La guerra de las hamburguesas se intensifica por el ataque a la carne de origen vegetal

La Impossible Whopper y otras hamburguesas vegetales han provocado un contraataque. (Foto: Ilustración: Impossible Foods/Quinn Lemmers para Yahoo Vida y Estilo)

Basta dar una vuelta por los supermercados o salir a cenar, aunque sea de vez en cuando, para notar que las alternativas vegetales a la carne están difundiéndose en el mercado. Podemos encontrar desde la Impossible Whopper de Burger King hasta la Beyond Sausage Sandwich de Dunkin Donuts’, incluyendo una amplia gama de imitaciones veganas de la carne, como los productos de Gardein, Tofurkey y Field Roast, que llenan cada vez más estantes en los supermercados de todo el país.

Ahora se ha producido un contraataque de la mano de una agresiva campaña publicitaria y una serie de esfuerzos legislativos.

“¿Qué se esconde en tu carne vegetal?”, preguntaba el lunes un anuncio a página completa publicado en el New York Times sobre las “imitaciones ultraprocesadas” llenas de ingredientes misteriosos. Impossible Foods respondió a la provocación: “la Impossible Burger no contiene ninguno de los contaminantes nocivos del matadero que se pueden encontrar prácticamente en toda la carne picada de res”.

Ha comenzado la batalla campal por las hamburguesas.

En Estados Unidos la cuota de mercado de los alimentos vegetales creció un 11 % entre 2018 y 2019 hasta alcanzar los 4,5 mil millones de dólares, pero a medida que los alimentos veganos se vuelven más populares, también crece el rechazo de quienes se oponen al cambio.

“La hamburguesa es un ícono nacional”, le dijo a Yahoo Vida y Estilo Adam Chandler, autor del libro Drive-Thru Dreams: A Journey Through the Heart of America’s Fast-Food Kingdom. “Y durante casi 100 años ha sido sinónimo del estilo la vida y la cocina estadounidense... Comer una hamburguesa genera una alegría simple. Es una parte inalienable de Estados Unidos”.

Por tanto, los activistas creen que la percepción de que se está produciendo un cambio en la hamburguesa podría hacer que la gente se enfade y responda con rabia.

“Solíamos trabajar por debajo del radar, pero ya no es así”, le dijo a Yahoo Vida y Estilo Melanie Joy, psicóloga, activista y autora de libros como Why We Love Dogs, Eat Pigs, and Wear Cows refiriéndose a los activistas veganos y la industria cárnica. “Por eso no me sorprende. Cuando un movimiento social se fortalece tanto como para desafiar realmente al sistema dominante, ese sistema se defiende, y una estrategia consiste en desacreditar las creencias y prácticas, así como todo lo que representa este cambio”.

En el anuncio a página completa del New York Times y otros similares que se han publicado en USA Today y Wall Street Journal se señala que “las hamburguesas de verdad son jugosas y están hechas de carne de res, cerdo y especias”.

La campaña es cortesía del Centro para la Libertad del Consumidor (CCF, por sus siglas en inglés) dirigido por el conocido lobista y publicista Richard Berman, cuyos objetivos anteriores han sido la Humane Society, los CDC y las Mothers Against Drunk Driving. Ahora parece que la Asociación de Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA, por sus siglas en inglés) y otros miembros de lo que el sitio web llama la “policía alimentaria” están en el punto de mira de Berman.

“Estamos en medio de una campaña para brindar información a los consumidores que quizá no conocen”, le dijo Will Coggin, director general de CCF, a Yahoo Vida y Estilo. “Con una serie de historias recientes, buenas y malas, respecto a la industria de la carne falsa y la caída de las acciones de Beyond Meat ocupando las noticias, pensamos que era un momento oportuno para difundir nuestro mensaje”.

El mismo día en que se publicó el último anuncio de CCF, Anthony Brindisi y Roger Marshall, de Cámara de Representantes, presentaron una propuesta de ley bipartidista respaldada por el mayor grupo lobista de carne de res de Estados Unidos que propone impedir que las compañías de carne vegetal puedan usar la palabra “carne” para comercializar sus productos. La Asociación Nacional de Ganaderos dijo que la legislación es necesaria para proteger a los consumidores de “prácticas de comercialización engañosas y que los productores de ganado deben poder competir en un campo de juego justo y nivelado”.

