La emotiva historia del anciano que observa el mar con una foto enmarcada

Giuseppe Giordano vive en Nápoles, Italia, tiene 70 años de edad y lleva a cabo una rutina diaria que emociona a propios y extraños.

Cada día acude al mismo lugar, un sitio en el que sus ojos reflejan el mar de la tierra que le vio nacer. Es ahí donde, sentado junto a un cuadro con una foto, mira al horizonte con la mirada aguada y el corazón roto.

La escena no pasó desapercibida para Giorgio Moffa, un vecino que siempre que pasaba por el lugar veía a Giordano absorto consigo mismo. Un día decidió acercarse para conocer al anciano.

Hace siete años que su esposa falleció tras una enfermedad y, desde entonces, no hay día que no acuda a la playa de su ciudad para recordarla. Siempre sentado con idéntica postura, con el marco a su derecha y con el azul turquesa de las aguas del Mar Mediterráneo frente a él.

Tal y como publicó RT, Moffa le preguntó por la razón de recordar a su esposa en la misma playa y Giordano le respondió:

“Como símbolo de un amor que no termina, de la distancia y la soledad”.

Emocionado con la historia, Moffa decidió retratar el momento y escribir un post en Facebook que llegó al corazón de muchos usuarios.

“Hace días que viene, conozco a esta espléndida persona. Solo sé que el suyo seguramente fue un gran amor. Le he visto llorar; creo que ya no nacen hombres así”.

Esta emotiva historia demuestra que es cierto que hay amores que duran para toda la vida.