'La Galana’, la joven valdepeñera que se convirtió en una heroína española de guerra

·4  min de lectura

Publicaba días atrás, coincidiendo con la efeméride del 6 de junio, un artículo sobre el motivo por el que la población manchega de Valdepeñas lucía en su escudo heráldico el lema ‘Muy Heroica Ciudad de Valdepeñas’; distinción que fue concedida oficialmente el 29 de enero de 1895, pero ya en 1823 el rey, Fernando VII, la reconoció como tal tras realizar una visita a esta villa y a modo de agradecimiento por la heroica gesta protagonizada por sus habitantes en 1808.

Estatua de Juana Galán 'La Galana', heroína de la contienda de Valdepeñas del 6 de junio de 1808 (imagen vía Wikimedia commons)
Estatua de Juana Galán 'La Galana', heroína de la contienda de Valdepeñas del 6 de junio de 1808 (imagen vía Wikimedia commons)

En el relato de los acontecimientos, sobre la épica defensa de la población por parte de los valdepeñeros, citaba muy brevemente a Juana Galán, más conocida como ‘La Galana’, al ser este el apodo familiar, una joven de 20 años de edad que, el mencionado 6 de junio de 1808, lideró uno de los grupos vecinales, que se enfrentaron a los soldados franceses de Napoleón Bonaparte, logrando que no pudiesen atravesar la población rumbo al sur.

A pesar de haber pasado a la historia como Juana Galán ‘La Galana’, su nombre completo era Juana María Galán y Heredia, nació en 1787 y era la mayor de siete hermanos, siendo el padre un conocido tabernero local (recordemos que en aquella época, Valdepeñas era la mayor productora y exportadora de vino español) y en donde la joven se había criado y trabajado desde corta edad, algo que le dio gran confianza y carácter a su personalidad, tras tener que tratar a diario con docenas de clientes (la mayoría borrachos y propensos a pasarse de la raya).

Con una personalidad muy definida, La Galana, decidió encabezar el grupo de vecinas (al que posteriormente se le unieron también los hombres) y plantar cara al enemigo francés que pretendía atravesar la villa por el denominado Camino Real.

La víspera de aquel 6 de junio, Valdepeñas se había quedado sin defensa, al haber huido los responsables de la Junta de Defensa valdepeñera, ante el inminente paso del ejército francés, del general Louis Liger-Belair, que quería pasar por allí rumbo a la población de Santa Cruz de Mudela, quedando indefensos y desarmados.

Fue entonces cuando numerosos habitantes decidieron organizarse para proteger la población y evitar el paso francés, siendo La Galana una de las más valientes defensoras valdepeñeras, organizando a sus vecinos en grupos e indicando dónde debían colocarse para repeler la entrada de los soldados galos.

La joven tabernera, de apenas 20 años, dirigía y daba órdenes a aquel enorme contingente vecinal con un aplomo y seguridad que parecía que lo hubiese hecho toda la vida o que tuviese conocimientos de formación militar. Todo era pura intuición y una gran capacidad para anticiparse a la situación.

Cuando la avanzadilla del ejército napoleónico intentó cruzar por el Camino Real se encontró barricadas y un hostil recibimiento vecinal, repeliendo los valdepeñeros las armas militares con palos, herramientas de labranza y ollas de agua o aceite hirviendo que lanzaron contra los invasores.

Delante de aquella feroz defensa se encontraba Juana Galán, armada con una porra y dando golpes a diestro y siniestro, mientras gritaba dando instrucciones a sus vecinos, obligando a los franceses a firmar una tregua y cambiar el trayecto hasta Santa Cruz de Mudela sin atravesar la población de Valdepeñas.

Poco más se sabe de la posterior vida de Juana Galán, siendo escasos los detalles que existen sobre ella. Sí consta que contrajo matrimonio, el 2 de mayo de 1810, con Bartolomé Ruiz de Lerma.

La pareja tuvo dos hijas, falleciendo La Galana, el 24 de septiembre de 1812, a causa de unas complicaciones tras su segundo parto.

Es curiosos señalar que las dos fechas mencionadas (la de la boda y el fallecimiento) tienen una relación directa con la Guerra de independencia española; la primera por ser efeméride del inicio del conflicto bélico y la segunda por ser el mismo día en el que la región de La Mancha era declarada libre totalmente de la presencia de los soldados de Napoleón.

Cabe destacar, que muchos de los acontecimientos de lo ocurrido aquel 6 de junio de 1808 se han ido explicando oralmente de una generación a otra, habiéndosele añadido numerosos detalles ficticios (o que difieren de la realidad) que han ido adornando la historia, por lo que es difícil saber qué parte de lo relatado es verdad o ficción.

Entre las numerosas historias apócrifas alrededor de ‘La Galana’, nos encontramos aquellas que la comparan con ‘Agustina de Aragón’ (también heroína de la Guerra de independencia), intentando crear paralelismos entre ambas e incluso una rivalidad que jamás existió, debido a que algunos relatos vinculan sentimentalmente a ambas con el guerrillero, Francisco Abad Moreno (apodado 'Chaleco'), cuando realmente no existe constancia alguna de ello.

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.