La hija bastarda que el rey Carlos I concibió con su abuelastra

Posiblemente el título de este post resulte bastante llamativo al incluir en la misma frase los términos ‘bastarda’ ‘rey’ y ‘abuelastra’ y es que el relato que os traigo hoy al Cuaderno de Historias es uno de esos hechos que eran frecuentes hace 500 años, momento en los que tuvieron lugar.

De sobra conocida es la biografía de Fernando el Católico, quien contrajo matrimonio con Isabel de Castilla en el 1469, siendo todavía heredero de la Corona de Aragón y con quien permaneció casado hasta enviudar de ésta en el año 1504.

[Relacionado: Durante tres años, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón estuvieron casados ilegalmente]

Debido a la frágil salud mental de la hija de ambos (Juana I de Castilla, que pasaría a la Historia con el sobrenombre de Juana la Loca) quien accedió al trono tras no haber un heredero más cualificado (debido al fallecimiento a los 19 años de edad a causa de la tuberculosis), Fernando de Aragón decidió buscar una mujer joven con quien desposarse y tener un nuevo descendiente que se convirtiera en el heredero natural de la Corona de Aragón.

Si lo lograba ésta volvería a estar separada de la Corona de Castilla, pero si moría sin nueva descendencia ambos reinos seguirían unidos y pasarían a su nieto (el futuro rey Carlos I) hijo de Juana y su esposo Felipe el Hermoso, quien en aquellos momentos tan solo tenía cuatro años.

El rey Fernando encontró la candidata ideal en la francesa Germana de Foix, hija de nobles y sobrina de Luis XII de Francia y a la que llevaba 36 años de diferencia. El compromiso matrimonial llevaba consigo la cesión a la corona de Aragón de los reinos de Nápoles y Jerusalén (este último título todavía en posesión de la Familia Real Española).

[Relacionado: ¿Sabías que Felipe VI, además de España, es también rey de Jerusalén?]

Un año después de enviudar se dispuso todo para que pudieran contraer matrimonio (ella acababa de cumplir los 18 años de edad y él los 53). Cabe destacar que se casaron por poderes en octubre 1505 y que hasta medio años más tarde (marzo de 1506) no se formalizó el enlace y se juntaron los contrayentes.

A lo largo de los siguientes años Fernando intentó una y otra vez dejar embarazada a Germana, lográndolo una vez y naciendo un varón (Juan) en mayo de 1509. Pero lamentablemente murió a las pocas horas de nacer.

A causa de su avanzada edad cada vez le era más costoso conseguir al rey Fernando una erección y obsesionado por conseguir de nuevo volver a concebir un heredero, por lo que mandó que se le suministrara algún tipo de afrodisiaco que levantara su ‘libido’, hasta tal punto que la ingesta del mismo acabó con la vida del monarca en 1516, a punto de cumplir los 64 años de edad.

[Relacionado: Fernando el Católico y su curiosa muerte por sobredosis de afrodisíacos]

Fernando el Católico había dejado escrita una carta de últimas voluntades dirigida a su nieto Carlos (quien por aquel entonces tenía 16 años de edad) en la que pedía encarecidamente que se ocupara de su viuda Germana, a la que dejaría como herencia una generosa asignación económica.

Un año después, Germana de Foix (recién cumplidos los 29 años) viajó hasta Valladolid para residir en la Corte de Castilla. Y allí es donde el ya rey de España Carlos I quedó fascinado por los encantos de su abuelastra, tan solo doce años mayor que él.

Y tal y como Fernando de Aragón había pedido, en sus últimas voluntades, el joven rey se deshizo en cuidados hacia la viuda de su abuelo, hasta tal punto que mantuvieron un apasionado romance, consecuencia del cual Germana quedo embarazada a finales de 1517.

Una hija que llevaría por nombre Isabel y a la que su padre (Carlos I) no reconocería. Se la menciona en varios escritos de la época como ‘Infanta Isabel de Castilla’, pero tal título nunca llegó a ostentarlo, al tratarse de una hija bastarda.

Según indican algunos historiadores, Isabel pasó gran parte de su vida recluida en el convento Agustino de Extramuros en la abulense población de Madrigal de las Altas Torres, en el que por aquella época solía llevarse a las hijas ilegítimas nacidas fuera del matrimonio.

Allí mismo permanecían dos hijas bastardas que Fernando el Católico tuvo fuera de su matrimonio con Isabel: María, de su relación con la noble vizcaína Toda de Larrea y María Esperanza, con la noble portuguesa Juana Pereira.

Así fue como, el rey Carlo I de España concibió una hija bastarda con su abuelastra Germana de Foix. Ésta, para acallar rumores, se casó de nuevo en 1519 con Juan de Brandeburgo-Ansbach, hombre de confianza del monarca, yendo a vivir el nuevo matrimonio a Valencia, donde serían nombrados Virreyes.

[Te puede interesar leer: La extraña locura de la reina Juana I de Castilla]

Fuente de la imagen: Wikimedia commons