, por la actividad sexual, también puede tener semen y saliva. Entonces, cuando este pH se desequilibra por alguna razón, tiende a predominar la vaginosis bacteriana, produciendo un flujo grisáceo, blanco, verde, espeso, y lo característico -o como decimos los médicos, lo patognomónico- es el olor particularmente a pescado, que empeora después de la relación sexual, y después de la menstruación”.

Ilustración de la tricomoniasis/Getty Creative
Ilustración de la tricomoniasis/Getty Creative

El experto explica que el olor es tan característico que puede percibirse en la mujer incluso estando vestida. "Otro síntoma es que el flujo, además de tener un olor intenso, tiene muy mal aspecto y mancha mucho. Además, esta enfermedad también produce irritación vaginal, vulvar y de la uretra".

Adicionalmente, Galavis aclara algo determinante: sin sexo también puede experimentarse la proliferación de estas bacterias que producen estos síntomas, por lo cual algunos especialistas no lo catalogan como ETS.

Precisamente la Clínica Mayo menciona en un artículo dedicado al tema que no se entiende por completo la causa de esta enfermedad, pero ciertas actividades como las relaciones sexuales sin protección o las duchas vaginales frecuentes, aumentan el riesgo. En este sentido, Galavis detalla que, en efecto, al tratarse de un microecosistema, cualquier cosa podría afectarlo. "Por ejemplo, si cambias de pareja, si sufres de estrés, si se padecen enfermedades inmunocomprometidas, hay un cambios de pH y con ellos se altera la flora y sobrecrecen las bacterias anaeróbicas que producen esta enfermedad".

Es posible prevenirla

Aunque el doctor asegura que no está muy definido qué predispone el desequilibrio en cuanto al pH, sí afirma que la mayor predisposición a sufrir la enfermedad está enfocada en las personas con múltiples parejas sexuales.

Sin embargo, para quienes sufren de este tipo de flujo de forma recurrente, la estrategia de prevención se enfoca en mantener el equilibrio del pH de la vagina. “Recetamos productos a base de lactobacilos, pues esto genera un pH medio-ácido y neutraliza las bacterias anaeróbicas características de la vaginosis bacteriana, de manera que cambiando el pH de la vagina se puede prevenir la aparición de la enfermedad”.

"El tratamiento para la paciente puede ser vía oral, vía vaginal con óvulos o mixto. Sin embargo, cuando la enfermedad es recurrente en personas que tienen una sola pareja sexual, recomendamos que se tengan relaciones sexuales con condón por un tiempo prolongado o tratamos a la pareja con antibacterianos exclusivos para esto por vía oral".

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Cabe destacar que esta infección no tiene mayores consecuencias para mujeres que no están embarazadas; aunque puede tener relación indirecta con el hecho de sufrir repetidamente enfermedades de transmisión sexual. "Esta es una enfermedad fastidiosa y definitivamente puede ser recurrente. Incluso puede aparecer después de varios meses y hay que mandar un tratamiento por tiempo prolongado".

Aún hay muchas incertidumbres con relación a este tema. Podemos verlo en el gran interés que han despertado el contenidos en TikTok de una mujer común que comparte sus experiencias sin soporte científico alguno. De manera que es necesario insistir en que ante cualquier molestia, o cambio que sintamos en nuestro cuerpo, recurramos al médico especialista sin dudarlo. Será mucho más efectivo que seguir consejos en redes sociales o automedicarnos.

Preguntar todas nuestras dudas, indagar sobre los mejores tratamientos, hablar abiertamente sobre nuestros síntomas y bajo ninguna circunstancia dejar que sean menospreciados es un deber con nosotras mismas. Ningún malestar debe hacernos sentir impuras o avergonzadas, y si recibimos un tratamiento y no está funcionando, podemos insistir e incluso buscar otra opinión médica. Escuchemos siempre lo que nos dice nuestro cuerpo, él es capaz de avisarnos cuando algo no está del todo bien.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

EN VIDEO: La gigantesca escultura de la vulva de una mujer desata polémica en Brasil