La extraña desaparición de líderes de las FARC pone en riesgo el futuro de la paz en Colombia

En la imagen un registro Iván Márquez, líder de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) y cuyo paradero se desconoce desde el mes pasado. EFE/Archivo

Son tres los líderes del otrora grupo guerrillero y hoy partido político de las FARC desaparecidos desde mediados de agosto, y ni siquiera sus copartidarios, que realizaron en Bogotá su primera cumbre tras la conformación del movimiento político, parecen conocer su paradero.

El tema adquiere relevancia por la jerarquía de los integrantes involucrados: Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, alias el Paisa, exjefe de la Columna Móvil Teófilo Forero, una de las más sanguinarias y violentas cuando las FARC deambulaban por la selva; Henry Castellanos Garzón, alias Romaña, comandante, jefe e integrante del comando central; y Luciano Marín, alias Iván Márquez, líder máximo junto a Rodrigo Londoño, alias Timochenko, excandidato presidencial por esa colectividad.

Alias el Paisa, uno de los líderes de la Farc que se encuentra sin rumbo conocido (Foto captura de video de YouTube).

Este último está en rebeldía desde julio, cuando se negó a asumir como senador de la República en protesta por la solicitud de extradición de alias Jesús Santrich, presentada por EEUU, por supuestas actividades de narcotráfico, motivo por el cual se encuentra detenido y a la espera que el presidente Iván Duque tome la decisión de si acepta o no dicho requerimiento.

Alias Romaña, líder de la Farc (Foto captura de video de YouTube).

Uno de los rumores indica que Márquez habría huido hacia la zona sur del país tras enterarse de una supuesta orden de extradición en su contra, pero la oficina del fiscal general Néstor Humberto Martínez ha negado esa versión, afirmando que no existe tal documento.

Este martes 11 de septiembre, Romaña reapareció con la publicación de una carta dirigida a la Fiscalía, aunque aún no se sabe desde dónde la envió. En la misiva, el líder de las FARC dice mantener su compromiso con el Acuerdo de Paz, y pide celeridad para la implementación de proyectos productivos para los exguerrilleros en su proceso de reinserción a la vida civil. Además, indica que seguirá en la legalidad.

La desaparición de estos tres personajes se suma a la de otros tres integrantes del partido, confirmada por la Misión de Verificación de la ONU al Proceso de Paz. La entidad indicó que los líderes no se encontraban en las zonas de reincorporación del sur del país, que albergan cerca de 1.500 excombatientes en proceso de reinserción.

Incluso una Comisión de Paz del Congreso colombiano viajó hasta el departamento de Caquetá, distante unos 500 kilómetros al sur de Bogotá, para indagar por el paradero de los líderes guerrilleros, pero no ha obtenido ningún avance en sus pesquisas.

La solicitud de extradición de Jesús Santrich, una bomba con daños colaterales

La petición presentada por EEUU en abril pasado para que alias Jesús Santrich fuese extraditado por supuestos vínculos con el narcotráfico, y su posterior captura mientras el gobierno colombiano evalúa dicha solicitud, se convirtió en el detonante de fracturas serias en el Acuerdo de Paz.

Jesús Santrich, exnegociador de paz de la ya disuelta guerrilla de la FARC, el 6 de diciembre de 2016 en Bogotá (AFP | GUILLERMO LEGARIA).

Esta situación coincidió con las elecciones presidenciales, en las que participó alias Timochenko, quien como líder de las FARC ha dicho que si alguno de los integrantes del grupo comete un delito, tiene que pagar por ello. Su declaración ha motivado reacciones contrarias en sus filas, pues muchos de sus compañeros, entre ellos alias Fabián Ramírez, dicen que Santrich es víctima de un montaje y que su jefe debería defenderlo con más vehemencia.

Ramírez, quien envió una carta pública desde la clandestinidad, dijo que han perdido la confianza en el Estado, e indicó que no ha abandonado el Acuerdo de Paz, y en cambio ha estado recorriendo el departamento de Caquetá defendiendo el proceso convenido con el gobierno y hablando con la comunidad. También negó que hubiese renunciado a su esquema de seguridad, lo que sí hicieron Iván Márquez y el Paisa.

El procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, en una carta enviada al presidente Iván Duque expresó su preocupación por lo ocurrido con los exguerrilleros desaparecidos.

Dijo en su misiva Carrillo que esta es una señal de “fragilidad” del acuerdo, y solicitó que quienes se suscribieron a él se mantengan dentro de lo acordado, para no poner el proceso en peligro.

También invitó a los líderes de las FARC a que demuestren con hechos su voluntad para que la implementación del acuerdo sea exitosa.

El presidente Iván Duque, entre tanto, ya ha dicho públicamente que respetará la implementación del Acuerdo de Paz que dejó como legado su antecesor, Juan Manuel Santos, y de hecho le pidió a la ONU que prolongara su Misión de Verificación, lo cual fue celebrado por diversos sectores políticos, entre ellos las FARC.

La Misión de Verificación de la ONU ha señalado: “Independientemente de los motivos que llevaron a estos excomandantes a tomar esta decisión, están incumpliendo su obligación en virtud del capítulo 3.3 del Acuerdo Final de Paz que los compromete a ‘contribuir activamente a garantizar el éxito del proceso de reincorporación’. Además, en este momento de transición, están generando cuestionamientos al proceso de reincorporación y de paz cuando en su conjunto los miembros y dirigentes de la FARC continúan apostándole al proceso de paz a pesar de las múltiples dificultades que han enfrentado en este camino”.

De ser así, los líderes desaparecidos se estarían exponiendo a perder sus beneficios obtenidos durante el Acuerdo y podrían ser capturados si así lo considerara la Justicia Especial de Paz, ente encargado de llevar los procesos contra la guerrilla.

Uno de los temores, del cual aún no hay evidencias, es que los líderes se instalen en alguno de los grupos disidentes que quedaron como residuos luego de la firma del Acuerdo de Paz en noviembre de 2016, y que se calcula suman cerca de 1.200 integrantes en todo el territorio nacional.