NXIVM: la dominación sexual, psicológica y financiera a la que fueron sometidas las víctimas de la secta

El juicio que se realiza en Estados Unidos en contra de Keith Raniere, fundador de la empresa multinivel NXIVM, ha mostrado un escenario estremecedor.

Raniere, de 58 años, fue acusado de cargos de explotación y tráfico sexual, extorsión, lavado de dinero y otros delitos por haber utilizado NXIVM, una empresa dedicada a ofrecer seminarios de desarrollo profesional, para atraer mujeres a una suerte de culto sexual en el que eran sometidas a vejaciones, mantenidas recluidas y forzadas, tras ser marcadas con material ardiente, a tener relaciones sexuales y entregar sus bienes.

NXIVM comenzó operaciones a finales de la década de 1990 y para la mitad de la del 2000 contaba ya con miles de “alumnos”. Entre ellos, se afirma, personas acaudaladas e hijos de expresidentes mexicanos. Desde entonces comenzaron a darse reportes que afirmaban que NXIVM era una suerte de culto que manipulaba a las personas y las convencía, o les lavaba el cerebro, para que entregaran a Raniere y otros dirigentes sus fortunas.

Keith Raniere, líder de NXIVM, acusado de explotación y tráfico sexual, extorsión, lavado de dinero y otros delitos. (YouTube)

Pero fue hace unos años que comenzaron a emerger testimonios que mostraban a NXIVM como una secta de culto sexual, en el que mujeres eran mantenidas como esclavas realizando trabajo forzado y obligadas a tener relaciones con Raniere, el “amo” o “maestro” de esa suerte de secta.

Finalmente, las autoridades estadounidenses decidieron ordenar el arresto de Raniere, que fue detenido en México y luego extraditado, y someterlo a juicio en una corte federal por cargos de tráfico sexual y conspiración para imponer trabajos forzados, entre otros cargos. Sus víctimas, se acusa, eran mujeres que fueron adoctrinadas por NXIVM y luego transformadas en esclavas de una secta sexual presidida por Raniere. Algunas de ellas eran menores de edad cuando fueron inicialmente sometidas.

El juicio aún está en proceso y habrá que esperar su fallo para que las responsabilidades de Raniere queden fincadas a cabalidad. Y su defensa ha dicho, por ejemplo, que las relaciones sexuales que mantenía con mujeres eran consensuales. Pero testimonios ante la corte de mujeres que afirman haber sido sometidas por Raniere y NXIVM son estremecedores e ilustran lo que al interior de ese grupo mujeres habrían estado sometidas a severo abuso psicológico, físico y sexual.

Una de las testigos, identificada como Sylvie, británica de 32 años, dijo que debía usar un collar de perro para mostrar sumisión de por vida a su “amo”, que fue forzada a entregar información incriminatoria (que sería usada en su contra si decidía romper con NXIVM) y que se le asignaron actividades sexuales y debió permitir que Raniere tomara fotos de su vagina, de acuerdo a una recopilación publicada por The Cut.

Lauren Salzman, hija de la cofundadora de NXIVM Nancy Salzman (que también fue acusada penalmente), contó que si las esclavas no eran suficientemente sumisas eran sometidas a flagelaciones, duchas heladas y encierro en celdas. Y añadió que en una suerte de ritual las mujeres esclavizadas eran marcadas con las iniciales de Raniere.

“Maestro, por favor márqueme, será un honor, un honor que quiero llevar el resto de mi vida”, dijo Salzman en relación a lo que le dijo de rodillas a Raniere en una ceremonia en la que después sufrió una cauterización mediante una pluma ardiente con las iniciales de su “amo”, según reportó The New York Times.

Salzman también dijo a la corte que Raniere y su propia madre, también líder de NXIVM, coercionaban a mujeres a tener sexo con el líder y las sometían con frecuencia a humillaciones y castigo físico. Y muchas eran también persuadidas para entregarles su dinero y propiedades.

La oficina de NXIVM en Albany, New York. (Amy Luke/Getty Images)

Control físico, sexual y psicológico

Daniela, una mexicana, afirmó que permaneció confinada por dos años en una habitación y que ella y sus dos hermanas fueron sometidas al culto sexual de NXIVM, quedaron embarazadas de Raniere y se sometieron a abortos a exigencia de éste.”Todo grado de libertad que tenía se perdió”, contó Daniela, quien añadió que durante su encierro fantaseaba con poder salir e ir a un Walmart y se entretenía escribiéndole cartas a Raniere o simplemente recordando cada memoria de su vida para tratar de resistir en confinamiento.

El testimonio judicial de Daniela es, por su extensión y detalles, ilustrativo de las inquietantes prácticas de control dentro de la secta sexual de NXIVM. Es singular que, como se reproduce en CNN, Daniela dijo ante la corte que la puerta de la habitación en la que estuvo confinada dos años nunca estuvo cerrada físicamente, pero que ella, por el adoctrinamiento al que estaba sometida, pensaba que no tenía derecho a salir de allí. Daniela dijo que Raniere convenció a su familia que ella había hecho algo terrible que justificaba mantenerla en aislamiento.

La joven fue convencida, tras tomar cursos con NXIVM, de dejar la escuela en Suiza a la que planeaba asistir y en cambio residir en la sede de NXIVM en Albany, estado de Nueva York. Allí se le instruyó a tratar de hackear computadoras de enemigos de Raniere y luego se implicó sexualmente con él. Y contó que mientras a ella y otras mujeres se les hacía declarar fidelidad de por vida a Raniere, éste tenía relaciones sexuales con múltiples mujeres, incluidas sus dos hermanas.

Ella y sus dos hermanas quedaron embarazadas de Raniere, dijo Daniela, y las tres se sometieron a abortos. “Estaba en pánico, asustada. No quería tener un bebé y no quería tener un bebé con Keith [Rainiere]”, dijo Daniela en la corte, de acuerdo a Buzzfeed.

Saber que Raniere tuvo relaciones con sus hermanas turbó a Daniela, según ella contó, y al mismo tiempo comenzó a tener sentimientos por otro miembro de ese grupo e incluso llegó a tener besos y tocamientos con él. Pero cuando ella le reveló eso a Raniere todo cambió: fue sometida a confinamiento: “aislamiento inmediato, como una suerte de rechazo”, testificó Daniela. Incluso tenía que solicitar permiso para dormir y comer: “me rodeaba un entorno estrechamente controlado”, contó.

Daniela añadió que, por haber cruzado de México a EEUU sin documentos, sentía que no podía acudir a las autoridades y envió un email a Raniere para decirle que quería irse de la sede de NXIVM. En ese mensaje le dijo que allí había vivido “mitad ensueño, mitad pesadilla”, que “quería ir a la escuela... hacer algo con su vida. Quiero trabajar, hacer dinero, ser autosuficiente” y que ya no quería nada con él. Pero Raniere rechazó tal petición y Daniela permaneció dos años dentro de la habitación. Finalmente, un día cobró fuerza y se fue de allí y comenzó a hacer una vida nueva.

Ahora, Raniere enfrenta juicio y si es hallado culpable pasará varios años recluido en una celda.