Dos mujeres han llevado en su vientre al mismo bebé: “Fue como una carrera de relevos”

A las parejas del mismo género les puede resultar complicado someterse a un proceso de fecundación in vitro (FIV): ¿quién suministrará el óvulo y el esperma? ¿Quién llevará al bebé en el vientre? Sin embargo, una pareja en Texas encontró una solución para que ambas pudieran involucrarse en el proceso.

Hace cinco meses, Ashleigh y Bliss Coulter, una pareja del norte de Texas, le dieron la bienvenida a su hijo Stetson, concebido mediante fecundación in vitro. “Desde hacía mucho tiempo quería quedarme embarazada”, le confesó Ashleigh a la cadena NBC 5. “Siempre quise tener un hijo, pero no quería llevarlo en mi vientre”, comentó Bliss. “Al ser ambas mujeres, pensamos, ‘¿cómo podemos conseguirlo?’”, comentó Ashleigh. “Sabíamos que tenía que existir una manera”.

La pareja terminó yendo a una clínica de fertilidad que les permitió a ambas llevar a Stetson en el vientre a través de un proceso similar al de la fecundación in vitro, pero con una ligera modificación. “Bliss se sometió a la estimulación de los ovarios y la extracción de óvulos”, le explicó su médico, Kathy Doody, a la NBC 5. Por lo general, en esa etapa de la fecundación in vitro, los óvulos de la mujer se fecundan con el esperma y se colocan dentro de una incubadora en un laboratorio para que se desarrollen. Así durante unos días hasta que se implantan en el útero de la mujer.

Los óvulos de Bliss no se colocaron dentro de una incubadora sino en la cámara de un dispositivo llamado INVOcell y luego se insertaron en la cavidad vaginal de Bliss durante cinco días. “Consiguió que el embrión creciera pronto”, explicó Doody. “Los óvulos se fecundaron en su cuerpo, y tras cinco días, retiramos el dispositivo y congelamos los embriones”.

Luego, se transfirió un embrión al cuerpo de Ashleigh. “Fue como pasar el testigo en una carrera de relevos”, dijo Doody.

Una pareja en Texas se turnó para llevar a su hijo en el vientre mediante fecundación in vitro. Los médicos sopesan las ventajas y riesgos. (Instagram: @ Ashleigh.Coulter)

“Bliss lo llevó dentro de sí durante cinco días, gran parte de la fecundación, y luego lo llevé en mi vientre durante nueve meses”, dijo Ashleigh. “Fue muy especial para ambas, nos hizo sentir que estábamos involucradas por igual. Tanto ella como yo teníamos que formar parte de eso”.

El proceso se conoce como fecundación in vitro recíproca (reciprocal effortless IVF en inglés) y cuesta alrededor de 8 000 dólares, más barato que la fecundación in vitro tradicional, señala la NBC 5.

Es inusual, pero el hecho de que una madre se convierta en una especie de incubadora “podría ser más ventajoso desde el punto de vista fisiológico” que el método estándar de fecundación in vitro, le comentó la doctora Jessica Shepherd, ginecóloga de procedimientos mínimamente invasivos y fundadora de Her Viewpoint, a Yahoo Vida y Estilo. Los médicos colocan el embrión en desarrollo en el dispositivo durante un tiempo ya que “debe estar contenido en algún sitio”, explicó Shepherd. “Entonces, cuando llega el momento de extraerlo, los médicos lo pueden encontrar con más facilidad”.

Al igual que con los métodos más tradicionales de fecundación in vitro, con la fecundación in vitro recíproca existen riesgos. “Cuando haces una transferencia, ya sea desde una placa de Petri o del dispositivo al otro útero, existe el riesgo de que el óvulo o el embrión se pierdan”, explicó Shepherd. La salud general de las madres también es importante, dijo: “Puede determinar el logro del embarazo”.

Sin embargo, en sentido general, Shepherd dijo que esta es una “opción viable para que las parejas valoren si ambas quieren formar parte del proceso”.

Se cree que Bliss y Ashleigh son la primera pareja del mismo género en llevar ambas en su vientre al mismo bebé. Sin embargo, se conoció que otra pareja se sometió al mismo procedimiento en la misma clínica y tuvo un bebé sano en septiembre.

Korin Miller