“¿Qué se esconde en tu carne vegetal?”, pregunta un nuevo anuncio con esta imagen del Centro para la Libertad del Consumidor. (Foto: Centro para la Libertad del Consumidor)

Sin embargo, los defensores del medio ambiente y de la alimentación sostenible rechazan ese razonamiento señalando que, en vez de confundirse, los consumidores están tomando decisiones conscientes para comprar alternativas a la carne y la leche hechas a base de vegetales, y que las opciones del lenguaje para describir ciertos alimentos son limitadas.

“Este proyecto de ley es un intento desvergonzado de hacer que el gobierno controle las etiquetas de los alimentos para beneficiar a la industria cárnica convencional, no a los consumidores”, le comentó a Yahoo Vida y Estilo Matt Ball, portavoz de Good Food Institute, que aboga por las alternativas a los productos animales. “La demanda de carnes de origen vegetal se está disparando en todas las regiones del país, incluyendo Kansas y Nueva York. En vez de dejar que los consumidores decidan quienes ganan y pierden en un mercado libre, este proyecto de ley intenta estigmatizar los alimentos vegetales al exigir que se etiqueten como ‘imitación’ para inclinar el campo de juego a favor de la carne convencional”.

Combatir la explosión de la industria de los alimentos veganos es tan solo una forma de lidiar con el cambio. Otros parecen pensar de manera diferente: “si no puedes vencerlos, únete a ellos”.

Por ejemplo, ahora cadenas de restaurantes como Burger King, White Castle, McDonald’s, Dunkin Donuts, TGI Fridays, Little Caesars, Subway, Big Boy, Carl’s Jr. y Cheesecake Factory ofrecen algún tipo de menú con carne vegetal. Esta semana el director ejecutivo De Burger King, Jose Cil, señaló que Impossible Whopper “se ha convertido rápidamente en uno de los lanzamientos más exitosos de la historia de Burger King”. Y varias compañías de carne tradicional, como Tyson, Hormel, Smithfield y Perdue, también han lanzado sus propias alternativas vegetales.

“La campaña de propaganda tiene como objetivo provocar una reacción violenta y revertir o ralentizar el aumento de la popularidad de la carne vegetal”, le explicó a Yahoo Vida y Estilo Rachel Konrad, portavoz de Impossible Burger, refiriéndose a los anuncios de CCF. “El hecho de que ahora Berman y su desagradable empresa de relaciones públicas sean quienes vayan tras la carne vegetal a través de su grupo con un dinero de procedencia dudosa es un ejemplo patente de que la carne vegetal representa una amenaza existencial para el sector ganadero predominante”.

La vicepresidenta ejecutiva de PETA, Tracy Reiman, agregó: “El CCF es un grupo encubierto para la implosiva industria de la carne, que está luchando por mantener a raya el inevitable avance vegano”. Reiman considera que el anuncio es un “triste intento de comercializar un ‘producto’ que causa un inmenso sufrimiento animal, una destrucción ambiental desenfrenada y graves problemas de salud...”. Los activistas también critican que los anuncios se basen en generar miedo.

“No tienen ningún valor ético en el cual apoyarse, por lo que intentan asustar a las personas y hacerles sentir que se enfermarán, aunque en realidad todo no es más que una enorme proyección”, afirmó Joy. “¿Quién invertiría tanto dinero en un anuncio y en polarizar la conversación a su favor si no se sintiera amenazado?”.

Cuando le preguntaron por qué algunos críticos ven el anuncio como una señal de que la industria cárnica se siente amenazada, Coggin solo respondió: “Hemos sido testigos de diferentes respuestas de distintos jugadores”.

El consumidor conciente de lo que come

El sitio web de CCF y el sub-sitio CleanFoodFacts.com, promocionado en los anuncios pero que el miércoles por la tarde no cargaba, se centra en el derecho del consumidor a elegir qué comer, aunque todo parece indicar que ha tomado partido.

“En los últimos años un creciente grupo de activistas se ha entrometido en la vida de los estadounidenses”, afirma. “Entre ellos se encuentran quienes se autoproclaman ‘policía alimentaria’, activistas de la salud, abogados litigantes, supuestos benefactores de las finanzas personales, misántropos de los derechos de los animales y burócratas entrometidos. ¿Su común denominador? Todos afirman saber ‘lo que es mejor para ti’. En realidad, están erosionando nuestras libertades básicas: la libertad de comprar lo que queramos, comer lo que queramos, beber lo que queramos y criar a nuestros hijos como mejor nos parezca. Estamos listos para responder cuando presionen a los estadounidenses”.

