La estación espacial china, fuera de control: podría estrellarse contra la Tierra ‘"en los próximos meses"

Tiangong 1: La estación espacial china está fuera de control y podría estar a punto de estrellarse contra la Tierra.

Los expertos han advertido que una gran estación espacial china en órbita podría estrellarse contra la Tierra en forma de una gigantesca bola de fuego.

El enorme satélite Tiangong-1, lanzado en el año 2011, ha perdido la conexión de radio con la agencia espacial china, por lo que ahora el país ha admitido que caerá sobre la Tierra.

La nave, cuyo nombre significa ‘Palacio Celestial’, se está adentrando en la atmósfera terrestre, dirigiéndose hacia nuestro planeta.

Jonathan McDowell, de la Universidad de Harvard, dijo: ‘Ahora que su perigeo es de menos de 300 km y se encuentra en una atmósfera más densa, el ritmo de desintegración está aumentando. Esperamos que caiga en cuestión de meses, a finales de 2017 o principios de 2018’.

La mayoría de las piezas de basura espacial se queman cuando entran en la atmósfera, pero debido a su tamaño, las piezas de Tiangong-1 podrían llegar hasta la superficie de la Tierra.

Lanzado en 2011, el laboratorio espacial Tiangong-1 de 8,5 toneladas había sido originalmente un símbolo de la ambiciosa apuesta científica de Beijing por convertirse en una superpotencia espacial.

Será difícil predecir el punto preciso donde impactará, aunque cabe decir que las caídas no controladas de naves espaciales que se han producido en el pasado nunca han dañado a nadie, afirmó McDowell.


‘Creo que hoy en día sería conveniente evitar la entrada no controlada de naves de 50 toneladas…’

‘En realidad las 8 toneladas del Tiangong no me preocupan, pero habría sido mejor sacarla de la órbita bajo condiciones controladas’.

En 2016 McDowell había explicado: ‘Lo cierto es que no puedes guiar estas cosas. No lo sabremos ni siquiera un par de días antes de que entre en la atmósfera, es probable que no lo sepamos con exactitud hasta aproximadamente seis o siete horas antes del impacto. Obviamente, no saber cuándo va a descender significa no saber dónde va a caer’.

Rob Waugh