La controversial propuesta que permitiría al gobierno de EEUU “husmear” en las cuentas bancarias de personas y empresas

·4  min de lectura

El Tío Sam quiere husmear mucho más a fondo en las cuentas bancarias de los estadounidenses con el fin, se afirma, de reducir la evasión de impuestos y elevar los recursos fiscales para sustentar el gasto gubernamental.

Un hombre vestido como el Tío Sam, figura que personifica al gobierno federal de Estados Unidos. (Getty Images)
Un hombre vestido como el Tío Sam, figura que personifica al gobierno federal de Estados Unidos. (Getty Images)

Eso se desprende de un plan del gobierno de Joe Biden que, según informó la cadena CNN, plantea que se amplíen las facultades del Servicio de Rentas Internas (IRS, la instancia fiscal estadounidense) a fin de que pueda obtener reportes anuales de las operaciones bancarias en cuentas personales o de negocios que tengan depósitos de al menos 600 dólares o hayan realizado transacciones de al menos 600 dólares en el año.

Es decir, una muy grande proporción de las cuentas bancarias de los estadounidenses.

La propuesta se incluye dentro de los nuevos planes de recaudación (pag.88) del Departamento del Tesoro estadounidense, donde se señala que la insuficiencia de información sobre operaciones bancarias merma los impuestos recaudados por el IRS en unos 166,000 millones de dólares al año.

Se trata de una de varias medidas que el IRS plantea para recaudar más impuestos, pero ha sido fuertemente criticada. Los republicanos y conservadores la han usado como ariete para atacar al gobierno demócrata de Biden, y lo que el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, escribió en un artículo publicado en el periódico Courier-Journal ejemplifica la efectividad de esa crítica: “Biden quiere permitir que el IRS husmee en tu cuenta bancaria. No se lo permitas”.

Muchas de esas voces alegan que permitir que el IRS se haga de esos datos implica una violación a la privacidad de las personas. E incluso el senador republicano Tom Cotton usó esa propuesta para acusar al gobierno de Biden de mentir (aunque lo haga equívocamente mezclando argumentos que no tienen relación entre sí).

Varios demócratas al parecer también creen que autorizar que el IRS obtenga esos reportes para cuentas con al menos 600 dólares es demasiado y han planteado, según reportó Bloomberg, subir esa cota a 10,000 dólares en depósitos o transacciones.

Con todo, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo que facultar al IRS para que los bancos le entreguen esos reportes anuales no se trataría de una vulneración de la privacidad pues, actualmente, los bancos ya reportan directamente al IRS todas las ganancias por intereses de al menos 10 dólares de las cuentas. Y otros expertos comentan que esos reportes anuales no serían detallados (con cada transacción u operación individuales) sino que solo presentarían cifras generales brutas con la suma de los ingresos y los egresos en esas cuentas.

Con todo, eso permitiría conocer al IRS cuanto dinero ingresa y cuanto sale de las cuentas de una persona o negocio al año (por encima de 600 dólares), información con la que actualmente no contaría.

Eso es, para muchos, un nivel de intromisión excesivo. Pero otros señalan, comenta CNN, que esa facultad tendría como efecto no solo que la autoridad pueda detectar mejor a quienes evaden impuestos sino que propiciaría mayor rigor en las declaraciones de los propios contribuyentes.

En todo caso, sin mayor personal y mejor infraestructura (algo que el IRS necesitaría de modo importante), muchos dudan sobre lo que las autoridades podrían hacer en caso de que recibieran de los bancos una masiva cantidad de reportes.

Y aunque se le concedan mayores recursos (Biden ha planteado dotar al IRS de un presupuesto extra de 80,000 millones de dólares durante un periodo de 10 años para contratar a 87,000 empleados adicionales, reportó CNN), ajustar y crear sistemas para poder manejar esa ingente cantidad de nuevos datos será algo que llevaría tiempo.

Y se afirma que los contribuyentes honestos merecen que todos paguen los impuestos que deben pagar y por ello las medidas para reducir la evasión fiscal son necesarias.

En todo caso, y para no ir más allá, todo ello requiere primero de la aprobación del Congreso, algo que en las actuales circunstancias de polarización y estancamiento de los procesos legislativos no está asegurado. Máxime cuando se trata de un elemento especialmente punzante y que pude ser eficazmente usado para fustigar a la administración de Biden.

A fin de cuentas, la noción de que el gobierno quiere autorizar al IRS husmee en las cuentas bancarias -más allá de sus detalles técnicos o sus posibles beneficios fiscales- causa rechazo en la sociedad y tiene un componente políticamente venenoso. Una prueba de ello es que republicanos se regodean en ello para atacar a Biden y que varios demócratas hayan planteado subir el mínimo de 600 a 10,000 dólares para los reportes de las cuentas bancarias.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.