Coggin no especificó quién financia la organización, le dijo a Yahoo Vida y Estilo: “Algunos de nuestros fondos provienen de la industria alimentaria, de la granja a la mesa. También recibimos apoyo de personas y fundaciones”. En el caso de Food Navigator agregó que la línea de donantes “incluye a los productores de carne”.

Su sitio web y el último anuncio a página completa las llama “carnes falsas” por contener los siguientes ingredientes: metilcelulosa, dióxido de titanio, butilhidroquinona terciaria e inosinato disódico, pero solo uno de ellos, la metilcelulosa, un almidón de origen vegetal utilizado para mejorar la textura, se encuentra en las hamburguesas Beyond e Impossible. Los demás ingredientes se pueden encontrar tanto en productos veganos como en los cárnicos procesados.

Sin embargo, lo cierto es que los beneficios para la salud de las alternativas vegetales siguen siendo controvertidos. Al comparar una Whopper de res con su versión Impossible, ambas son bastante parecidas en términos de calorías (270 frente a 240), grasas saturadas (8 gramos cada una) y proteínas (20 gramos frente a 19 gramos), pero la versión de carne contiene más colesterol (80 mg en comparación con el cero de Impossible) y menos fibra dietética (cero en comparación con los 3 gramos de Impossible). La hamburguesa vegana, en contraposición, contiene más sodio (230 mg en comparación con el cero de la hamburguesa de carne).

Un conjunto de investigaciones ha señalado que comer más carne roja causa problemas de salud a lo largo del tiempo y organizaciones como la Asociación Americana contra el Cáncer y la Asociación Americana del Corazón aconsejan comer menos carnes rojas y procesadas. Pero a inicios de este mes la revista Annals of Internal Medicine generó controversia al publicar un estudio que argumenta que comer carne roja representa solo un riesgo mínimo para la mayoría de las personas. Los autores dicen que es difícil llegar a estas conclusiones ya que las investigaciones se basan en informes personales y recomiendan que la mayoría de las personas sigan comiendo carne como hasta ahora.

Retomando la hamburguesa Impossible y sus 21 ingredientes, “crear un alimento a partir de una larga lista de ingredientes no lo hace automáticamente poco saludable”, le explicó recientemente a Yahoo Vida y Estilo Ginny Kisch Messina, una dietista registrada conocida como por Vegan RD y autora de libros como Vegan for Life. “Depende de los ingredientes. De hecho, las hamburguesas vegetales pueden aportar algunas ventajas sobre la carne de res. Por ejemplo, ambas hamburguesas de origen vegetal brindan pequeñas cantidades de fibra y calcio. Además, la proteína de soja de la hamburguesa Impossible puede contribuir a reducir los niveles de colesterol”.

Algunos han cuestionado el enfoque “procesado” que ha adoptado la campaña. “¿La industria cárnica tradicional y sus aliados realmente están dispuestos a abrir esa caja de Pandora?”, se preguntó Takeout. “No es que la agricultura industrial en este país sea tan honesta. Exceptuando algunos productos cárnicos Premium comercializados a pequeña escala, estamos muy lejos de los días en los que una persona podía conocer al granjero o los animales con los que producían sus hamburguesas”.

Konrad ha recurrido con regularidad a las redes sociales para compartir ese tipo de razonamientos.

Además, ¿quieres una larga lista de ingredientes?

Sin embargo, un tema menos controvertido parece ser cómo evitar la carne y consumir alimentos a base de vegetales podría influir en la salud del planeta, sobre todo teniendo en cuenta que una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de los alimentos y más de la mitad de esas emisiones (58 %) provienen de productos animales, con la mitad de esas emisiones procedentes de la producción de carne de res y cordero, según unos hallazgos recientes publicados en la revista Science.

“No les estamos diciendo a las personas que dejen de comer carne. En algunos lugares no tienen otra opción”, le explicó a la BBC el profesor Pete Smith, científico ambiental de la Universidad de Aberdeen en el Reino Unido. “Pero es obvio que en Occidente estamos comiendo demasiado”.

Peter Stevenson, de Compassion in World Farming, agregó: “Reducir el consumo de carne es esencial para alcanzar los objetivos climáticos”.

Beth Greenfield