La generación janmadang, los jóvenes capitalistas de Corea del Norte que amenazan con cambiar el país

Poco se sabe de lo que ocurre en una de las naciones más herméticas del mundo. Corea del Norte vive casi completamente aislada y lo poco que se conoce es gracias a la enorme cantidad de desertores (1.127 en 2017, más de 30.000 en los últimos años) que deciden jugarse la vida y escapar hacia otros lugares. Ahora, un nuevo documental, producido por ‘Libertad en Corea del Norte’ (LINK), intenta poner un poco de luz sobre un aspecto bastante desconocido: los jóvenes capitalistas que buscan un cambio. Se les llama popularmente como la generación jangmadang.

Durante décadas, el país ha sido un territorio en el que la falta de derechos y libertades ha provocado que no haya un cuestionamiento explícito del modelo autoritario. Los pocos que en algún momento han podido plantear sus dudas han sufrido la dura represión de un régimen que sabe que esta es la única manera de perpetuarse. Pero en los años 90 no siempre fue así, tal y como cuenta BBC Mundo.

Un defensor de los derechos humanos norcoreana exiliado en Corea del Sur (REUTERS).

En esa época hubo una gran hambruna y miles de personas murieron. El Gobierno no era capaz de proporcionar el alimento suficiente y por eso muchos jóvenes se vieron obligados a sacarse las castañas del fuego para sobrevivir. O iban contra las reglas o morían, por lo que tuvieron que agudizar el ingenio y la astucia. ¿Cuál fue su solución?

Empezaron a comerciar con todo tipo de cosas. Fundamentalmente alimentos; iban a las fábricas, recogían los excedentes y se encargaban de venderlos en el mercado interior. Pero también otros productos como por ejemplo USB. Gracias al contrabando tenían acceso a películas de Estados Unidos y de Corea del Sur, que les permitían tener conocimiento de lo que pasaba en el exterior y además acabar con las mentiras del régimen que les aseguraba que todos los países del mundo estaban en crisis.

Todo se hacía en el máximo secreto por miedo a las autoridades. Ver un film del exterior suponía un grave castigo, por lo que esta generación fue capaz de enfrentarse a la autoridad con valentía y audacia. También sufrieron la censura y las detenciones.Todos los testimonios recogidos en el documental pertenecen a norcoreanos que escaparon del país entre 2008 y 2013 y ellos coinciden que existe un grupo de jóvenes muy importante que ya ha probado a desafiar al régimen y que aboga por unos cambios sociales que lleven a la apertura.

Kim Jong-un (AP).

La forma en la que escapan del país suele ser siempre la misma. Cruzan la frontera entre Corea del Norte y China y en el gigante asiático intentan llegar hasta el sur para alcanzar la zona sudeste. Su destino final suele ser Estados Unidos o Corea del Sur.

Son conscientes de que es muy difícil lograr sus propósitos, pero lo cierto es que ya han dado el primer paso. El hecho de que exista una generación que se plantea cosas abre la puerta a que el mensaje se extienda y poco a poco más gente vaya siendo consciente de que fuera hay un mundo distinto por descubrir.